Pasar al contenido principal

Aristóteles

La filosofía: utilidad y libertad
"Es obvio, pues, que no la buscamos por ninguna otra utilidad, sino que, al igual que un hombre libre es, decimos, aquel cuyo fin es él mismo y no otro, así consideramos que ésta es la única ciencia libre: solamente ella es, en efecto, su propio fin"
(Aristóteles, Metafísica)

Todas las ciencias tienen un objetivo, es decir, tienen su propio objeto de estudio. Pero eso no ocurre con la filosofía. Siempre se ha dicho que la filosofía es el fundamento de todas las ciencias. Y no es que ello no sea cierto, ni mucho menos. Lo que ocurre es que no es lo más radical que se puede decir de la misma. La raíz de la filosofía, y su dificultad, radica en que es ella misma la que debe de constituir su propio objeto. Y por tanto, no es ya que la filosofía no posea ninguna utilidad o que no posea ningún objetivo, sino que consiste en la constitución de su propio objeto. Y por tanto creo que Aristóteles tenía toda la razón al decir que la única finalidad de la filosofía es sí misma, pero entendido ese sí misma, como el ámbito de constitución de su propio objetivo. Por eso la filosofía será siempre algo “abierto”, a diferencia de las ciencias, en las que ya está constituido su propio objeto de estudio.