Pasar al contenido principal

Google, comunicaciones y humanidades

¿Se ha confundido la herramienta con una de las empresas que la utilizan?
Que internet supone un cambio importante en la forma de organizar y distribuir la información es algo que vamos comprobando día a día. Que Google es una de las empresas que más presencia tiene en Internet parece fuera de toda duda. Sin embargo, no está del todo claro que Google merezca un premio al desarrollo de las comunicaciones y las humanidades: y no sólo porque hubiera otros candidatos al premio, sino sencillamente porque parece que se confundiera Google (una empresa dentro de la red) con Internet. Algo similar hubiera podido ocurrir, pongamos por caso, si en su día hubieran dado un premio al boli bic por "democratizar la escritura", o a las bombillas de la marca Acme por la singular razón de llevar la luz a nuestros hogares. Desdibujando así al bueno de Edison, que es más responsable del invento que cualquier empresa productora de bombillas.

El tema resulta, en realidad, banal: a fin de cuentas no es tan relevante que se lleve un premio Google o que se lo lleve perico de los palotes. Sin embargo, sí que hay una discusión de fondo a la que merece la pena prestar atención: la identificación de Google con Internet y su "glorificación" (por decirlo de alguna manera) como empresa. La tecnología que permite que millones de personas (según países y rentas per capita, faltaría más) vivan conectadas y puedan acceder a cierto tipo de información no es Google, sino internet, un invento que tiene sus orígenes en las investigaciones militares norteamericanas de los años 70 (o al menos eso tengo entendido). La contribución de Google a las comunicación viene después: es la herramienta de Internet más utilizada, de acuerdo, y despliega ante el usuario una gran cantidad de posibilidades. Su facturación correspondiente en publicidad y su cotización en bolsa son ya una señal de esto: ¿merecen además un premio a la "comunicación""

Y esto por no hablar de que el premio incluya la palabra "humanidades". No niego que la tecnología sea humana (otra cuestión sería la de si puede incluirse en la categoría de "humanidades), ni tampoco que la red puede potenciar la difusión de las humanidades. Sin embargo no creo que Google haya hecho una contribución tan grande a las humanidades que merezca recibir una distinción que aún no ha pasado por infinidad de historiadores, literatos, poetas, artistas, científicos o filósofos. Y es que, nos guste o no, Internet no es Google. Y quizás ni siquiera Internet merecería un premio a las humanidades: no nos olvidemos de que la red tiene tantas caras como los humanos. De la red se aprovecha también la delincuencia organizada, y la pornografía infantil convive con las páginas que promueven el conocimiento y fomentan la educación. Decir "internet es bueno" es tan estúpido como afirmar "internet es malo". Y afirmar que una de las empresas que viven de la red merece un premio a la comunicación y las humanidades es ya para partirse de risa.

QUIZÁ, DESTRÁS DEL PREMIO, HAYA INTERESES ECONÓMICOS, UNA INVERSIÓN MUY GRANDE. HOY SE PUBLICA EN LA PRENSA, CON BOMBOS Y PLATILLOS, QUE PRONTO ESTARÁ DISPONIBLE LA VERSIÓN ESPAÑOLA DE "GOOGLE", EN CUYO DISEÑO PARTICIPARÁN RENOMBRADOS ARTISTAS ESPAÑOLES. PUEDE SER.

¿Qué se premia en el premio? ¿Calidad o fama? El año pasado se dio una polémica similar(mutatis mutandi) con el caso de Fernando Alonso: ¿calidad como deportista o fama? Fama, fama, fama... nombre, nombre,nombre... "Oh, Google, sólo tu nombre es mi enemigo - dice Julieta - La rosa ¿no exhalaría el mismo perfume si rosa no se llamara? No te llames Google, llámame internet y seré tuya".