Pasar al contenido principal

Cinco motivos para desconfiar de ciencia=verdad

En el tiempo del positivismo, no está de más pensar a contracorriente

Vivimos en medio de una sociedad científica y tecnológica, en la que ocurre un fenómeno curioso: se atribuye al conocimiento científico la potestad sobre la verdad. Hecho que se manifiesta incluso en los centros educativos, donde algunos profesores se atreven incluso a cuestionar el sentido del estudio de las asignaturas humanísticas. Ciencia es igual a verdad, se dice, sin que nos quede muy claro qué es eso de la ciencia y en qué consiste la verdad. Así que nunca está de más criticar este positivismo de nueva apariencia que se va imponiendo de una forma tan silenciosa como contundente:

  1. Hay cuestiones que no se pueden responder científicamente: por mucho que pueda doler a algunos, los problemas de la ética, la política, la economía o la sociología no admiten una respuesta universal y con aspiraciones de mantenerse a lo largo del tiempo.
  2. La ciencia es también una manera de interpretar la realidad. "No hay hechos sino interpretaciones", advertía Nietzsche hace más de un siglo. Y lo cierto es que la científica es sólo una más de las múltiples maneras de mirar lo real. Y no siempre la más adecuada.
  3. La ciencia, como todo lo que hace el ser humano, es histórica. Sabiendo que las investigaciones de hoy serán continuadas, refutadas o modificadas en las próximas décadas, ¿por qué seguir manteniendo esa identidad entre verdad y conocimiento científico"
  4. La ciencia no es neutral: selecciona su objeto de estudio, la manera de investigarlo, los fines, la rentabilidad de la investigación... Habiendo tantos y tantos factores "demasiado humanos" parece mentira que se la identifique con la verdad, la objetividad, la neutralidad, el saber "definitivo".
  5. Ciencia e interés: el conocimiento humano está siempre alentado por un interés. Y alguien está interesado en que pensemos que la ciencia es verdad. ¿Por qué será"

No será igual a verdad, pero sí lo más aproximado de que disponemos.

¡Hola Miguel! Mi formación es científica (Química Industrial), y he de reconocer, el profundo desconocimiento que poseen la inmensa mayoría personas que han cursado licenciaturas en ciencia (sí, se que puede resultar una pedantería por mi parte esto que he dicho) sobre cuestiones filosóficas. Pero lo preocupante no es tan sólo el profundo desconocimiento en materias humanísticas, sino, y en algunos casos, el profundo desprecio hacia dichas materias. Para ellos, fuera de la ciencia, no existe vida. Es francamente desolador. Recuerdo cuando “daba” clases (en la actualidad ya no lo hago) y me veían leer textos de Zubiri o sobre la historia de España (otra de mis grandes pasiones), que me preguntaban con extrañeza ¿Pero tío, tú no “hiciste” una carrera de ciencias? Y créeme, esa inocente e insidiosa preguntita se me formulaba continuamente. Para ser justos, también he de decir, que me resulta profundamente paradójico el que aquellos que han cursado la carrera de filosofía apenas sepan nada sobre lo que es un gen, la relatividad o sobre cuestiones de física cuántica. Porque yo me pregunto, cómo se va a pretender “realizar” una filosofía a la altura de los tiempos, cómo se puede pretende contestar a las grandes cuestiones de siempre: ¿Qué es el Hombre? ó ¿Qué es el mundo? si no se sabe lo que es un gen (genética), lo que dice realmente la teoría de la evolución de las especies, o sin conocer los aspectos fundamentales de la física cuántica o de la relativista. Tampoco, y sólo con filosofía, se pueden resolver los problemas que acosan y asolan a la sociedad actual. Es más, una filosofía que no tenga en cuenta a la ciencia, para mí, es una muy pobre y mala filosofía. Sé que frente a un positivismo desaforado, la filosofía puede, y como mecanismo de defensa, adoptar una posición (encastillamiento) de rechazo a todo lo que provenga de la ciencia. Pero insisto, creo que se trata de un profundo error. Sí, sé lo que estás pensando Miguel: “Vaya con este “tipo”, le reparte a todo y a todos, y él “sale” inmaculado e indemne”. Por favor, no me malinterpretes. No estoy afirmando ni por asomo que sepa más filosofía que los demás (ya sabes mi formación) ni tampoco que sepa más ciencia que nadie (créeme, conozco auténticas “bestias pardas”), lo único que afirmo es que esa actitud extrema, por parte de unos y de otros, es profundamente errónea. Un Cordial Saludo

Hola, La verdad es que no puedo estar más en desacuerdo contigo, no en la idea (no despreciar las humanidades con respecto a la ciencia), en la que estoy totalmente de acuerdo, sino por los motivos que das. Intentaré refutarlos uno a uno: 1.- "Hay cuestiones que no se pueden responder científicamente." Esto es cierto en parte, al menos actualmente, sin embargo se utiliza la estadística y las matemáticas en cuestiones sociológicas y políticas, la bioquímica y la medicina en cuestiones psicológicas (incluidas las éticas), etc. No hay que despreciar las aportaciones de la ciencia en estos campos. 2.- "La ciencia es también una manera de interpretar la realidad." A mi humilde parecer Nietzsche se equivocaba (no solo en esto, pero eso es otra historia), la ciencia se basa en datos, en mediciones de la realidad que siempre son las mismas si se repiten las condiciones del experimento, con estos datos generalmente se formula una hipótesis o una teoría y una serie de experimentos para falsear esta hipótesis. El único paso de interpretación es la formulación de la hipótesis, pero esta interpretación debe resistir multiples experimentos que la intentan falsear y aunque los resista no llegará a ser definitiva nunca (menos algunas de matemáticas), es decir una teoría no será la realidad, pero tampoco será una interpretación de la realidad, sino será lo más parecido a una explicación exacta de la realidad con los datos que tenemos. 3.- "La ciencia, como todo lo que hace el ser humano, es histórica." Me remito al punto anterior, sin embargo haré también un aporte de otro tipo: En la Edad Media mucha gente creía que la Tierra era plana aunque los Griegos ya había demostrado que la Tierra era esférica (ambos se equivocaban pero los Griegos se acercaron más), la realidad para unos y otros era muy distinta. Es decir si creemos en una verdad individual (subjetiva) la ciencia y otras materias nos acercará a ella o no dependiendo de nuestra intrepretación de la misma, sin embargo, si creemos en una verda universal (objetiva) la ciencia nos acercará a ella más que el resto de materias, precisamente por el hecho que no es inmutable y que se revisa a ella misma para se más exacta. 4.- "La ciencia no es neutral". Es que no debe serlo, la ciencia se basa en mediciones y datos, y si estos no son neutrales el resultado no lo será. Sí que se puede decir que en algunos campos falten estudios o teorías que corrijan y/o modernicen las existentes, sin embargo dada la inmensidad del campo de estudio (la realidad) hay que priorizar algunos estudios sobre otros. 5.- "Ciencia e interés". Me parece más peligroso (para la élites) mantener al hombre ignorante de la ciencia que al contrario. Los avances científicos y tecnológicos han permitido acceder al conocimiento a las masas (al contrario que en la antiguedad esto sólo era permitido para las élites), mayor esperanza de vida y mayor calidad (proporcionadas por la ciencia) han permitido a las masas dedicarse a otros menesteres más allá del trabajo (ocio, ciencia, humanidades, ...) y les deja tiempo libre para cuestionarse otros temas (política, economía, religión, ...), para las élites es más conveniente mantener el progreso científico y tecnológico controlado o privado (sólo para ellos) que públido. Un apunte final, igual que recomiendo leer libros de humanidades (sobretodo historia) a mis conocidos "de ciencias", hago mismo a mis conocidos "de letras", Carl Sagan y Stephen Hawking puede cambiar la visión del mundo sobre las ciencias que tienen muchos "de humanidades", e incluso su concepción de la realidad. S2 Ranganok Schahzaman

¡Saludos! Gracias por tu elaborada respuesta, a la que también me gustaría contestar punto por punto, no por llevar la contraria ya que hay partes en que estoy de acuerdo, pero sí por continuar el debate 1) Aplicar métodos estadísticos a la economía, la política... el ejemplo más reciente está en la crisis económica. ¿Cuántos y con qué métodos la pudieron anticipar? Y eso por no hablar de cuestiones de política. Cuando hablo de preguntas sin respuesta científica, estoy pensando en cuestiones como: ¿qué es la democracia? ¿Cómo mejorar la democracia? ¿En qué consiste ser ciudadano? Este tipo de preguntas, me parece, pertenecen a otro ámbito del discurso. Y en el artículo no incluí otras cuestiones más personales. Me atrevería a decir que las preguntas relacionadas con lo que preocupa al ser humano son precisamente las que no puede responder la ciencia. 2) Los datos en que se basa la ciencia no son nada sin una interpretación, que como bien dices puede aparecer en forma de hipótesis. Los datos que se han manejado, por ejemplo, en la gripe A: ¿eran "datos" o "interpretaciones"? ¿Dónde estaba ahí el hecho y dónde comenzaba la interpretación? La propia física muestra que el observador influye en el objeto observado, y ahí está la mecánica cuántica que confirma esto. ¿Cómo seguir hablando ingenuamente de datos? 3) Cuando me refiero a la historicidad de la ciencia estoy pensando en autores como Kuhn, Lakatos, Feyeraben o Popper (o incluso Mario Bunge). Desde diversas ópticas han defendido precisamente que ocupamos un lugar en la historia y que hacemos ciencia de nuestra precariedad. Si se quiere pasar por alto sus apreciaciones, adelante. Pero es una manera de obviar que la ciencia se hace siempre desde un presente con las condiciones que esto implica: posibilidades, por supuesto, y limitaciones. 4) La ciencia no es neutral porque construye el hecho científico. Pero podemos ir más allá y hablar incluso de que la ciencia (y también la técnica) no son neutrales incluso en el terreno ético. Alrededor de la ciencia hay muchos valores implicados. Los que están en la anotación señalan sólo algunos relacionados con metodología, pero lo hay de tipo moral y político. La neutralidad se debilita incluso en el punto de partida: la ciencia no estudiar nunca "la realidad", sino una parte de ella. Y el error está precisamente en pretender explicarlo todo desde un sólo ámbito. 5) Cuando hablo de ciencia e interés no me refiero sólo a cuántas personas han de tener acceso al conocimiento científico. Lo que quiero decir, por ejemplo, es que puede haber investigaciones científicas, presentadas con afán de objetividad y neutralidad, que esconden intereses por detrás. El proyecto Manhattan es un caso clásico, pero podríamos hablar de farmacéuticas, investigaciones biomédicas, investigación espacial... Nunca es sólo ciencia, conocer por conocer. Eso no es, ni mucho menos, nuevo. Saber es poder. Estoy muy de acuerdo con tu recomendación: la formación debería ser integral, tanto la científica como la humanísticas. Las lecturas que recomiendas son válidas y también muchas otras. El problema, a mi entender, está en pretender convertir la ciencia en un "asunto de fe". Si todos hemos de "creer" en la ciencia, adelante, pero nos conducirá hacia errores repetidos en el pasado. Gracias por tu comentario, que ayuda a ir ampliando el debate. ¡Saludos!

¡Saludos a todos! Miguel, dices: “El problema, a mi entender, está en pretender convertir la ciencia en un “asunto de fe”. Si todos hemos de “creer” en la ciencia, adelante, pero nos conducirá hacia errores repetidos en el pasado.” Estoy total y absolutamente de acuerdo con tu afirmación. Entiendo perfectamente lo que quieres decir. Simplemente quiero aprovechar la frase para realizar una pequeña reflexión. Se habla de fe, o de creencia, como de algo irracional. Pero es que la verdadera fe, las verdaderas creencias, no son irracionales, sino que tienen y deben ser, razonables. Cuando los positivistas defienden que la ciencia es el nuevo ídolo, el nuevo Dios, lo hacen desde una determinada “creencia”. Pero el problema para mí no reside en que sea una creencia, sino, en que es una creencia poco razonable. Qué quiero decir con esto. Yo puedo entender que con el advenimiento de la ciencia moderna muchas personas considerasen que ésta podía ser la solución a todos sus problemas. ¿Pero qué es lo que da la “razonabilidad” a las creencias? Pues no puede ser más que su probación física. Es decir, probar, a través de la experiencia, si dicha creencia se comporta según las predicciones. Es decir, qué nos ha dicho la experiencia sobre la creencia de los positivistas en que la nueva ciencia construiría un mundo mejor, que resolvería, poco menos, todos los problemas que aquejaban a la humanidad, y que haría de los hombres, mejores personas. Para mí, la respuesta está muy clara. El veredicto es un rotundo y sonoro: NO, no es así. Es por esto por lo que considero, que aquellas personas que siguen en la creencia de que al final la ciencia lo solucionará todo, están manteniendo en el fondo, una creencia poco razonable.

Nos están imponiendo poco a poco a la Ciencia como una religión, sin embargo se encargan de publicar sólamente aquellos descubrimientos que interesan, y tapar/ocultar/desacreditar todos los conocimientos científicos que llevarían a la emancipación de la humanidad, a la autosuficiencia y a la independencia de gobiernos, compañías energéticas, farmaceúticas y demás parasitos institucionales. Un claro ejemplo de esta ocultación sistemática de descubrimientos e invenciones la tenemos en las patentes que han sido ocultadas en el siglo pasado, hablo de patentes de Tesla, de Moray, Ed Gray, Shauberger y otros... La Ciencia oficial, el nuevo Dios ateo, jamás buscará el bien de la humanidad mientras haya intereses económicos de por medio.

La ciencia, en muchas ocasiones, no viene a resolver problemas, si no, como debe ser, a responder a ciertas preguntas...Si las cuatro bases de mi DNA, se combinan para hacerme como soy, si la trisomía 21 es sólo una enfermedad, y no un castigo, o si El Partenon sigue la proporción aúrea, raiz de cinco más uno, partido por dos, yo me callo, y no doy mi voto..ES QUE ES ASÍ...Hablar de Ciencia Atea es un absurdo, si de verdad es Ciencia, y cumple sus postulados, es solo Ciencia...No se puede creer o no creer en el Homo Antecesor, ESTÁ AHÍ..para la trascendencia post mortem 2 soluciones, la cirugía de las amigdalas cerebrales, o los caminos de las creencias...todas respetabilísimas..