Pasar al contenido principal

Maniqueísmo

Ni buenos, ni malos
La cantidad de información que nos está llegando estos días sobre EEUU y su campaña electoral es desbordante. También hay entre las bitácoras quien se ha animado a dar su visión del asunto: Guerra eterna en oriente medio, Ideasapiens, Ignacio Escolar, eso sí, captando cada uno diferentes detalles. Basta buscar "blog" junto a "Bush" para encontrar más de tres millones de páginas web. El mundo de las bitácoras va tomando posiciones; sin tener ningún tipo de datos, me da la sensación de que nunca un tema (salvo el 11-M) haya sido tan comentado por tantas bitácoras a la vez. ¿Son a este respecto las bitácoras el reducto de libertad y crítica que nos queda" ¿Representan ese periodismo libre o esa forma de expresar opiniones de un modo abierto" No estoy tan convencido de ello. En todo este asunto encuentro siempre un maniqueísmo bastante infantil. Otra vez el mundo dividido en buenos y salvadores, por un lado, y malos y perversos por el otro. Más fanatismo político, y talibanes de las urnas. Todos los pensadores progresistas se alinean con Kerry, mientras que el mundo conservador lucha del lado de Bush. ¿Es posible que ambos candidatos reunan las suficientes cualidades como para ganarse la adhesión sin fisuras de tantos millones de personas". Me temo que no. La ideología nos orienta en nuestra interpretación de los hechos, y simplificamos las cosas. Podemos estar en contra de Bush, pero no por ello pensar que lo hace todo, absolutamente todo, mal. Personalmente no me creo que sea tan estúpido como lo presentan los medios, o que esté tan mal asesorado como nos hacen ver. ¿Cualquiera de nosotros, con la "cantidad" y "pluralidad" de los medios que leemos, diría que está mejor asesorado que el presidente de EEUU" En el polo opuesto, podemos estar al lado de Kerry. ¿Realmente es el redentor del mundo" ¿Iba todo mucho mejor con Clinton, cuando se bombardeaba otros países para lavar sus escándalos sexuales" ¿Es la opción demócrata tan renovadora como se nos presenta" En los últimos 3 meses sólo he oído hablar de las alianzas de Bush con las grandes multinacionales. ¿Logrará Kerry un gobierno independiente en un país en el que para sacar adelante una campaña electoral hay que ser multimillonario y estar apadrinado por grandes compañías" Pues sinceramente, tengo mis dudas. Entiendo que EEUU es la capital del imperio, y que suscite tanto interés y controversia. Pero no puedo entender que todo se polarice tanto, en una democracia mermada por un bipartidismo dominado, en ambos casos, por las grandes empresas. Ni bush es malo, ni Kerry bueno, ni viceversa. Todo esto es, me da la sensación, mucho más complejo de lo que nos quieren hacer pensar...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, Miguel. Y aún diría más (me ha salido una frase en tono politizador): me parece algo triste que únicamente una cuestión tan maniquea sea la que haga que haya más de 10 millones de personas que ahora piensan votar cuando no lo hicieron en el 2000. Y que únicamente las cuestiones de política exterior, tan lejanas (si bien es cierto que tan necesarias en un mundo de personas humanizadas, preocupadas por el conjunto) sean las que lleven a esta preocupación por la organización políticas, como si no hubiera también cuestiones internas a los propios estados que nos debieran incitar a participar de la democracia. En fin, mundo globalizado en muchas cuestiones, pero sobre todo en lo siguiente: o hay tiros y fenómenos grandilocuentes, y también dos bandos de vaqueros e indios (buenos y malos, o viceversa) para saber claramente en cual posicionarme, y no pensar en matices, o no me interesa la política. Si no es así, me voy al fútbol que allí tengo claro quien es mi único enemigo y puedo luchar (posicionarme) sin pensar.

Pienso que es preocupante que la expresión sobre política sea tan maniquea y simplificadora. Ya se expresó suficientemente aquí en España con el "guerra no" y se repite insistentemente en una postura contra (lo que sea). No critico la postura, sino la falta de matices y de puntos intermedios. También creo que mucha gente que podría realizar análisis más matizados y menos maniqueos procuran callar porque el maniqueísmo se convierte en insultos o descalificaciones hacia las personas que no estén tan extremadamente polarizados.

Yo creo que casi nadie se cree que Kerry sea lo opuesto a Bush; simplemente, es un poco mejor que Bush. Clinton bombardeaba, pero no me parece que matase a tantas personas como esta guerra empezada por Bush. Centrándose en el terreno de la economía, iba muchísimo mejor con Clinton. No es que fuese precisamente comunista, pero al menos no bajaba los impuestos a los ricos con total descaro y las cuentas de Estados Unidos estaban mucho mejor. Vamos, que no hace falta creer que uno es perfectamente bueno y el otro perfectamente malo para tener una preferencia.

El problema, Miguel, es que hay que votar (los americanos, pero a veces nos sentimos como si también tuvieramos que hacerlo nosotros), y votar es elegir. A mí, como elector, me gustaría que hubiese una opción que representara completamente mi manera de ver las cosas, pero no la hay. Se me dan sólo dos. Sé (no soy tan simple, espero) que Bush no es el diablo personificado, también sé que con Kerry no vamos a solucionar los problemas del mundo, ni EEUU se va a convertir de pronto en un país benefactor que renuncie a ejercer su capacidad de influencia sobre los demás. Pero como no tengo más remedio que elegir (o encerrarme en mi casa para lamentar la vanidad del mundo que me rodea), elijo la opción que considero menos mala. Ocurría lo mismo con el "guerra no", Fabián, también entonces tuve que tomar una postura, aunque ninguna de las dos posibles me satisfaciera completamente. Como dice Fernando Savater, no podemos "no elegir", porque absteniendonos de hacerlo, también elegimos.

Estoy de acuerdo contigo, Juan Carlos: el problema es que hay que elegir. Pero, puestos a elegir, prefiero al elector que es consciente de los matices y de los grados que hay en las cosas, que al fanático que piensa de un modo polarizado y con categorías tan amplias que difícilmente pueden ser útiles ante una realidad tan variada, plural y compleja...