Pasar al contenido principal

Spinoza-Deleuze (Psv-Lyon)

Ética moderna, ¿superada?
PSV Eindhoven - Olympique LyonEl partido de Champions de hoy enfrenta a dos viejos amigos. Pero ya se sabe cómo son estas cosas: por mucho que uno pueda identificarse más o menos con el rival, llegado el momento hay que salir a por todas. Algo parecido podría sentir Gilles Deleuze al tener que enfrentarse con Spinoza, uno de los autores que mejor conoció el pensador francés, y sobre el que impartió diversos cursos monográficos. Sin embargo, en esto no es muy distinto el mundo de la filosofía respecto a lo que sucede en la vida diaria: por muchas simpatías que sintamos hacia una persona no podemos dejar de ver tampoco sus errores. Y es que las éticas de ambos son bien distintas... La ética de Spinoza es una ética decididamente moderna. No ya sólo porque construya su ética "a la manera de los geómetras" (con Spinoza y las éticas analíticas se alcanza quizás la mayor aproximación entre ética y ciencia) sino, sobre todo, por el racionalismo que rezuman las propuestas del autor holandés. Para él, el ser humano es fuerza (conatus), potencia que debe tratar de desarrollarse al máximo teniendo en cuenta las limitaciones que nos impone la realidad. Desde este punto de vista, la razón es la que debe marcar el rumbo, comprendiendo y aprovechando la fuerza de las pasiones y calibrando todos los obstáculos que la realidad nos va poniendo. La ética de Spinoza se acerca así a una mezcla de estoicismo y racionalismo, dejándonos a medio camino entre la resignación y el deseo. Deleuze construye su propuesta ética desde otro paradigma, desde un mundo filosófico completamente nuevo. Por ello, pese a ser un experto en la ética de Spinoza, Deleuze se mostró partidario de encontrar alternativas a una ética estrictamente racionalista y moderna. Deleuze pertenece ya a la polémica posmodernidad, en la que la ética va a necesitar anclajes complementarios, distintos a la denostada razón: los sentimientos, la voluntad, la imaginación, la literatura, el sueño... Deleuze no propone una ruptura radical con la razón, pero sí una ética más viva, revolucionaria, construida desde los despojos de la modernidad y la razón, desde la marginación y la protesta. Una ética alejada de la ciencia, una propuesta ética que supere los esquemas de la razón moderna. ¿Con cuál nos quedamos nosotros"

A vueltas con anteriores anotaciones, he encontrado un aforismo de Leonardo Da Vinci, que sorprende por su obviedad, pero que por alguna extraña razón hasta el filósofo más aguzado deja pasar de largo, como si su conciencia, en ese ánimo de conocer por conocer que se desprende de la cita de Aristóteles, se resistiese a ello: " ¿Cuál es la cosa que cesaría de existir si se la pudiera definir? El infinito, que sería finito si pudiera ser definido. Porque definir es limitar la cosa definida con otra que la circunscribe en sus extremos, de modo que lo que no tiene términos no puede ser definido." Dios es finito? Demostrar la existencia de Dios, conllevaría hacerlo finito, pero ello no sería Dios, luego por reducción al absurdo, no es posible la demostración de la existencia de Dios.

SIn desmeritar el comentario anterior, que me parecio bastante acertado, considero prudente leer bien antes de contestar pues justo ahora, se habla de un tema totalmente distinto a la existencia de dios. Apegándome al tema central, creo que la lógica y la razón constituyen una poderosa herramienta al momento de encaminar la ética, pero en libros como "El Príncipe" de Nicolas Maquiavelo y "Calígula" de Albert Camus (un libro bastante mediocre, de un autor ciertamente insípido, pero que cumple con su objetivo)se puede apreciar los efectos devastadores que podría tener este único camino. Por otro lado, en el mismisimo instante en el que la razón pase a llevar a los sentimientos, la voluntad e imaginación, y ésto llegue a importarnos, definitivamente se eliminaría su validez, únicamente cuando hablamos de la ética, la moral, los valores y las buenas costumbres, dado que éstas tienen tanto o más sentimiento, que razón.

Respescto a la definicion de infinito, y la paradoja finito-infinito el curso de deleuze sobre spinoza tiene cosas bastante interesantes, y quizas esa tesis de la imposibilidad de la paradoja pueda incluso tomar otro matiz que no sabria calificar.

cuando entre a este sitio entre por que me dician que hablaban de la existencia de dios bueno podrian ayudarme a buscar dato de esta pregunta ¿se puede probar la existencia de dios? filosofos: san alselmo, san tomas de aquino, pascal, spinoza y kant