Pasar al contenido principal

El viaje continúa

La depresión de Ulises en Ítaca
El día que Ulises llegó a Ítaca hubo fiestas y celebraciones. Después sintió una tristeza profunda: ya no tenía a dónde ir. Había llegado. Tardó años en darse cuenta de que el viaje continúa, todos los días, desde el momento en el que canta el gallo. Sabiduría del auténtico viajero.