filosofía, deliberación y pensamiento

Boulesis.com · Página inicial · Filosofía, deliberación y pensamiento
Estás en Boulesis.com > Boulé > Anotación: El ser humano en la red

El ser humano en la red

Crecemos en red, ¿de qué modo? · Internet


Uno de los tópicos que se han ido extendiendo en los últimos años trata de ensalzar las bondades y excelencias de las nuevas tecnologías. De una manera lenta pero inexorable, los medios de comunicación han engullido parte del pastel: si en sus inicios tenían grandes recelos hacia la red, hoy parecen abrazar su credo hasta el punto que parece que vivir al margen de la red es una forma primitiva de vida. Se va forjando así un nuevo modelo de ser humano, que consiste precisamente en ser en la red. Y es que entender hoy la red como una tecnología más que nos permite hacer ciertas cosas es quedarse con una parte de la cuestión. Internet es humano (y no máquina) en un doble sentido: por un lado son personas las que están detrás de la pantalla, las que dotan de contenido y sentido a la red. Por otro lado, la red “produce” a los humanos que nacen y crecen en su seno. Conviene aplicarle a la red el sentido foucaultiano de poder: vivimos en ella, sujetos a ella. Ciertas expresiones son más que un juego de palabras: estamos enredados.

Ser en la red es también poner en práctica un determinado tipo de sociabilidad. La red facilita el contacto tanto como la ocultación. La comunicación cara a cara se desarrolla en unas condiciones bien distintas a la que habitualmente ocurren a través del ordenador. Y aunque seamos conscientes de ello, terminamos aceptando, casi como algo natural, las prácticas virtuales que se van extendiendo: tener cuenta en varias redes sociales, “competir” por ver quién tiene la lista de amigos más numerosa, y estar dispuestos a entablar conversación con cualquiera persona que muestre cierto interés por nosotros. Algo que nunca haríamos en el mundo real: tendemos a pensar que en la red los demás son “buena gente”, y que las posibilidades de Internet son positivas por el mero hecho de su procedencia. El homo sapiens sapiens no ejercita mucho esa capacidad que le diferencia del resto de especies cuando está en la red, “acompañado” de un sin fin de compañeros que hacen, viven y piensan como él. El hombre-red es también, en cierta manera, el hombre masa de Ortega. En lo virtual, como en lo real, Vicente navega por donde navega la gente.

El grado de exposición de esta manera de ser es muy elevado. Exposición con un doble significado: susceptible de correr riesgos de los que el propio individuo ni siquiera es conscientes y expuesto a la mirada de los demás, a la revisión pública y permanente por parte de cualquiera. Como si de un auténtico escaparate se tratara, conceptos como pudor, privacidad o intimidad no encajan bien con la red. Una red tejida por humanos que termina atrapando a quienes se aventuran en ella. Argumentar en favor o en contra de la tecnología llamada Internet puede ser sólo una cortina de humo que nos distraiga de otra reflexión alternativa: quiénes organizan la red y con qué fines. El aspecto humano de esta nueva forma de ser puede no ser tan nuevo, y estar empujado por mecanismos ya viejos, por motivaciones que respiran lejos de los movimientos en favor de la libertad o el humanismo. O dicho con otras palabras: llevamos ya unos meses oyendo hablar de que uno de los lemas de Google (”no hay que ser malo”) no es más que una frase bonita. Lo que somos y lo que nos constituye se vuelca hoy en la red, y no podemos caer en la ingenuidad.

§ | Miguel | 31/Ene/2011 | 21:08 | Añadir comentario | Añadir trackback

Más anotaciones relacionadas

5 comentarios a “El ser humano en la red”

» Escribe tu comentario

“pudor, privacidad o intimidad”, dices, es lo que se pierde o arriesga. Bien, los tres elementos parecen cuestionables - ¿son fantasmas en la máquina?¿son huecos de irracionalidad de la caja negra? - y su vindicación creo que exige jugar en otro campo al de las tecnologías y las redes de información-contacto-diversión. Vaya, para subrayar el pudor, la privacidad o la intimidad debemos trabajar en la enajenación, “hay que ser malos”, sea, filósofos, o teólogos o… antiguos.

Abrazos reales y librepensamiento

§1 | luis g | 1/02/2011 | 07:43

Generalmente suelo apostillar en relación a los temas que nos sugiere D. Miguel.El motivo no es necesariamente que disienta con el fondo de los que nos quiere decir, simplemente, pretendo crear nuevos ámbitos para el debate.

Es muy difícil estar en contra de la visión que se nos da de internet, bueno, en realidad, de las supuestas bondades y excelencias de las nuevas tecnologías.

Pero hay una cuestión que da que pensar. Y me refiero a esa parte del texto donde se dice:“….y estar dispuestos a entablar conversación con cualquiera persona que muestre cierto interés por nosotros. Algo que nunca haríamos en el mundo real: tendemos a pensar que en la red los demás son “buena gente”…”

Considero que posee mucha razón cuando se afirma que se tiende a pensar que en la red los demás son “buena gente”, y es por esto, por lo que hay que poner sobreaviso, y muy especialmente, a los menores.
Ahora bien, considero que tanto en la vida real como en la virtual, todos, tendemos a entablar conversación con cualquiera que muestre cierto interés por nosotros. No creo que sea fruto de la actual tecnología, sino, de la sempiterna vanidad.

El problema, para mí, radica en porqué, y especialmente, la juventud se refugia cada vez más en un mundo virtual. Porqué, el mundo real, les confiere cada vez menos alicientes.
No será que el mundo real impide cada vez más las relaciones sociales. No será que este individualismo galopante, y nada fomentador de las relaciones sociales, hace que las nuevas generaciones se refugien en un mundo virtual.

Para mí es bastante triste darme una vuelta por la calle, el día de reyes, y no ver prácticamente a ningún niño jugando como hacíamos nosotros de pequeños.

¿Realmente si un niño tuviera muchos más hermanos, primos y amigos, que jugasen en la calle como antes, dicho niño, se iba a quedar sólo en su habitación conectado a una máquina? Francamente, lo dudo.

Lo sociedad ha avanzado, mejor dicho, la sociedad ha cambiado. La estructura familiar ha cambiado. Pero estos cambios sólo han servido para un mayor aislamiento. Pero no un mayor aislamiento del individuo - el término individuo ya implica aislamiento-, sino, de la persona. Y la persona es constitutivamente, y a una, individual y social. Y acabar con la dimensión social es acabar con la persona.

Estamos cada vez más aislados, y es por esto, por lo que considero que necesitamos recuperar un mundo. Aunque éste sea virtual. La otra alternativa es la disolución y el olvido total.

Un Saludo

§2 | elías | 1/02/2011 | 12:31

Escribe tu comentario

Trackbacks a “El ser humano en la red”

Para marcar una referencia o hacer un trackback a esta anotación utiliza esta URL

Enviado desde El ser humano en la red | ForoProvincias.Com :

[...] » noticia original [...]

Enviado desde El ser humano en la red :

[...] El ser humano en la red www.boulesis.com/boule/el-ser-humano-en-la-red/  por personare hace 2 segundos [...]

Enviado desde Twitter Trackbacks for Boulé » El ser humano en la red · Blog de boulesis.com · Filosofia, deliberacion y pensamiento [boulesis.com] on Topsy.com :

[...] Boulé » El ser humano en la red · Blog de boulesis.com · Filosofia, deliberacion y pensamiento boulesis.com/boule/el-ser-humano-en-la-red/ – view page – cached Boulesis.com Filosofía, educación, pensamiento [...]

-->