Pasar al contenido principal

Un interrogante: la involución (y "crónicas marcianas")

¿Seguiremos siendo siempre homo sapiens sapiens?
Homo Sapiens Durante estos días discuto en clase con los alumnos sobre el problema del origen del hombre. Uno de los aspectos que más llaman la atención es cómo unos cambios fisiológicos están relacionados con otros y la evolución dibuja una recta ascendente y gradual hacia formas de vida más complejas (en un sentido fisiológico o anatómico, y posteriormente, cultural). Y también resulta sorprendente que todos nuestros antepasados lograran sobrevivir en condiciones tan adversas, obligados a enfrentarse con el propio medio y con otras especies. En cierto modo, los humanos surgen a contracorriente, y se tienen que ganar con uñas y dientes algo que hoy consideramos natural, como es la supervivencia. Sin lugar a dudas, eran otros tiempos... Y la naturaleza, no era, ni mucho menos, esa madre de la que tanto nos han hablado. ¿Cómo un animal tan desprotegido como el homo sapiens sapiens logra sobrevivir" Todos sabemos que la técnica y la cultura jugaron un papel decisivo. La apuesta del hombre primitivo por la transformación de la naturaleza en su beneficio y por la acumulación de conocimiento multiplicó sus papeletas para la lotería natural. La cultura fue, y ha sido siempre, la gran revolución del hombre. A este respecto, los ilustrados no eran, ni mucho menos tan novedosos. Viéndonos hoy, cabe preguntarse: ¿qué lugar ocupa hoy la cultura" ¿Qué clase de cultura predomina en nuestra sociedad (o incluso en el mundo)" Si la cultura nos sacó de la lucha evolutiva, ¿puede su pérdida volver a introducirnos en ella" Recientemente, J.Sardá ridiculizaba públicamente a J.A. Marina (y en realidad a la filosofía, de la que habló en términos peyorativos) diciendo: "Si usted pertenece a la aristocracia intelectual, yo estoy orgulloso de ser un plebeyo". En este sentido, recuerda lo que decía Machado de los castellanos, "que desprecian lo que ignoran"... ¿Sigue siendo Sardá un homo sapiens sapiens o pertenece a otra nueva especie" Quizás hace tiempo que vivimos rodeados, sin saberlo, de otra clase de humanos, de una nueva especie, con nuevos rasgos anatómicos (la silicona y los implantes podrían ser una de sus singularidades, por poner un ejemplo) y con una característica que le distancia de aquellos monos que nos han hecho ser lo que somos. Por ponerle un nombre, podríamos hablar de homo nesciens. Por eso la boulé de hoy va a ser una especie de cuestión para todos los que la lean. Me gustaría que escribiérais en los comentarios rasgos en los que creais que la especie humana está "involucionando", es decir, yendo hacia atrás en la línea evolutiva , hacia comportamientos que no se daban (en la especie homo) desde hace 40.000 años. Además del sentido del humor con que lo podemos hacer, no estará exento de un tono ácido y crítico... Yo voy a tirar la primera piedra, además por boca de J.L. Arsuaga, que en una entrevista comentaba que vivimos en la primera época de la historia en la que se emplean más energías en comer que en pensar (obviamente en los países en los que la población tiene el alimento asegurado...). ¿Seremos en el futuro gordos y con las cabezas pequeñas" Hagan sus apuestas...

Pues rasgos de nuestros antepasados no se si tenemos, pero hay algunos que no se dan ni en nuestros antepasados ni en ninguna otra especie, por animal y salvaje que sea. El siglo XX esta plagado de ellos (y marcado por ellos), y en este siglo ya ni nos extrañan, los vemos cada día y a algunos les parecen muy normales y hasta necesarios. ¿Estas seguro de que la involucion no es positiva?

Antes que nada, gracias por tu participación. Y en cuanto a la pregunta, pues creo que todos esos fenómenos del S.XX a los que te refieres (supongo que se podría poner como ejemplo al holocausto judío) no son especialmente elementos que nos hayan hecho mejorar, sino más bien darnos cuenta de lo bestias que somos...

- Los chips que deben llevar los perros (obligatoriamente en Madrid) y algunos niños para prevenir secuestros. - El móvil va por fuera del cuerpo, pero en unos años será un implante. También dudo, como el anterior, si es una invo o una evo-lución. Me han dicho que Matrix 3 es muy mala. Gran bitácora!!! Felicidades.

Homos Nesciens... Conviven a nuestro lado por suerte o por desgracia. Pero de tanto verles, se nos difuminan sus rasgos. Han tramado un ardid para llegar a conquistar nuestros pensamientos. Muchos residen en Marte. Y salen por la tele. Los rasgos distintivos más ocultos... Quizás ese empeño por rozar a penas la superficie, vagando como sombras, ensordecidos para no oír la voz afónica de su conciencia. Algunos ya la han perdido por completo, otros la llevan colgando como un trapo, pisoteada por los que caminan a su lado. Muchas veces su apariencia es ¿normal?, pueden estar en este momento a tu lado. Tendremos que seguir vigilando.

Muchas gracias también a Ay y a Cogito ergo sum. Y otro comentario sobre lo de "invo" o "evo"-lucionar. Tener la posibilidad permanente de comunicarnos es evolucionar. Vivir pendiente de un móvil o estar colgado de los mensajes es involucionar, ¿o no? En muchos casos cuenta más nuestra actitud hacia las cosas, que las cosas mismas, ¿no?

Efectivamente, las cosas sin una mirada y una vida que las eleve de la ¿nada? son ídem. Pero quizás el "enganche" a esos instrumentos de comunicación se deba al vacío inmenso que nos hemos regalado por egoístas. Pendientes de un bip-bip verde en pantalla, un sobrecito, una melodía breve, 160 caracteres, un mensaje... Hemos digitalizado nuestro ser social. Pero nos afecta a todos, tú mismo estarás contento de tu web (no es para menos ;-) y supongo que se lo dirás a tus amigos, "eh! visitad la web". ¿Por qué? ¿No disfrutan ya de tu ser y compañía? ¿Qué das a conocer aquí esencialmente diferente de lo que muestras en vivo? Esa es la gran pregunta. Aislados unos junto a los otros, involucionando todos al unísono, sin mirarnos porque estamos tecleándonos frenéticamente mensajitos.Qué vértigo de e/in/revolución!

Muchas gracias una vez más por tu colaboración. Tengo que reconocer que sí, les digo a mis amigos (y a los que no son mis amigos) que visiten las páginas, pero no para sustituir la realidad. De hecho suelo quedar con ellos (y con la gente cercana a charlar, tomar un café... Y es que aunque disfruten "de mi ser y de mi compañía" nunca me dejan hablar de filosofía. Suelen decir que es una chapa, y que no les ralle. Esa es la peculiaridad de esta página. Poder hablar de filosofía (aunque no sólo de filosofía) sin censuras y sin reproches. Aquí me dejan mostrar el "lado filosófico".

Una de las más tristes in-voluciones del ser humano es su deseo (volere) de permancer únicamente en su interior, en su propio deseo, confundiendo así realidad e imaginación, libertad y necesidad; sometiendo todo su alrededor a su mundo de proyección interior, cosificando volitivamente el objeto externo a su conciencia. In-voluciona aquel que se revuelve en vueltas y vueltas (voluciona) en su propio interior, sin entender que hay otros "volismos", otros deseos,...