Pasar al contenido principal

Unión con el universo

A partir del examen de selectividad de Historia de la filosofía

En el examen de selectividad de Historia de la filosofía que ayer se les planteó a los alumnos de Castilla y León se proponía un texto de Bertrand Russell, en el que aparecía subrayada la expresión "unión con el Universo". Estas palabras le habrán resultado llamativas a más de un alumno entre otras cosas porque también deberían despertar cierta curiosidad entre cualquier lector de Russell. Si nos atenemos a sus obras más científicas, descubrimos un Russell cientificista: defiende el empirismo como alternativa al idealismo, pero eso no impide que amplíe, y mucho, los presupuestos de David Hume, abriendo mucho más campo a la explicación científica y abogando por la validez de ciertos conocimientos abstractos y lógicos. Todo ello cortando de raíz cualquier intento omnicomprensivo de la razón: que exista conocimiento abstracto no da validez a cualquier concepto abstracto y Russell no se cansó de criticar el pensamiento teista. ¿Cómo entender entonces esta expresión de Russell" ¿Qué significa "unión con el Universo""

La cuestión es más difícil de lo que pudiera parecer: si nos atuviéramos a la estricta filosofía del lenguaje de Russell puede que nos viéramos en la obligación de rechazar un lenguaje en el que se pueda decir algo así como "unión con el Universo". ¿Acaso es esta expresión un desliz filosófico de Russell" Ni mucho menos. Si leemos otras obras suyas, como La conquista de la felicidad, encontramos frases similares, en las que se pone en conexión al ser humano con la vida y el universo. Quizás el espíritu científico de Russell se apagara por momentos, y dejara volar su imaginación. Algo parecido le ocurrió a Witgenstein. Una de las proposiciones más conocidas del Tractatus nos recuerda que de lo que no se puede hablar, hay que callar. Eso no impide que en la parte final de la misma obra, defendiera que más allá de los límites del lenguaje hay algo que se muestra. No han faltado quienes interpretan la propuesta de Wittgenstein en clave mística. ¿Acaso habrá algo más haya de la razón que ha llevado a multitud de filósofos a incluir en sus propuestas una especie de misticismo racional escondido"

Unión con el universo. La razón me dice que todo está atado, que las acciones de unos influyen en las de otros, que nuestra presencia en el planeta tiene una fuerte influencia sobre su mantenimiento y desarrollo. ¿Será este sentido cercano a la ecología el que tenía Russell en mente" Más interpretaciones: compartimos la vida con el resto de seres que nos rodean, nuestro destino está ligado al suyo, así como al devenir regular de los planetas: ¿estaríamos entonces ante una exaltación de la vida" Una tercera posibilidad: el ser humano es expresión de la naturaleza, forma parte de la misma de una manera indisoluble. Una actualización del pensamiento de Spinoza a la altura del conocimiento científico del siglo XX. ¿Será esto lo que Russell quería decir" Llevando las cosas al extremo: Russell sentía que el ser humano puede estar íntimamente unido al universo que le rodea, identificándose con este cosmos que le incluye, le sobrepasa y le interroga. El hombre fundido en la naturaleza en una experiencia casi mística. ¿Es coherente esta interpretación con el carácter empirista y cientificista de Russell" Si la respuesta es negativa, ahí queda el desafío: explicar qué quiere decir para el autor inglés esa "unión con el Universo". La vida, más aún que la filosofía, está llena de misterios...

La expresión "unión con el universo" llamó la atención de mis alumnos cuando les presenté el texto en el examen (coincidí con la PAU). Hoy, una alumna que eligió el texto de Russell el lunes, volvió a comentarme el término. Ni entonces ni hoy he sabido dar una respuesta concreta a la expresión aunque tus propuestas me parecen llenas de sentido y coherencia. Sin embargo, a modo de divagación o meditación, podríamos enlazar con lo que se dice en la líneas anteriores y ubicar el sentimiento de la unión con el universo (pues, me parece, es un sentimiento) con el carácter dubitante y precario del humano. La precariedad de nuestras certezas - la cuasiseguridad de que pronto brotarán en nuestros modelos los estigmas del caos (falacias, antinomia, paradojas, incompletudes, indecibilidades, desamores....) - nos une a la percepción del universo que, a pesar de todo, manifiesta orden, de una razón que propone mundos posibles que se tornan probables cuando cae la posibilidad antigua que creíamos verdad y la experiencia ha roto. La unión con el universo, pues, es la apertura al orden que- como el claro de luna romántico - se asoma y se oculta en el devenir de la ciencia, siendo este fluir de orden-caos, verdad-apariencia, acierto-error un pálido reflejo del universo mismo. En definitiva la duda, cuando no nos hunde en el silencio o el misticismo, nos ofrece la experiencia de nuestra dependencia con lo real, eso que está ahí fuera de nuestros modelos y nos echa un pulso (¿por eso es realista, de esa manera un tanto extraña, Russell?. ¿Es esto re-ligación/ religión? ¿Atracción por "un misterio tremendo que fascina"? Si lo interpretamos de un modo pasivo - la unión con el universo como algo que nos atrapa y embarga - creo que no (para Russell). La religación filosófica-científica tiene un punto de soberbia y altanería que no se deja atrapar en la posesión de las experiencias místicas religiosas sino que responde al envite, siempre tira carta a la mesa... aunque sepamos que el universo gana porque tiene las cartas marcadas (¿y eso es realismo? ¿la creencia de que es el afuera el que marca las cartas?). Extraña cosa la filosofía también en Russell. Gracias, Miguel, por dinamizar la cosa.

¡Hola Luis! Pues una cosita te voy a decir: si tuviera que corregir tu examen (líbreme dios de tal reto...) te puntuaría la definición con la máxima nota, pese a no estar de acuerdo del todo. No veo yo a Russell muy en la línea de lo precario y lo dudoso. Me inclino más por la apertura al orden que tú mismo mencionas. Yo he sido mucho más "cobarde y gris": si te fijas en mi manera de enfocarlo, casi me escabullo del asunto. No sé yo si el mismísimo Russell hubiera podido contestar bien esta pregunta. Y es que creo que esa línea debería ir el examen: ver si se puede dar cuenta de los términos. Se le puede dar muchos enfoques a los conceptos que suelen subrayarse: más amplio es el abánico cuanto menos preciso y significativo es el término. ¡Salud!