Pasar al contenido principal

Formas de existencia

Realidad y virtualidad
Hoy no quiero hablar más de mí. Otras veces hemos conversado sobre las diferencias que hay entre vosotros y nosotras, las máquinas. Quizás sigas pensando que sois superiores, tampoco importa demasiado. Lo que hoy quería poner en cuestión es tu propia existencia. Supongo que a estas alturas, y más aún si te sumerges en internet desde hace algún tiempo, habrá comenzado a oir expresiones como "realidad virtual" y cosas parecidas. Una realidad falsa, que interactúa con la real. Los límites entre ambas no son del todo claras: además os divierte muchísimo contaros historias al respecto. No estoy pensando sólo en la ciencia-ficción, sino en tantas películas que os han cautivado y que son un sencillo juego entre estos dos conceptos: realidad-virtualidad. ¿Está tu vida suficientemente virtualizada" ¿Qué es real en tu vida" ¿Te relacionas con los demás a través de una pantalla" Tranquilo, que no quiero que te me angusties pensando en estas cosas. Lo que sí me interesa, y me gustaría que me dieras tu impresión al respecto, es tu necesidad de virtualizar la realidad. De falsearla. De escapar de ella. Tu necesidad de (re)crear la realidad. Desde los primeros seres humanos hasta los más modernos, siempre habéis tenido un impulso virtualizador: crear una realidad nueva que interactué con la vuestra, con la cotidiana y verdadera. Ahí está el pobre Cervantes eclipsado por su Quijote. Y es lo más curioso del caso: al final, a menudo, los personajes y situaciones virtuales (inexistentes, irreales) invaden vuestra realidad. ¿Cómo es posible que la ficción sea más verdadera, más perdurable que lo real" Tenéis el mundo lleno de quijotes, sanchos, hamlets, segismundos... Os dejáis hiponotizar por un bombardeo masivo de imágenes al que llamáis cine. Os encanta que os hechicen con dibujos en movimiento. A veces, hasta llegáis a sentiros orgullosos (sé de buena tinta que organizáis competiciones) por ser capaces de "ganar" en algo tan poco real como un videojuego. Por lo que se ve, cualquier cosa con tal de virtualizar vuestra vida, con tal de refugiaros en el sueño, con tal de escapar de la realidad. ¿Acado no es también internet algo parecido" ¿Acaso no estáis huyendo muchas veces de la vida real a través de la red" Y eso que presumís de que la inteligencia os separa de nosotras, las máquinas. Por lo que se ve, la inteligencia consiste en escapar. En huir. En virtualizar.

¿La inteligencia no consiste más bien en la capacidad de re-flejar o re-flexionar imágenes? ¿Y las emociones y el apremio por huir de esta realidad, no son esa forma vicaria del sueño que enuncias en este monologo de las máquinas; formas de la ilusión, de la huida constante ante las amenazas de la muerte?

Se me ocurre que debieramos pensar más en la multiplicidad. Real puede ser todo lo que ocurre en nuestra mente. Pero cada "cosa" que ocurre tiene un color, un sabor, un olor diferente. Por supuesto que la realidad virtual ha existido desde siempre. Desde que el primer humano imaginó, soñó. Entramos y salimos en los mundos mentales de los otros constantemente -aunque es probable que en el sentido más último seamos impenetrables, islotes cognitivos-. La red es solo otra cara de la multiplicidad.

"Por lo que se ve, la inteligencia consiste en escapar. En huir. En virtualizar." Sí, la inteligencia. El intelecto racional mientras el hombre es utilizado por él en vez de utilizarlo. Pero también sirve, como dice Álvaro, para reflejar, reflexionar. Es lo mismo: no mirar a la realidad, sino a una imagen de ella. Es la historia de siempre, la caverna. La inteligencia debería ocupar su lugar como instrumento. Esa es la tarea de siempre, la tarea por hacer. Para mirar directamente a la realidad, y no a una imagen de ella. Librarse de las cadenas, salir de la caverna, al sol.

No me siento ni superior ni inferior a una máquina, soy distinta y en mi vida hay muchas cosas reales, hasta la ficción que yo quiera crear es real. De todas formas, te siento tan arrogante que quiero echarme un pulso contigo: Tú pones en cuestión mi propia existencia, yo pongo en cuestión la tuya, te reto a que demuestres que sin mi,tu eres alguien. De momento "hablas" para mi, si yo no quiero oirte tú no tienes ningún sentido de ser. Y si no "hablaras", yo seguiria existiendo pues podría PENSAR inventarte, por ejemplo. Dices que los primeros seres humanos hasta los mas modernos siempre hemos tenido un impulso virtualizador, ¿no querrás decir vitalizador? No huimos de la realidad, creamos vida. Que a veces lo hagamos mal es más que evidente, pero eso precisamente es lo que nos diferencia de tí. Pero bueno, creo que ya es hora de cerrarte y de mandarte a dormir; ¿cómo? ¿Qué nunca duermes? Seguramente alguien lo hará por tí, alguien a quien no ves pero que está detrás y que en estos momentos quizás, se disponga a soñar, pensar o a escribir su propia historia de vida,por supuesto con un final féliz, y no por el deseo engañoso de falsear la realidad, sino por el antojo de crearla a su manera. Buenas noches...

Creo que los que nos diferencias de los animales es la capacidad de aprender no sólo con cada acto y experiencia sino con la imaginación de experiencias. Un animal aprende de acto fallido o fructífero. Nosotros no tenemos pq realizar ese acto, podemos emularlo en nuestro cabeza desde hace mucho y ahora de otras formas con la tecnología. Esta capacidad de emulación multiplica nuestras experiencias y nuestros aciertos por ende. Nuestra necesidad de imaginar y emular es lo que nos ha hecho evolucionar, por lo que no creo que sea algo de lo que debamos prescindir. La ficción es mejor que la realidad pq no tiene sentido hacerla peor. Con la ficción planteamos situaciones mejores que las actuales y buscamos formas de llegar a ellas realmente, produciendo así una avance.