Pasar al contenido principal

La venganza de la metafísica

La historia tiene sus vaivenes y no podía ser menos en la historia de las ideas. Unas que vienen y otras que van. Platón y Hegel están sentados en un lado del balancín, mientras que Hume y Nietzsche hacen de contrapeso. Esas cuestiones tan sesudas se encuentan en cualquiera parque infantil. Hace ya más de un siglo que se dio por muerta a la metafísica. El discurso sobre el ser era, para muchos, un disecurso sobre la nada, y se habló de que vivimos en un periodo "postmetafísico".

No saber qué pensar

Es difícil tomar postura ante la huelga de mañana, 8 de marzo. Hace ya años que esta fecha nos trae a la mente el día de la mujer. Las paradojas de la vida nos llevan a que se celebre con huelga. Un breve repaso a la historia nos dice que la fecha y los motivos han ido variando. Lo que no ha cambiado nunca es el protagonismo de las mujeres. Empujado por los feminismos de diversa índole y signo ha desembocado en el paro de hace un año y la huelga general de mañana.

Pensar sobre lo pensado

Si Platón hubiera sabido que lo que dejó escrito en forma de diálogo sería convertido en sistema filosófico. Si Aristóteles hubiera siquiera sospechado que sus observaciones sobre la naturaleza y sus notas de clase mudarían conceptos y definiciones. Si Descartes hubiera mínimamente imaginado que sería transformado en libresco y erudito un texto que él mismo comienza rechazando el saber que habita en libros, y no en el mundo, los viajes o la vida. Si aquel otro que nos avisaba de que no se aprende filosofía, sino a filosofar, hubiera adivinado que sus ideas trastocarían en muerta teoría.