Pasar al contenido principal

Una canción contra y a favor

Americanismo y antiamericanismo en un mismo pentagrama

Se suele decir que la obra de arte, una vez terminada, no pertenece a su creador. La canción de hoy es un buen ejemplo: el autor la escribió en tono crítico, poniendo en tela de juicio el imperialismo y la participación nortemericana en la guerra de Vietnam. Una canción contra una política particular no tardó mucho tiempo en convertirse en una canción en favor de todo un país, una nacionalidad, una forma de ser y entender la vida. ¿Americanismo" ¿Antiamericanismo" ¿Se volvió la canción en contra del autor y cobró un significado no esperado" Con las nuevas tecnologías se termina de rizar el rizo: un usuario cualquiera de Youtube elabora un montaje con la canción ilustrada con fotografías de las fuerzas armadas. Todo un signo de la imposibilidad de controlar una obra de arte.

La imposibilidad de controlar nada. Tampoco la reflexión filosófica (v.g. Nietzsche y lo nazis). Cuando las palabras salen del teclado se despiden de ti y ofrecen "extrañeza". Tampoco la aritmética escapa al uso (veáse en "1984" el proceso de tortura en torno a los dedos de la mano:¿cuántos dedos hay? Cuatro o tres o diez o un millón). Quizás por eso la meditación y la escritura en general debe funcionar con supuestos kantianos y no consecuencialistas. ¿Cuándo una mentira es piadosa? ¿Cuándo produce el efecto o cuando sale de las manos-conciencia? El arte - incluida la filosofía - para el creador finaliza en el límite de su piel. Cuando llega afuera, "al afuera" o a las afueras, se convierte en un artefacto social que, como todo, moverán la fuerzas oscuras que rigen el mundo. Seamos generosos: a veces lo que creamos es adoptado por un gusano de luz y nos hace sentir orgullosos. (Nota: Leo tu libro - de la ética a la vida - y siento una extraña lejanía al pasar de la blog a la imprenta. Es un otro texto. Es hermoso ver las ideas en el marco sacramental del formato-libro, pero lo que cuentas escapa un poco más allá de tu intención, del espíritu que animó su creación. Es inevitable. Por cierto mi "nominación" en la introducción me sonroja. Gracias por salvarme en muchos ratos la cabeza y, encima, agradecerlo. En todo caso, ver mi nombre trascrito me hace sentir que ese del que hablas no soy yo. Vamos, ni de coña). Salud y librepensamiento, amigo.

¡Hola Luis! La nominación es agradecimiento sincero: de vez en cuando hay en este blog momentos de silencio en los que me da la sensación de que sólo tú lo lees. Alguna vez he llegado a pensar que escribía sólo para ti ;) La lectura a través del formato papel es, sin duda, distinta. En el blog el texto está más abierto a la discusión: en cualquier momento un artículo puede "incendiarse" de comentarios, aunque sea antiguo (cosa que por otro lado, no suele ocurrir, pero en fin alguna vez sí ha pasado). El libro, releido ahora tiene que ser continuado por el lector. Da más preguntas que respuestas. Eso sí, no te perdono que lo hayas comprado, pensaba llevarte un ejemplar para la próxima vez que nos veamos... así que ahora aumenta mi deuda contigo :D ¡Salud!