Pasar al contenido principal

Sobre países y mierdas

¿Existe algún país que no sea "de mierda"?
País de mierda, una página de David NavarroCircula por la red en los últimos días una página web (paisdemierda.org) en el que David Navarro, un español residente en Israel, realiza una llamada de atención sobre la manipulación con que los medios de comunicación abordan todas las noticias que tengan que ver con Israel. Como ejercicio de réplica, David ha elaborado su propio video, en el que España aparece caracterizada como un "país de mierda" por los siguientes motivos:
  • Octavo exportador mundial de armas
  • Malos tratos de género en aumento
  • Tasa de consumo de cocaina más alta del mundo
  • Xenofobia y agresiones por motivos raciales
  • Alto índice de fracaso escolar (30% en secundaria)
Además, el autor de la página ha montado otro video en el que contrasta las imágenes que las televisiones españolas ofrecen de Israel, con la imagen que él mismo tiene de este país. Después, se nos ofrece la posibilidad de responder un cuestionario donde, en contra de prejuicios establecidos, se pretende que Israel aparezca como una sociedad moderna y tolerante.

La página resulta desde luego interesante y sugerente. Ello no impide que tratemos también de buscarle el truco: para empezar, la selección de la información. Las imágenes, lo sabemos, son impactantes y no suelen favorecer el razonamiento. El video que nos presenta sobre España es tan falso como el que ofrece del Israel que él vive. Ni España es el rincón más miserable del planeta ni Israel es un remanso de paz. También está sesgada la información del juego. Podrían elaborarse cuestionarios similares que trataran de sacarle las vergüenzas o de mostrar una imagen determinada de España, Japón o EEUU. Y, por supuesto, también de Israel. Son las cosas de la estadística y el número. Total que Israel, probablemente, no tenga mucho que ver con lo que nos dicen los diarios y las televisiones, pero tampoco sea exactamente lo que uno se imagina si ve el video de David y contesta a las preguntas. Otra cosa es que el utilizar imágenes resulte, a este respecto, mucho más efectivo, pero lo de que una imagen vale más que mil palabras parece un dogma ya fuertemente arraigado en nuestra forma de pensar (o quizás habría que decir de no pensar, quién sabe...).

Dejando de lado la polémica, quizás habría que elaborar un enorme video (o una gran enciclopedia) alrededor de los países de mierda. O del mundo de mierda, que en definitiva lo engloba todo. Lo que quiero decir con esto es que por muy desarrollados, civilizados, modernos y tolerantes que nos pensemos, todos los países tienen aspectos a mejorar: delincuencia, pobreza, paro, racismo, drogas, miseria, hambre, analfabetismo, violación sistemática de derechos humanos... Es verdad que "las mierdas" varían de unos a otros, pero el que quiera presentarse a sí mismo como la punta de lanza de la humanidad no hace más que engañarse: que mire justo debajo de su trasero. La humanidad está aún a medio camino, estamos en la mitad de un parto de miles de años y ni siquiera podemos tener la certeza de que al final logremos alumbrar algo positivo. Aquella idea kantiana del "tosco esbozo" del presente en relación al porvenir puede aplicarse aquí: no te engañes, David, todos vivimos en un país de mierda. Otra cosa es que haya que matizar, y distinguir las de unos y las de otros, y que posiblemente haya países más ensuciados y otros que empiezan (y subrayo lo de empezar) a usar papel higiénico. Y ahí si entran en juego políticos, medios de comunicación, intereses económicos... cuestiones sobre las que hay que discutir con argumentos, y no sólo con videos.

Reflexiones sobre el video país de mierda Relacionado con estas noticias, meneame.net/search.php?q=pais+de+mierda, interesante post que reflexiona sobre el video en cuestión.

Me encanta cómo escribe usted. Me ha llamado la atención el final del penúltimo párrafo, eso de "...fuertemente arraigado en nuestra forma de pensar (o quizás habría que decir de no pensar..." Estoy pensando que hice muy bien en suscribirme. Le felicito.