Pasar al contenido principal

Por qué triunfa Crónicas Marcianas

Una aproximación psicoanalítica...
Boris Izaguirre, principal colaborador de Crónicas MarcianasCrónicas Marcianas es sin lugar a dudas uno de los programas más controvertidos (y también de más éxito) de la televisión española. De hecho, no es la primera vez que hablamos aquí de este programa. Al margen de las consideraciones técnicas, hoy quiero exponer dos motivos "antropológicos" que podrían ayudarnos a entender las audiencias del programa. Para ello, me voy a remitir a Freud, para el que el ser humano está movido principalmente por dos fuerzas fundamentales... La primera fuerza o impulso central en el ser humano es la sexualidad. Para el fundador del psicoanálisis, la líbido es uno de los motores de la acción humana. Y esto lo saben muy bien en este programa y, en general, en todos los canales. Basta ofrecer a una chica (seguimos siendo machistas, los chicos suelen salir menos...) ligerita de ropa o tratar sobre temas íntimos, relativos a la vida sexual de tal o cual personaje para garantizarse la atención de muchos miles de españoles. El sexo de la tele no satisface al espectador, pero sí que es un sustitutivo a muchas de sus frustraciones. El amor (falso y superficial) de las bambalinas canaliza el eros del espectador. Además, como bien sabía Platón, este tipo de impulsos son el punto de flotación del ser humano, pues no son fácilmente racionalizables. Y Sardá lo sabe muy bien... Por si esto fuera poco, la segunda fuerza del hombre es la muerte, la violencia. El hombre tiene una dimensión destructiva que también debe saciarse. Los insultos y los enfrentamientos del plató colman el odio del individuo hacia su vecino, su compañero de trabajo o su familiar, viendo cumplido en las 650 líneas aquello que en la realidad cotidiana la moral reprime e impide. A mayor humillación, más aplausos, y la estrella será siempre aquel que más y mejor insulte, aunque sea de una forma pactada. El tánatos se materializa hoy en la palabra, convertida en arma de destrucción masiva y psicológica. El circo televisivo recoge además sus propios desechos y recicla sus personajes, presentando siempre más de lo mismo. De fondo, un aullido prehistórico, un grito que pide sangre y sexo, mientras llenan sus arcas los bufones del reino y se frotan las manos los empresarios, pensando en los resultados de la publicidad ante una audiencia millonaria.

Estoy de acuerdo con que el sexo y la violencia nos satisface ciertas necesidades. Pero no sé que me pasa, que la violencia de ese programa me molesta mucho. El sexo no, y el humor tampoco.

¿Qué pasaría si volvieran a emitir "La Clave en televisión? Con sus sesudos debates, con las traducciones simultaneas, con las superpelículas.... Ahí tenemos el programa de Garci que lo ponen tarde, casi escondiéndolo. Y es que la audiencia manda. Efectivamente, la programación de alguna manera la elegimos los telespectadores. Así que esas fuerzas fundmentales que nos inclinan al sexo o a la violencia ¿son las únicas? ¿hay otras fuerzas, otrs necesidades, otros impulsos que nos muevan? Seguramente sí. Pero programas como el de Sarda no nos ayudan a descubrirlas. Más bien nos impiden salirnos de la fila del borreguismo. Es necesario crear nuevas conciencias, nuevas formas de vida desde otros valores y quizá mañana podamos salir todos a la calle y gritarle a Sardá: "¡Tengo una vida nueva! ¡Tú no estás en ella!" Si todos lo intentamos seguro que lo conseguiremos.

No es fácil, Chema, ya que mientras tanto se perderían millones de euros en la búsqueda. No interesa, a menos que se trate de una idea con grandes posibilidades de éxito. Para los empresarios de las cadenas de televisión es preferible seguir en la brecha y aguantar el filón de los programas exitosos todo lo que dén de si. Yo estaría encantada de que volviera La Clave y otros programas de este tipo, pero como ocurre con todo lo nuevo, estos programas no cuentan desgraciadamente con un público mayoritario, y deberían ir precedidos de una intensa campaña de marketing para que arraiguen en los televidentes.

yo sólo vi el programa en sus primeros meses, hace años, y no he vuelto a verlo porque me parece asqueroso en todos los sentidos. el éxito lo tiene por eso que has explicado, porque ofrece lo que la gente demanda: sexo y violencia. de todas formas yo a veces me pregunto hasta qué punto la demanda tiene poder sobre la oferta. porque si alguien con poder y un par de huevos pusiera programas interesantes y edificantes a horas de máxima audiencia ¿de verdad estáis seguros de que no los iba a ver nadie? yo creo que sí, que también el lado de la oferta tiene su parte de culpa en esta escalada de aberraciones, despropósitos y aborregamiento que sufren los que ven la televisón. yo es que paso, sólo veo un par de cosas, y a veces incluso me las quitan. el último gran programa de la televisión fue "caiga quien caiga". cuando se acabó para mí se acabó también la televisión.

Querido Boris: he intentado por activa y por pasiva contactar contigo,pero nada, chico. Y quien soy yo, dirás Pues una mindungui de Santiago muy amiga de Teté Delgado, Jorgina, Oscar Aramburu, conozco a Rubén desde los tiempos del masma y a ti de los conciertos del Auditorio con Iñaki, Manel y de´mas familia. Seguro que ni te acuerdas de mi.No es por hacer la pelota, pero esres un monstruo.Me alegra que tu trayectoria profesional haya ascendido vertiginosamente desde el culebron Compostela con CTV. Sé que tengo un morro que me lo piso, pero no encuentro otra manera de ponerme en contacto contigo. Pregunta por mi a Óscar o a Teté, por Marisa la del Black. A lo que iba. Me gustaría que me firmasees dos libros de Fetiche, que me ha encantado uno para mí y otro para mi chico, Carlos Alfonso, que te sigue y por lo menos duerme feliz. ¿A donde te los tengo que mandar? Lo único que te pido, de rodillas sobre chinchetas, es que el libro que vaya para mi chico le haga ver que su auténtico fetiche es la persona que le regala ese libro.Joer, tengo más rollo que el argentino que a veces pasa por ahí (buenísimo por cierto).Me puedes localizar: 669785080 o en [email">meigos@mundo-r.com[/email"> De verdad qe sé que es un poco irregular. Ahora, si tienes pensado venir a Santiago en algún momento, puesto que Rubén es de la tierra, aunque de la Ría de Vigo, pues me espero. Me hace mucha ilusión. De verdad. Y ya basta de chuparnos lo chupable, como decían en Pulp Fiction. Tienes cara de buena persona, y lo eres. Lo sé por terceros.Y es que no dejo de largar ni con el PC apagado. Moitos bicos, rulo, y apadrina a esta pareja. Gracias anticipadas. Ah! y cuando estés en Bna y veas a Óscar, le das un besazo de mi parte, y en Madrid, a la incombustible Teté que siempre recordaré con sus faldas de 8 m. de vuelo. Que recuerdos. Esta que lo es: Marisa (la del black, y para más información, Franco 20 y amiga de Jose Castro. Por ahí no hay pérdida posible). Perdón por las erratas, pero a estas horas una ya esta frita. Besos a Sardá.Es lo más.Me encanta su ironía, aunque a veces, todo hay que decirlo, los contertulios...

yo quiero comunicar a cronicas marcianas que me encanta y que ahora que estoy viviendo en Camerún lo hecho de menos, pero tambien quiero decirles que os veo desde internet

He aqui una banda de puritanos cristianoides de lo mas recalcitrantes, pero no voy a ser progre en este momento, los romanos con su circo tenian mejor gusto que todos estos pedantes tan edificantes con su Eduard Punset y su Fernando Sanchez Dragó. Reconozco que odiaba Cronicas Marcianas pero el genial Xavier Sardà ha conseguido redimir ese orgullo que lucís. Xavier Sardà es el mejor showman del mundo domina la escena a la perfección posa apoteosicamente bien y tiene un repertorio de gestos teatrales y dramáticos fascinante, su "amigo" Boris igual con un ambivalente repertorio tanto esperpéntico como intelectual, esta rara flor es de lo más fresco y retorcido que he visto, sencillamente imprevisible, vociferante, apasionado, precisamente eso es Cronicas, un programa vivo y apasionante. Un programa donde prima el como esta hecho y no el contenido. A pesar de no reconocerlo, es una obra maestra del freak show, y cualquier verdadero representante de la progresía de los años 70 lo adoraría. ¿Acaso Pasolini es mierda?. Muchos artistas se han valido del morbo, del sexo y la violencia, los surrealistas tan vinculados al mencionado aquí ridiculamente psicoanálisis también( por cierto el psicoanálisis esta obsoleto lo que pasa es que los profanos pedantes incultos no lo saben, Freud es un friki de la psicología, tanto como el que mas de Cárdenas). Insultar a un programa por indecente es de viejecillas, el sexo y la violencia es un tema recurrente del cine y de los mejores cineastas, así que no valen moralinas.

Vuelve a leer la anotación, jsixtvf. En ingún lugar se da ninguna valoración sobre si el programa es bueno o malo, o sobre si está bien que tenga esos contenidos o no. Quizás la valoración esté en tu cabeza... En cuanto a lo de "cristianos puritanos", tan sólo decirte que la libertad religiosa (incluso la de no tener ningún credo) está recogida en los derechos humanos, y creo que deberías respetar a las personas que dejaron aquí su opinión. En cuanto a Freud (nada sospechoso, hasta lo que yo sé, de ser un "cristiano puritano", a lo mejor tú tienes una nueva interpretación...), hace ya muchos años que no es considerado como psicología científica, lo que no implica que su concepción antropológica siga siendo discutida (como realmente ocurre). Y, por otro lado, tampoco debemos obsesionarnos con colocarlo a todo el calificativo de científico, pues hay muchas cosas que ni lo son ni lo podrán ser nunca (Kant). Y en cuanto a Crónicas Marcianas, tan sólo pretendía analizar por qué tiene tanto éxito, sin ninguna valoración de tipo moral ni, mucho menos, religiosa. Tú puedes seguir viéndolo, pero, creo, debes respetar a los que no lo quieran ver o no les guste. Yo, sinceramente, prefiero descansar a esas horas o leer un buen libro. Pero no insulto ni ridiculizo a los que ven la tele. Por cierto: tampoco veo a Sánchez Dragó ni a Punset.

el juicio crítico se educa, lo que hace la televisión, pública y privada es anestesiarnos. La opinión pública soslaya infinidad de temas que son importantes y que nos incluyen, sin que estemos enterados. En realidad habría que pensar que mientras vemos, crónicas marcianas u hotel glam, o gran hermano, las clases dirigentes están decidiendo el futuro de españa a espalda nuestra. En la televisión hay muy pocos programas que nos ayuden a analizar distintos temas para acceder a una opinión formada. Habría que pensar ¿A quién beneficia esto? a las clases dirigentes obviamente. Humberto Ecco dijo que nada más parecido a la censura que la hiperinformación, hoy en día con tantos avances tecnológicos debo confesar que me siento confundido, cuando no apático sobre la realidad que me rodea. Con respecto a crónicas, no hay que echarle la culpa al cochino, sino a quien le dá de comer.

Qué gran descripción Miguel de Crónicas Marcianas o del 95% de los programas televisivos -eso por no hablar de películas y series, que también son escoria del mejor gusto en una práctica totalidad. Esperemos que ahora, con el regreso del nuevo curso, ya sea por la rutina, aburrimiento o demás, vuelvan a las pantallas algunos de los programas televisivos que marcan una gran diferencia con el resto -que cada cual piense en el que quiera, o en el que crea que es así. Y es que, después de tanto pasar por el aro (olímpico) vendrá bien un poco de ejercicio de otro calibre -mental, dígase.

ME GUSTARÍA OPINAR, PERO NUNCA HE VISTO EL PROGRAMA, PERO PARECE SER QUE UN MEXICANO HACE TIEMPO ESTUVO POR AHÍ, Y,,, MMMM SON COMO LOS PROGRAMAS MEXICANOS, TRATANDO DE BUSCAR EXPLICACIÓN SOBRE LA VIDA DE LOS DEMÁS,,, MIERDA,,, CUANDO DEJARÁ DE EXISTIR ESO??? SI ALGUIEN HACE EL AMOR?? SE ENOJA?? SE CASA??? SE DIVORCIA?? A MI ME VALE MADRE..... ME GUSTA TU PÁGINA...

El debate se decantó por el discurso mojigato barato; de todos modos, ultimamente el programa ha pegado un bajonazo increible: apenas les deja tiempo a los colaboradores y ya no hay gags. Lo mismo le sucedio a Andreu Buenafuente con sus últimos programas en TV3, nunca ha vuelto a tener el desparpajo de sus primeros programas y ha derivado a un humor que, o bien, es muy blanco, o es desnudo y ácido pero sin ingenio. La vertiente puritana de los cristianos, es algo que me desagrada, aunque yo no tengo nada en contra del cristianismo, solo pienso que no son esos señores anglosajones los que deben ser el marco moral de los cristianos, que la moral conservadora de este país ya no es conservadora de lo esencial, sinó de lo fatuo y lo hipócrita. Que me parece muy bien que luchen por erradicar desviaciones de los usos españoles, me parece bien que no quieran que se llegue, por ejemplo, al numero de abortos en clínicas que tienen Rusia, Alemania, Holanda y otros paises. En cambio lo que no se puede, es focalizarse en criticar un programa de televisión; no son estos los problemas de la sociedad, y menos en los que un conservador debe reflexionar.

Bueno, cuando escribí esta anotación sólo quería establecer un paralelismo entre los "argumentos televisivos" del programa, y las fuerzas esenciales que según Freud configuran la personalidad del ser humano...

A BORIS:Creo que tienes la muy fea costumbre de querer sacar del armario a todo aquél famosillo que sale por televisión.Cada uno es libre de manifestar su condición sexual o no.Aparentemente eres muy liberal y tolerante pero la realidad no es esa.Tomo por ejemplo al pobrecillo de BRITO,realmente te has ensañado con él.En definitiva,me parece bien que tu propagues tu homosexualidad a los cuatro vientos(de todos modos es evidente)pero ten respeto por aquellas personas,sean hombres o mujeres que no quieren revelar con que sexo se acuestan.