Pasar al contenido principal

De paseo

Recordando los paseos por París

En ocasiones nos vamos de paseo sin movernos del asiento. Fotos antiguas, personas que se fueron y ya no están. Amores que terminaron, ciudades que no volveremos a visitar. Como de paseo se van las notas por el mástil de la guitarra, y dejan melodías como huella de su paso. Como de paseo se va el arte: por el sueño, lo imaginado y lo deseado. La muerte es el final de todos los paseos. O así lo piensan algunos. Para otros, es el inicio de un nuevo viaje: el de la inmortalidad del arte. Seguir paseando en el aire y llegar, por lo menos, hasta París.