filosofía, deliberación y pensamiento

Boulesis.com · Página inicial · Filosofía, deliberación y pensamiento
Estás en Boulesis.com > Boulé > Anotación: Leviatán

Leviatán

El hombre y el estado · Leer filosofía


El Leviatán es uno de esos libros que pese a su valor filosófico no ha logrado la repercusión que debiera. No es, ni mucho menos que sea un libro maldito: suele citarse como una de las referencias del pensamiento clásico en filosofía política. Pero no ha logrado salir de ahí, cosa que sí ha sucedido con otros grandes títulos de la historia de la filosofía. Los motivos hábría que buscarlos, quizás, en su contenido: no son ideas precisamente “amables” las que desarrolla Hobbes en su obra más importante. Su visión del ser humano está alejada de las ideas dominantes de su tiempo: la racionalidad no es lo que nos define, sino la igualdad (tema del que hablábamos hace unos días). Porque somos todos iguales, en según qué fragmentos parece casi que “mediocres”, y no destacamos en nada con el suficiente grado, tenemos igual derecho al uso de todo lo que encontramos a nuestro paso, incluidos los demás. Por eso vivimos en la penosa situación que Hobbes describió de una forma célebre: guerra de todos contra todos.

Otra de las “condenas” que han caído sobre el Leviatán, se debe a los difíciles equilibrios que mantiene respecto a cuestiones religiosas. Una posición que pudiera ser delicada cuando se enunció, pero que hoy resulta mucho más sensata: la separación del poder civil y el religioso. Este es el tema central de la segunda parte del Leviatán, que quizás leída desde hoy haya envejecido mucho peor que la primera, al tratarse de una cuestión superada en la manera en que la plantea Hobbes, tratando de justificar, incluso desde los textos bíblicos, dicha separación. Hoy podemos seguir discutiéndolo, pero no sentimos la obligación de buscar textos religiosos que justifiquen dicha separación, sino que el marco de pensamiento ha cambiado. El tema sigue vivo, pero no tanto el enfoque hobbesiano del mismo.

El caso es que, maldiciones aparte, la obra de Hobbes merece ser leída en nuestros días. Para empezar por la vigencia del mismo: un breve repaso al funcionamiento de la política es constatar el renacer de las ides hobbesianas (si es que en algún momento estuvieron en decadencia): no en su defensa del poder absoluto pero sí en los criterios que justifican el poder. La búsqueda constante y permanente de la seguridad y el miedo como baza política. Es cierto que el libro de Hobbes encierra dentro de sí una teoría del estado pero es también, a contraluz, un retrato un tanto siniestro y sombrío de la naturaleza humana, fundamento último de cualquier sistema: vemos a los demás como enemigos, como una amenaza potencial. Cerramos las puertas de nuestras cosas: desconfiamos del resto y protegemos lo que consideramos “nuestro”. Porque somos así, tenemos los sistemas políticos que tenemos. Una tesis difícil de digerir y criticable, pero que conviene conocer de cerca para comprender buena parte de lo que ocurre en política en nuestros días. Todo ello hace del Leviatán una lectura más que recomendable, al menos en su primera parte.

§ | Miguel | 3/Nov/2011 | 14:54 | Añadir comentario | Añadir trackback

Más anotaciones relacionadas

Escribe tu comentario

Trackbacks a “Leviatán”

Para marcar una referencia o hacer un trackback a esta anotación utiliza esta URL

-->