filosofía, deliberación y pensamiento

Boulesis.com · Página inicial · Filosofía, deliberación y pensamiento
Estás en Boulesis.com > Boulé > Anotación: La ética, lo público y lo privado

La ética, lo público y lo privado

¿Qué es información privada y cómo puede ser utlizada? · Actualidad


Desde hace cosa de medio año, más o menos, se nos ha venido contando en el instituto que hay indicaciones muy claras por parte de la Agencia de protección de datos (una institución un tanto contradictoria, ya que se declara pública e independiente): cualquier tipo de información privada sobre los alumnos debe ser destruida antes de ser tirada al contendor del papel. Algo que sería lógico en lo relativo a expedientes académicos, libros de escolaridad (próximos a extinguirse, por cierto) y otros materiales. Pero ahora resulta que si cualquier profesor decide deshacerse de sus exámenes, de los trabajos de los alumnos o de sus cuadernos, debe encargarse previamente de que en ninguno de estos documentos sean legibles datos privados. Algunos ya se han apuntado al gimnasio para ir echando brazo y disponerse a destrozar información a diestro y siniestro. Los exámenes de un curso, por ejemplo, pueden suponer un par de horas de trabajo, con el excelso fin de preservar la intimidad y la privacidad de los alumnos. Que Dios la guarde muchos años, y los profesores también.

Que la misma agencia que nos obliga a este tipo de actuaciones debiera instalar en los centros educativos máquinas destructoras de documentos (o bien la agencia o la administración correspondiente) es algo en lo que no quiero entrar hoy (o eso, o pagarnos el gimnasio, como decía antes). Mi intención es otra bien distinta: poner en relación el examen de María González López (alumna que no tengo ni he tenido nunca, pero que a buen seguro existe y por tanto quizás esté violando su privacidad) con el juicio del 11M. Resulta que todos los profesores debemos ser celosos hasta el extremo en lo que a la privacidad de nuestros alumnos se refiere, pero eso no impide que un juez de la Audiencia nacional pueda charlar son su mujer sobre uno de los juicios más importantes de la historia reciente de este país, y que luego ella coja la pluma y se dedique a contar negro sobre blanco algunas de esas cosas. Que seguramente no serán todas, faltaría más, pero sí algunas que no han sido conocidas por la sociedad. Viendo este tipo de actuaciones, me doy cuenta de que no estaba tan equivocado cuando comparaba todo el proceso del 11M con la Ópera de los tres cuartos, de Bertold Brecht.

La exigencia de privacidad no deja de resultar paradójica en los tiempos ciberexhibicionistas del blog y el Youtube. Un trabajo de la arriba citada María sobre Platón no puede encontrarse en la basura, pero ella cuenta abiertamente al mundo los novios que tiene, las borracheras que se coge, la música que escucha y las cosas que compra. Así es esta querida agencia, que nos obliga a destruir documentos en los tiempos es que se sacan fotos prohibidas a profesores, se les graba sin su permiso o se accede a datos como su teléfono sin que estos lo deseen. Así es el sistema garantista, que protege los derechos de todos y a la vez permite ciertos ataques o violaciones. Todo dependerá, seguro, de su procedencia. Tirar un examen con un 6,5 o un 2,3 viola la intimidad. Escribir un libro con información privilegiada levanta una leve polvareda informativa, y una llamada de atención de los superiores. Aunque genere millones de beneficio. Al final, se trata de una cuestión ética: lo que cada uno hace y vale es independiente de lo que diga la ley y todas las agencias del mundo. Incluso de si uno es juez de la audiencia nacional o jefe de prensa del tribunal supremo. Ser un buen hombre (antes lo llamaban ser virtuoso, o ser prudente) no tiene nada que ver con eso.

P.D. hoy no pongo ninguna foto, no vaya a ser que esté violando sagradas privacidades.

§ | Miguel | 30/Nov/2007 | 09:03 | Añadir comentario | Añadir trackback

Más anotaciones relacionadas

Un comentario a “La ética, lo público y lo privado”

» Escribe tu comentario

La red va revolucionar el sentido de lo público y lo privado.
También la libertad de expresión.

Aún no existen muchas web o páginas criticando a los profesores. Pero todo llegará.

Ya existe una página www.tcuento.com (podéis verla) en la que buscas el nombre de tu instituto y ves los comentarios y las fotos que los alumnos han colocado.
¿Qué sucede si alguien introduce un rumor infundado pero con algunos visos de credibilidad? Una cosa es el boca a boca y otra es una página permanente donde alguien dice que estás liado con la delegada de segundo de bachillerato o con la jefe del departamento de lengua. Verba volant, scripta manent. No podemos hacernos idea de los cambios que se avecinan.

La misma persona que me da noticia de esta página perversa, me cuenta, aunque no he comprobado su verdad, que ya ha habido algún instituto en Zamora que ha suspendido el viaje de estudios de los alumnos por los comentarios en esa página.

Parece ser que en una universidad, en la que unos alumnos abrieron una página insultante para los profesores, el profesorado combatió el fuego con fuego. Si había 50 comentarios injuriosos de alumnos, los profesores, para convertir la página en absurda e increible, metieron doscientos más del mismo estilo pero en plan disparatado. Un sólo rumor hace daño. Treinta rumores, a cual más inesperado e imprevisible, convierte a aquel lugar en una gran mentira donde no ya nadie puede dar crédito a nada.

§1 | loiayirga | 2/12/2007 | 10:20

Escribe tu comentario

Trackbacks a “La ética, lo público y lo privado”

Para marcar una referencia o hacer un trackback a esta anotación utiliza esta URL

-->