Pasar al contenido principal

La muerte de la información

¿Dónde acudir si nadie nos quiere informar?
Ejecutivo, legislativo y judicial. Tradicionalmente, la teoría política ha dividido el poder de la sociedad civil en los 3 mencionados. Y desde hace ya un tiempo se ha hablado de los medios de comunicación como el cuarto poder. Viendo la marcha de la sociedad en las últimas décadas, nadie puede dudar de su influencia en la marcha de la sociedad, la economía, la política y la cultura. Su poder y su capacidad de intervención es un hecho. Y si a esto le sumamos la creación de grandes grupos de comunicación, que combinan televisiones, con periódicos, radios y editoriales, la tendencia a la monopolización y la acumulación de poder comienza a resultar inquietante. Tiempo tendremos para ir comentando este fenómeno. Hoy quisiera centrarme en una de sus consecuencias: la sospechosa asociación de medios de comunicación y partidos políticos, la acumulación insana de intereses ha cometido el asesinato imperdonable de la información. Su fecha de defunción es discutible. Que está muerta y bien muerta y que no respira es casi un hecho médico.

De la tendencia de los gobiernos a intervenir en los medios públicos no hay que hablar demasiado: el ejemplo de Urdaci está aún en nuestra memoria. El problema es que hoy no queda periódico, radio o televisión que esté dispuesto a informar, a contarnos lo que pasa. Por lo que se ve Vocento, Prisa o el Grupo planeta (por nombrar grandes grupos, y no medios igualmente "comprometidos" como la Cope) deben pensar que los ciudadanos somos estúpidos. Es verdad que han bajado los niveles educativos, pero habría que decir a estos señores que somos capaces de pensar por nosotros mismos, de formarnos opiniones y juicios. Leer y escuchar sabemos. Analizar también. La madurez y la autonomía que el sistema democrático presupone a los individuos es despreciada y ridiculizada por medios de comunicación que no informan, sino que dan su versión de los hechos. Es vergonzante y lamentable ver cómo dan descaradamente un punto de vista interesado, partidista, de manera que ninguno de nosotros puede saber ya qué es lo que ha pasado realmente, sino que tenemos que adivinarlo filtrando (en la medida de nuestras posibilidades) lo que se nos cuenta

Nadie nos informa, todos nos forman la opinión. Él mismo que nos decía "así son las cosas y así se las hemos contado" es una persona influyente en una de las cadenas más conservadores. Y uno de los periodistas progresistas más importantes del país se dedica ahora a darnos todas las tardes sus impresiones sobre la actualidad política. ¡Muerte a la información, viva la manipulación! Los medios de comunicación ofrecen hoy un dudoso servicio a la sociedad y nadie está libre de pecado en este sentido. Desde las campañas para echar a presidentes del gobierno, a las manipulaciones de diverso sentido (de izquierda a derecha y de derecha a izquierda, en todas direcciones sopla el nauseabundo aire de la manipulación) de las últimas elecciones, pasando por los años que llevamos sufriendo lo que denominan "crispación política", que ellos mismos promueven. Pobrecita información: entre todos la mataron y ella sola se murió.

INTENTAR COMPRENDER http://loqueparececaducoperoeseterno.blogspot.com/

Lo lamentable- más lamentable aún- es que la información configura incluso los movimientos antisistema. Hoy la información canaliza el pensamiento no tan solo del conformismo conservador, sino también el de quienes sienten la necesidad de rebelarse contra el sistema. En este sentido el auge de movimientos ecologistas deberían hacernos sospechar: los grandes grupos de comunicación son los primeros en dar pábulo a la pretendida rebeldía ecologista dedicándole costosos espacios en los periódicos y televisiones propiedad de un oligopolio al servicio del beneficio de las multinacionales. Si no fuera una realidad, parecería una provocación que se premie al "ecologista" Al Gore que autorizó bombardeos en países del tercer mundo con ¡uranio empobrecido! Y compraremos "eco coches" convencidos de que salvamos al planeta. O nos iremos a salvar ballenas o morsas en nuestro afán antiglobalizatorio! Clica http://www.librodearena.com/zenon/categoria/el-ecologismo-como-manipulacion-ensayos si quieres ampliar esta opinión. ¡¡¡Pena mundo, leches!!! Salud a todos