filosofía, deliberación y pensamiento

Boulesis.com · Página inicial · Filosofía, deliberación y pensamiento
Estás en Boulesis.com > Boulé > Anotación: Bucear en las letras y las líneas

Bucear en las letras y las líneas

Sobre el diverso placer de leer · Enseñanza


Quien disfruta con los libros lo tiene bien claro: existen muchas formas de leer. Cuando se lleva ya un tiempo entre libros, cuando se ha pasado por ellos con la curiosidad de quien presiente que algo importante le va a ser revelado en aquellas páginas. Hace unos años, mucho antes de que existieran los planes de fomento de la lectura, había anuncios televisivos en los que se nos decía que los libros eran amigos de los niños, que estaban siempre dispuestos a ser leídos y que su fidelidad superaba con creces a la de cualquier otra compañía. Eran tiempos en los que la tele, quién lo iba a decir, proclamaba a los cuatro vienos que todo está en los libros. Hoy algunos libros dicen que todo está en la tele, y la caja tonta repite hasta la saciedad que una imagen vale más que mil palabras. Por encima de la vorágine de los tiempos, el libro sigue ahí, fiel, esperando a que nos decidamos a abrirlo. Y de eso quería hablar hoy: de las diferentes formas que hay de abrir un libro, de las maneras de bucear en sus letras.

Hay quien no lee libros: los devora. Quien no puede cerrar las tapas que sostiene, intrigado por lo que va a pasar, por lo que se nos va a contar o exponer en el siguiente capítulo. Durante unos días es como si se viviera rodeado de los personajes, como si nuestro entorno cobrara nuevas luces y significados. Vivimos en la novela, el ensayo o la poesía. Una lectura intensa, vívida y vivida que suele llevarnos a más libros del mismo tema, del mismo autor… es la lectura entusiasmada: etimológicamente, invadida por la divinidad, quizás por el dios de la lectura. Luego está la lectura reposada, la que elude atracones y va asimilando lo leído, disfrutándolo poco a poco. Dejar que las palabras y las ideas suenen en nuestra cabeza, que fluyan y cirulen, degustarlas. Una forma de leer que no se deja atrapar por el libro, pero que quizás deja un poso mayor que la de aquel que fulimna los libros en horas o días.

Muy distinta es la lectura investigadora. Entonces se rastrea, se busca en el libro la clave que nos permita dar con el dato buscado, con una referencia que nos abra el pensamiento. Se lee entonces desde unas intenciones previas, desde unas necesidades. A veces ni siquiera es necesario leer un libro entero. El investigador lee desde el esquema previo, desde el estudio de personajes, desde las ideas encontradas ya en otro autor, desde la profundización en el estilo o uso de lenguaje. En la línea académica está también la lectura del estudiante: el que lee por obligación pasa por encima del libro como un rayo, sin apenas dejarse tocar por las palabras. El que necesita estudiar lo leído analiza el texto los desmenuza, lo esquematiza. Cuántas formas de ser ante un texto, cuántos comportamientos podemos desarrollar ante un mismo objeto. Y cuántas lecturas caben de un mismo texto, por una misma persona, a lo largo de la vida, en diferentes momentos del tiempo. Una vida que se acerca a otra vida: eso es la lectura. Por eso hay tantas formas de leer y de bucear en las letras y las líneas.

Enlaces sobre literatura, lectura, libros…

§ | Miguel | 16/Nov/2007 | 13:24 | Añadir comentario | Añadir trackback

Más anotaciones relacionadas

4 comentarios a “Bucear en las letras y las líneas”

» Escribe tu comentario

Y aunque haya muchas maneras de leer, maneras que responden a diversas necesidades o intenciones, creo que todos aquellos que aman las palabras escritas leen de una forma similar. Aunque nuestro objetivo sea buscar un dato, una idea en concreto o un argumento, con frecuencia uno termina por distraerse de lo que buscaba en un primer momento y se sume en la lectura de lo que viene a continuación de ese dato. Porque no puede asomarse a un texto sin dejarse fascinar por la posibilidad de aquellas páginas en las que buscaba algo concreto contengan quizá una sorpresa o una joya inesperada.

§1 | juan carlos | 17/11/2007 | 01:10

Sólo una frase que siempre me ha impactado: “Hay dos tipos de analfabetas: quienes no saben leer, y quienes, sabiendo, no lo hacen”.
Saludos

§2 | Susano Alfonso Herrera | 19/11/2007 | 19:58

Riverside,

§3 | John Whitehead | 22/05/2008 | 15:56

Escribe tu comentario

Trackbacks a “Bucear en las letras y las líneas”

Para marcar una referencia o hacer un trackback a esta anotación utiliza esta URL

Enviado desde Octaedro » La lectura y sus modos :

[...] Bucear en las letras y las líneas, un interesante post de Miguel sobre el placer y la necesidad de la lectura, en unos tiempos en que la lectura se ha convertido en consumo superficial o en detestado peñazo cuando lo leído sobrepasa una determinada extensión o densidad: Y cuántas lecturas caben de un mismo texto, por una misma persona, a lo largo de la vida, en diferentes momentos del tiempo. Una vida que se acerca a otra vida: eso es la lectura. Por eso hay tantas formas de leer y de bucear en las letras y las líneas. [...]

-->