Pasar al contenido principal

Arthur Schopenhauer II

Sobre la función del Estado
"El estado no tiene la delirante pretensión de destruir la inclinación de la gente a la injusticia, ni tampoco los pensamientos maléficos; se limita a colocar, junto a cada tentación posible, propicia a inclinarnos hacia lo injusto, un motivo aún más fuerte, favorable a desviarnos de ella; y este segundo motivo es un castigo inevitable; de tal modo que el código criminal no es más que un catálogo, lo más completo posible, de los contramotivos destinados a prevenir todas las acciones culpables que pueden ser previstas." (Arthur Schopenhauer, El mundo como voluntad y representación)

Este don Arturo era un exaltado; la primera frase ya lo delata; aunque ya no se muy bien si es que los inclinados hacia la injusticia son unos "delirantes" o si el Estado delira en sus inclinaciones hacia la destruccion de la injusticia y por eso él mismo es un "inclinado"; todo es extremo en este hombre, a luchar contra la injustuca lo llama destruir; luego habla de acciones culpables que pueden ser previstas; ¿cómo vamos a preveer al responsable de una acción culpable o la acción culpable?Si es culpable e verá al final del precso. Él parece que quiere una guía de tipos a los que podamos señalar como culpables ya, antes de que hayan hecho nada, es absurdo este hombre. Relamente no sabemos dónde pisamos cuando alguien hace teoría del Estado de esta forma, en general los filósofos se emocionan tanto en sus disquisiciones lógicas, que cuando demuestran una hipótesis, por muy descabellada que sea quieren hacerla cumplir en l apráctica, y además desean imponerla a todos. Si los tres mosqueteros eran dos, entonces el aceite de oliva es de girasol;si fuera verdad un absurdo, tal como que los tres mosqueteros fueran dos, entonces sería verdad el absurdo.

Me temo que no has entendido la cita de Schopenhauer. Para poderla entender hay que tener ideas previas sobre su concepción del ser humano. El hombre es, sobre todo, voluntad que se expresa desde los más puros instintos biológicos hasta los más sofisticados disfraces de la razón. Por ello el hombre es también instinto, pasión, dolor. Sentimos "inclinaciones" a hacer el mal en favor de nuestra propia conservación. Estas inclinaciones son las que el estado no quiere "destruir", sino "prevenir". De lo que se trata se de que aquella persona que sienta deseos de extender su voluntad en detrimento de la de los demás sea consciente de que hay límites que no puede traspasar, ya que de lo contrario será castigado. No se trata de hacer ninguna "guía de culpables" o de "tipos a los que podamso señalar". Lo que quiere decir Schopenhauer es que el hombre, en el desarrollo de su voluntad, de su deseo, de sus instintos, puede dañar a otros seres humanos, y que el Estado debe prevenir esto, estableciendo castigos para cada forma de daño, es decir, para cada delito. Conviene leer y tener un poco más de conocimiento antes de juzgar y decir de un modo dogmático que los filósofos "se emocionan" y "tratan de imponer sus hipótesis". Y de Schopenhauer se pueden decir muchas cosas, pero no que fuera un exaltado. Un poco más de respeto y de conocimiento, por favor...

Atendiendo solamente como tú atiendes a la cita, es decir, sólo a las acciones criminales, el bueno de Arturo y tú tenéis razón. Yo leía entre lineas, atendiento al aspecto moral y a sus criterios morales de su filosfía, a cómo ve él el comportamiento no criminal, que en el texto no viene explícito. Respeto: sólo el que él tuvo con Hegel, por ejemplo, cuando lo califica de académico mercenario, o sicario de la verdad, mientras por su parte presenta una doctrina pesimista: "La vida es dolor, la historia un azar ciego, y el progreso una ilusión"; o cuando en Berlín fracasa con sus alumnos en los diez años programados de docencia, pues apenas sí contó con ellos el primer año. Por eso se traslada a Main, en donde le importa un pito la moral y se dedica a su vida cómoda y placentera.-

!que atrevida es la ignorancia Schopenhauer es uno de los grandes filosofos que ha dado la historía, que sus clases no se llenaran no dice nada de su calidad incomprendida por el vulgo social de la época que prefería a un charlatan como hegel que a un pensador como Schopenhauer. ¿que pasa que por ser pesimista o no escuchar de el lo que úno quisiera oir se le puede tachar? lee sus obras y descubriras que razona todo cuanto dice aunque no lo compartas, con que clase piensa y escribe, y aprende de su cultura y de conocimientos tan atesorados expresados con la máxima sencillez sin pedanterias.

Se nota que prefiere leer las opiniones de los contemporáneos sobre los autores clásicos que leerlos directamente y juzgar por sí mismo.