filosofía, deliberación y pensamiento

Boulesis.com · Página inicial · Filosofía, deliberación y pensamiento
Estás en Boulesis.com > Boulé > Anotación: Soy un carcamal (tecnológico, claro)

Soy un carcamal (tecnológico, claro)

Qué le voy a hacer, si la tecnología me desborda · Internet


Desde los comienzos de esta página se ha mantenido una distancia un tanto crítica respecto a las nuevas tecnologías. Los lectores habituales lo saben, y abundar en enlaces relacionados con el tema no merece la pena. Pero es que de un tiempo a esta parte voy encontrándome frases, datos, hechos… que provocan que esta alergia (por otro lado, tan propia de estos días) se acentúe. Mi pensamiento estornuda más que mi nariz y mi sentido común me pica más que mis ojos. Y no me estoy refiriendo al circo de “expertos” en TIC que subidos al carro de la industria cultural (charlas, conferencias, cursos…) van vendiendo humo de feria en feria, de universidad en universidad. Dejésmosles hoy descansar, y que sigan buscándose en paz sus próximos bolos. Hoy voy a hablar de dos fenómenos que, puestos a acuñar palabras yo también me atrevo, quisiera calificar de “integrismo digital” y de “sentimentalismo digital”. Y todo esto concretado en dos frases: “La pizarra del aula, tal y como la conocemos hoy, desparecerá de aquí a cinco años” y “no sabes cuánto admiro tu trabajo, eres una referencia para mí”. Ninguna de las dos literales, pero muy aproximadas a lo que se puede escuchar y leer por ahí.

La primera está puesta en boca de un experto en pizarras digitales, encargado por otro lado de vender el encerado del mañana. Las conferencias que dan esta nueva casta de sabios a profesores tanto en institutos, como colegios, universidades y demás instituciones educativas, son tan numerosas que probablemente cause algún tipo de mal pasajero y llegue a nublarles un poco el raciocinio. Acompañados siempre de los últimos “gadgets” tecnológicos puede que ignoren la realidad (incluso arquitectónica) de muchos centros educativos. Alejados del aula y de las condiciones reales de muchos centros (¿acaso alguna vez dieron clase? ¿se acuerdan todavía de esa experiencia?) se convencen a sí mismos con este tipo de frases, tan lapidarias como integristas. Si cualquier profesor dice una fran igual de integrista, pero en sentido contrario (del tipo “la pizarra digital no vale para nada”) es defenestrado al momento. Puede que estos mercaderes tecnológicos reciban el apoyo político del MEC o de las Autonomías y que inunden los centros educativos de pizarras (dudo mucho que sea de aquí a cinco años), pero a la vez que sus bolsillos se llenan, los nuevos artilugios recibirán en más de un caso un uso residual e inadecuado. Y lo digo con conocimiento de causa, porque sé de centros que tienen arrinconada en cada aula una pizarra digital sin usar, mientras los profesores siguen agarrando la tiza todas las mañanas. ¿Se puede cambiar esta realidad en cinco años? ¿Cómo es posible que alguien que da una conferencia vendiendo un producto sea tan tremendamente partidista?

La otra frase a la que me refería puede encontrarse en muchísimas bitácoras, de las temáticas más diversas (desde los “edublogs”, como gustan denominarlas ahora, hasta las bitácoras personales, políticas, tecnológicas…). Ya me parece significativo que muchas de ellas tengan una categoría del tipo “bitácoras amigas”. ¿Qué significado tiene en este contexto la palabra “amigo”? Yo siempre me incliné a pensar que a lo largo de la vida se conoce mucha gente, pero el amigo es una rara avis, difícil de encontrar y más aún de conservar. Esa situación real se invierte en el mundo de las bitácoras: los enlaces son una forma de unión y relación que después se hace más profunda y estable con los comentarios. Gentes que jamás se han visto, establecen unos lazos afectivos que después reflejan en sus comentarios: eres un referente para mi, no sabes lo que me ha ayudado leerte, has impulsado muchísimo mi trabajo, me alegro mucho de tu éxito (¿?)… Cuando estas formas de exaltación de la amistad (virtual) se juntan con la frase del iluminado de la pizarra, me veo obligado a asumirlo: soy un carcamal tecnológico. Una persona decrépita y achacosa en lo tocante a la burbuja tecnológica, alguien que piensa que a la pizarra (y por supuesto A LA PALABRA) le quedan más de cinco años de vida y que está convencida de que la amistad y la efusividad sentimental es algo reservado para los amigos. Será que soy un nostálgico…

§ | Miguel | 31/May/2007 | 10:23 | Añadir comentario | Añadir trackback

Más anotaciones relacionadas

3 comentarios a “Soy un carcamal (tecnológico, claro)”

» Escribe tu comentario

¡Hola! Hoy en una hora libre entré en Planeta educativo y leí este post. La verdad es que no sé si lo de las ventas de pizarras digitales es tan descarado como comentas, porque nunca lo he visto en directo. Aunque sí que es cierto que su implantación será lenta…, quizás incluso se invente algo mejor.

En cuanto a la categoría “blogs amigos”, a mí no me parece tan mal, por eso la pongo. No hay que dar por hecho que no se conoce a los autores de los blogs amigos, pues yo sí conozco a los que enlazo, alguno es incluso mi mejor amigo, y si no conozco a alguno, tiene fácil solución porque nos vamos a conocer en pocos días. Esto es como lo de las “ciudades hermanas”, ¿nacieron del mismo útero? No sabemos, pero es una etiqueta que trata de dar a entender que hay un vínculo especial con esos blogs.

Por otro lado, dada la cantidad de tiempo que invertimos los profes TIC en nuestras creaciones, tampoco está tan mal si alguien te reconoce tu trabajo, o viceversa. Por ejemplo, yo he recomendado tu test de Aristóteles porque me gustó mucho, era preciso y claro. Te felicito por él, bueno, por Boulesis en general, aunque eso ya lo sabes.

Saludos.

§1 | Conchi | 31/05/2007 | 17:13

¡Hola!
Pues sí, lamentablemente es así: sé de buena tinta que hay quien apuesta por la desaparición de los encerados de aquí a cinco años. Y a la desvergüenza de que sean sus vendedores los que lo proclaman se une el apoyo de las políticas educativas, que eligiendo unas tecnologías están orientando la enseñanza necesariamente en una dirección. Qué pasa con las asignaturas que no sean explicables a través de las pizarras es otro cantar.

En cuanto al “buenrrollismo” bitacoril (valga la expresión), permíteme un símil: uno lee a Savater, pongamos por caso, y no se le ocurre llamarle amigo. Si la metáfora es válida, nadie se hace amigo de sus escritores o filósofos favoritos: acepto que estirando las palabras un poco un autor pueda “cambiarte la vida” (pensemos por ejemplo en los libros de autoayuda), pero como digo es una manera de estirar las palabras. Sin embargo, este medio incluye una trampa importante: la apariencia de relación personal. Se crea una especie de “falso consenso” (este concepto ya no me lo invento yo, está en la psicología social) y se establecen relaciones sociales basadas en la superficialidad. Al final se desgastan las palabras, los amigos son otra cosa distinta, también los amores e incluso, por qué no, las personas.

El ejemplo de “bitácoras amigas” pretende ser sólo un símbolo de esto. No quiero con ello criticar a todo el mundo que tiene en su bitácora esa “categoría”. Es al fondo, a una “mentira tecnológica” que se puede esconder por debajo a lo que dirijo mi crítica que, como siempre, es cuestionable, criticable y cualquiera es muy libre de aceptarla o no. Cada uno sabrá si, como es tu caso, detrás de las “bitácoras amigas” hay una estrecha relación o sólo un par de cañas comunes.

¡Saludos!
Miguel

§2 | Miguel | 31/05/2007 | 18:20

Sí, entiendo lo que dices. Por ejemplo, es verdad que puede haber gente que llega a un blog halagando con el único propósito de obtener recursos educativos, así si más. Eso me parece algo descarado. Pero otras veces puede haber cierta sintonía, de ahí que se llegue a titular “blog amigo”, queriendo establecer un vínculo entre los blogs, aunque sus autores no sean íntimos. Supongo que quiere indicar que se está en una misma onda, no se si ideológica, quizás sea eso.

Habrá de todo, como siempre. Relaciones de bloggers que sean interesantes y productivas, otras que no pasen del piropo interesado. Pero ahí es el autor quien debe diferenciar y hacer la criba, para distinguir unos de otros.

Nos leemos.

§3 | Conchi | 31/05/2007 | 22:42

Escribe tu comentario

Trackbacks a “Soy un carcamal (tecnológico, claro)”

Para marcar una referencia o hacer un trackback a esta anotación utiliza esta URL

-->