Pasar al contenido principal

Tiempos de crisis

¿Historia o condición humana?
Crisis del pollo¿Alguna vez os habéis parado a pensar en la cantidad de crisis de las que estamos rodeados" Superamos la de las vacas locas, los pollos locos, y ahora la gripe del pollo. A nivel económico, la última "gran crisis" fue, quizás, la del 73, aunque después hemos sufrido otras. Eso sí: ninguna como la del 29. Hemos cerrado un siglo con dos guerras mundiales, y alguna vez hemos estado cerca de la tercera. Y nada más comenzar con este siglo, ya hemos tenido otra guerra, aunque no mundial, y las crisis políticas se suceden una tras otra (sin olvidar las guerras que no son noticia). Por no hablar de crisis "sociales" o incluso "morales": el racismo, la inmigración, injusticias desigualdades, marginación, paro... Y para terminar de rematar el asunto, las crisis personales: tragedias, depresiones, divorcios, peleas, discusiones. Y es que vivimos tiempos de crisis. De tan utilizada, la frase ha terminado siendo un recurso de emergencia muy utilizado. Si algo va mal, encontraremos rápidamente una crisis que lo justifica. Y yo me pregunto: ¿realmente vivimos años tan complicados" ¿O acaso nos dedicamos a "complicarnos" los años" Revisando la historia, me da la sensación de que una de las pocas constantes históricas de las que se puede hablar es precisamente esa: la crisis. ¿Alguien es capaz de encontrar algún momento histórico en el que no haya ningún tipo de crisis" Puede que este sentimiento sea, precisamente, una componente esencial del ser humano: de la crisis fundamental (¿Qué va a ser de mí" ¿Qué va a pasar mañana") vamos extendiendo la incertidumbre y la angustia a todas nuestras actividades. La historia es precisamente eso: un proceso, algo que pase. Y todo lo que se mueve está, en cierto modo, en crisis. Es malo si se para, malo si cambia su velocidad bruscamente... El hombre está hecho de un material frágil, que le lleva a sentirse desvalido, abandonado (de esto sabía mucho Heidegger) y por esto la crisis es una constante histórica. Siempre a caballo, entre dos sillas y mal sentado, entre un pasado incómodo y un futuro incierto, el ser humano recurre al lamento, renuncia a ser un nómada del tiempo y le da por pensar que está viviendo una situación exclusiva, original, crítica. Y yo me pregunto: ¿cuándo no estuvo el ser humano en crisis"

Muy buenas. Antes de nada decir que hoy no es el mejor día para hacer un comentario, pero me debo a mi compromiso, así que espero no desvariar mucho. Es curioso el comportamiento humano, siempre quiere ser el que más: el que más sabe, el que más tiene, el que más trabaja... incluso el que más sufre! Parece que es un deshonor el tener una vida más o menos fácil, y un mérito el tenerla complicadísima. No sé si esto se podrá extrapolar a los gobiernos, historiadores, economistas... pero uno se comporta en el trabajo como se comporta en la vida. Un saludo y hasta mañana. P.D. ¿Soy la única persona que cree que vive muy bien y que su vida, por lo menos hasta ahora, ha sido muy fácil?

Miguel: Creo que tienes razón en que a lo largo de la vida humana siempre ha habido cambios. Y que estos siempre han originado crecimientos o variaciones en ciertas facetas de la vida mientras que otra permanecían estáticas. Por una parte, si repaso mi vida (tengo 58 años), noto cambios continuos. Unos espectaculares, como los tecnológicos y todo lo relacionado con la comunicación. Otros no tan espectaculares quizás, pero profundos, como los sociales. No puedo hallar apenas casi ningún aspecto de la vida que no haya cambiado. Quizás donde haya habido menos cambios sea en el campo de la enseñanza, que no en el educativo. Pero cambios sustanciales, significativos, profundos. Junto al hecho ya vivido del cambio, están las expectativas. Éstas indican cambios mayores. La genética y la medicina son estiletes de posibles cambios más bien próximos. La alta población y las necesidades que suscitan indican cambios probablemente sustanciales en la naturaleza del planeta. Así que creo que no sólo hay muchos más cambios en la actualidad, aunque siempre los haya habido, sino que también tenemos una mayor expectativa del cambio y sus consecuentes efectos anímicos: ansiedad, etc. Sí creo en lo que comenta El Pelis en relación a que la vida actual es para quizás una pequeña o mediana parte de la población mundial, más fácil, no sé si más cómoda, más rica en posibilidades ... Pese a ello nos quejamos ysiempre queremos más. Esto es indicativo de las desigualdades humanas que, posiblemente, sean actualmente no sólo mayores, sino también más «visibles» o comunicadas a través de los massmedia. Son también un aspecto preocupante del o de los cambios.