Pasar al contenido principal

Un café filosófico en Valladolid

Filosofí­a en acción

Casi por casualidad, supe el pasado fin de semana de la existencia de un café filosófico organizado en Valladolid: se trata de Penicilina filosófica, una iniciativa puesta en marcha y coordinada por Óliver Álvarez, miembro de ASEPRAF. Para los que no estén familiarizados con este tipo de actividades, los cafés filosóficos consisten en reuniones abiertas en las que dialogar sobre cuestiones de corte filosófico sin apoyarse en las referencias a los libros o a determinadas tradiciones de pensamiento, sino tomando la vida cotidiana como fundamento. Cuanto menos especializado y más plural sea el grupo de participantes, tanto mejor: no es, ni mucho menos, una charla de eruditos o expertos, sino un auténtico diálogo filosófico de quienes tienen la propia vida y sus experiencias como mejor argumento. Los cafés filosóficos llevan celebrándose desde hace años en varias ciudades de nuestra geografía y desde hace algo más de un año le ha tocado el turno al vallisoletano, que viene a completar a iniciativas que están ya en desarrollo en ciudades como León, Segovia o Salamanca.

El café vallisoletano se celebra el primer domingo de cada mes a las cinco de la tarde en el bar Penicilino, uno de los locales con más solera de la ciudad. Allí se reúnen todos los interesados y comienzan a intercambiar opiniones en torno a un tema seleccionado previamente, y del que de una manera u otra se haya reflexionado durante las semanas anteriores. Todo ello, con una ventaja añadida: es posible seguir la evolución del café a través de un blog, por lo que se puede estar al tanto de los temas abordados y también de cuáles van a ser los siguientes que centren la discusión de los asistentes. Así el café encuentra en la red una prolongación valiosa e interesante, abriendo la participación a todo el que desee seguir sus publicaciones. Si de conversar se trata, qué duda cabe que un café ayuda, pero nada impide que la pantalla sea un vehículo adecuado para que el debate continúe, y la filosofía pueda ponerse en práctica de una de las maneras más genuinas y características.

En apenas un año de recorrido, los integrantes del café ya han logrado cierta repercusión en los medios de comunicación. Al poco de comenzar, se publicó un reportaje en El norte de Castilla, y unos meses después comenzaron a colaborar con el programa La alternativa, de Cope Cataluña, en el que quincenalmente se encargan de la sección El pensódromo. Por si todo esto fuera poco, celebraron su primer aniversario con la presencia de Óscar Brenifier, uno de los impulsores de este tipo de práctica filosófica, conocido en todo el mundo por su labor como organizador de talleres filosóficos, cafés y por su desarrollo de la filosofía para niños. Se trata, sin duda, de una excelente manera de adentrarse en la filosofía, concibiéndola además como una actividad abierta y participativa, permeable a las opiniones y argumentos de todos, no sólo de unos pocos especialistas que dominan el lenguaje técnico. Es de alabar y agradecer que iniciativas como estas existan y se consoliden como una de las formas de "hacer” filosofía.

[...] Un café filosófico en Valladolid: Casi por casualidad, supe el pasado fin de semana de la existenc... www.boulesis.com/boule/un-cafe-filosofico-en-valladolid – view page – cached Tweets about this link Topsy.Data.Twitter.User['boulesis'] = {"photo":"http://a1.twimg.com/profile_images/20816962/boulesis_logo_normal.png","url":"http://twitter.com/boulesis","nick":"boulesis"}; boulesis: “Un café filosófico en Valladolid: Casi por casualidad, supe el pasado fin de semana de la existencia de un café fi... http://bit.ly/cni11W ” 38 minutes ago view tweet retweet Filter tweets [...]

¿Y en Valencia no hay nada? Hace tiempo encontré una en el café "Le Pont des Arts", pero se suspendió justo después de haberlo probado. Si alguien se entera que me comente, por favor...

Pregunto lo mismo que se plantea en el comentario anterior ¿no hay nada semejante en Valencia? Estaría encantada si pudiese darme alguna referencia. Muchas gracias. Maribel