filosofía, deliberación y pensamiento

Boulesis.com · Página inicial · Filosofía, deliberación y pensamiento
Estás en Boulesis.com > Boulé > Anotación: La ratio no es sólo un número

La ratio no es sólo un número

¿Cuántos alumnos pueden ser bien educados a la vez? · Enseñanza


Hace ya varias semanas que está abierto el debate sobre la ratio de alumnos en las clases de secundaria. Otra más de las cuestiones educativas que vienen urgidas e impuestas por la situación económica. A primera vista, la mayoría de la sociedad no parece encontrar problema alguno en que el número de alumnos por clase pueda aumentar un veinte por ciento. Si salen bien las cuentas, la medida parece más que justificada. Y efectivamente, las cuentas salen: este porcentaje supondrá la desaparición de bastantes grupos en todo el país, con el consiguiente ahorro para la administración, en un país en el que la educación ha estado siempre supeditada a la economía. Nunca al revés. Por eso no es de extrañar que se valore el ahorro, y que haya muchos que llevan décadas sin pisar un aula que recuerdan su época de escolarización: en mis tiempos éramos 37 en clase (o 47, tanto da) y no pasaba absolutamente nada.

A todos los políticos que se remiten a su pasado educativo se les podría replicar que por la misma regla de tres deberían cobrarnos los impuestos que se pagaban cuando la ratio era prácticamente ilimitada. Afirmar que se ha estado en clases de más de 40 es negarse a reconocer lo que es un progreso educativo reconocido por todos los estudios, aparte de un anacronismo aberrante: se aprende mejor en grupos más reducidos, en los que el profesor puede atender las necesidades de cada alumno. Por otro lado, hablar de la ratio sin conocer de cerca el mundo educativo es cuando menos una temeridad: las aulas de hoy no tienen absolutamente nada que ver con las de hace treinta años. Hay alumnos que requieren una atención especial, otros que se encuentran al borde de la exclusión por causas socioeconómicas y otros que han de hacer frente a circunstancias difíciles. como puede ser la integración en un sistema educativo de una sociedad nueva, con un lenguaje distinto al aprendido en la infancia. Todos estos casos y muchos otros forman parte de lo que se llama “diversidad”: esa que permanecía sin escolarizar en los “idílicos” tiempos de los 45 alumnos por aula.

La ratio no es una cuestión de cantidad, sino de calidad. Del tipo de alumnado y de la forma de enseñanza que se pretende introducir en el aula. Variables todas ellas que han evolucionado en las últimas décadas y que sólo un ignorante de lo que es la educación puede obviar. Sobre el papel, tan posible es poner la ratio en 35 como en 40. Muy distintas son las consecuencias sociales que este tipo de decisiones puedan traer consigo. Que nadie se rasgue las vestiduras si vemos que el fracaso escolar aumenta: más ratio por aula significa necesariamente menos atención por alumno. Y que nadie culpe luego al sistema educativo o al profesorado. Una hora de clase: 30 o 36 alumnos no pueden dar igual. Qué puede hacer el profesor, a cuántos puede preguntar, cuántas dudas puede resolver. Cuál va a ser el clima de la clase, el nivel de atención, las interrupciones o el número de impertienencias. Y podríamos dar un paso más allá: el respeto hacia el profesor que hacía hace tres décadas no es el mismo que existe en nuestros días. Condiciones todas ellas que explican por qué la ratio ha ido disminuyendo, lo cual se ha considerado siempre un progreso educativo. Invadidos de optimismo podemos pensar que tanto recorte nos sacará de la crisis económica: cuando ocurra, el nivel educativo del país será inferior que a sus inicios.

§ | Miguel | 3/May/2012 | 11:55 | Añadir comentario | Añadir trackback

Más anotaciones relacionadas

Escribe tu comentario

Trackbacks a “La ratio no es sólo un número”

Para marcar una referencia o hacer un trackback a esta anotación utiliza esta URL

-->