filosofía, deliberación y pensamiento

Boulesis.com · Página inicial · Filosofía, deliberación y pensamiento
Estás en Boulesis.com > Boulé > Anotación: El origen de la violencia

El origen de la violencia

Ecos olímpicos (II): debate entre dos institutos · Filosofía


Continuamos hoy tratando de difundir algunas de las actividades de la olimpiada filosófica. Tras la conferencia de Savater, hubo un debate entre dos centros educativos en torno al origen de la violencia. Los institutos implicados fueron el I.E.S. Tomás y Valiente de Peñaranda de Bracamonte y el I.E.S. Victorio Macho de Palencia. Los alumnos palentinos empezaron de una forma muy ingeniosa: admitían la existencia de un instinto agresivo en el ser humano. Sin embargo, en su opinión, este instinto no justificaba todas nuestras acciones violentas. Al contrario: es la acción de la cultura sobre este instinto la que termina desarrollando la violencia. Desde su perspectiva el contexto social y cultural es determinante para poder decir que el ser humano es violento. Más aún: aportaron datos y estudios que ponen en relación la violencia con ciertas condiciones sociales y políticas. Así, factores como el sistema educativo o la forma de gobierno pueden relacionarse estadísticamente con un descenso significativo en el número de muertes violentas, lo que a su juicio era una muestra inequívoca de que la violencia tiene un origen social y cultural.

La respuesta de los alumnos del Tomás y Valiente no se hizo esperar: la violencia está escrita en nuestros propios genes. Citaron estudios científicos que han tratado de localizar los genes que nos llevan a desarrollar comportamientos violentos, y aludieron también a la función que la violencia ha desempeñado en nuestra propia evolución. No hay supervivencia sin violencia. De hecho, se sabe que hay un síndrome del superhombre, originado en una peculiar disposición genética que entre sus efectos implica un comportamiento más violento. No sólo esto: desde la psicología autores como Freud nos recuerdan que el ser humano está construido sobre un fondo irracional que nos mueve a actuar de modo violento. Somos pura agresividad, y la propia naturaleza nos surte de ejemplos más que evidentes. Desde esta perspectiva, el ser humano no puede evitar la violencia, que sería consustancial a su forma de ser. Los datos de diferentes disciplinas, como puede ser la biología, la psicología o incluso la propia genética no dejan lugar a dudas: somos violentos por naturaleza.

Tras ambas exposiciones hubo un tiempo amplio para un diálogo entre dos equipos. En primer lugar se trató de extraer las consecuencias antropológicas de la tesis defendida por el Tomás y Valiente: violentos por naturaleza, no dejaríamos espacio para conceptos como la libertad y la responsabilidad. La réplica de los alumnos peñarandinos fue inmediata: no se discute sobre estos otros conceptos, sino sobre el origen de la violencia. Otra de las objeciones que se discutió trató de recuperar la distinción inicial de los alumnos palentinos, diferenciando entre agresividad y violencia. La separación de ambos conceptos, en opinión de los representantes del Tomás y Valiente, era infundada, y no es posible encontrar un sólo ejemplo que nos permita realizarla. Las intervenciones se sucedieron con una exposición abierta de preguntas y respuestas. Y después de casi una hora y media de debate ocurrió lo que en tantos diálogos platónicos: la mayoría de los que allí estábamos salimos sin tener nada claro si el origen de la violencia puede encontrarse en la naturaleza que nos dota de un instinto o en la cultura que lo modela y amplifica a su antojo.

§ | Miguel | 5/Abr/2011 | 15:18 | Añadir comentario | Añadir trackback

Más anotaciones relacionadas

Un comentario a “El origen de la violencia”

» Escribe tu comentario

En un lugar del artículo se afirma: “Los datos de diferentes disciplinas, como puede ser la biología, la psicología o incluso la propia genética no dejan lugar a dudas: somos violentos por naturaleza.”

Lo siento, pero no. Francamente, me extraña sobremanera que nadie hiciera referencia al conocido como ALTRUISMO RECÍPROCO.

Ni el hombre es un lobo para el hombre ni existe el mito del buen salvaje. En el hombre existen, y por naturaleza, una mezcla de tendencias violentas y altruistas.

Un saludo

§1 | elias | 8/04/2011 | 09:23

Escribe tu comentario

Trackbacks a “El origen de la violencia”

Para marcar una referencia o hacer un trackback a esta anotación utiliza esta URL

-->