Boulesis.com

Vasari-Hutcheson (Milan-Liverpool)

AC Milán - Liverpool FC. Final de la Champions LeagueDespués de casi 10 meses de [1] competición, por fin llegó la gran final de nuestra liga de campeones. En este tiempo han sido varios los temas tratados, y también muy diversos los pensadores que han ido pasando por aquí. Por eso, buscando precisamente la variedad y pluralidad de temas, hoy nos ocuparemos de una rama de la filosofía a la que no siempre se le presta la atención necesaria: la estética. Y para nuestra gran final, dos grandes figuras de la misma: por un lado [2] Giorgio Vasari, teórico del renacimiento, y por otro lado, Francis Hutcheson, representante del empirismo y fundador de lo que después se ha llamado [3] estética del gusto. La pregunta en torno a la cual enfrentaremos a ambos es bien sencilla: ¿qué es la belleza?

A grandes rasgos, se puede decir que para Vasari y para muchos renacentistas la belleza reside en la imitación de la naturaleza, recuperando así la ídea de mímesis de Platón. La belleza está en la realidad, es una propiedad de las cosas: del ser humano, de los animales, de los paisajes… La belleza termina convertida en algo objetivo, que no depende de mi percepción particular. Si la belleza está en las cosas, en la naturaleza, lo máximo a lo que puede aspirar el arte es a copiarlo. Cuanto más fiel sea el reflejo de lo real, más belleza habrá en el arte. Surgen así una serie de técnicas artísticas, como por ejemplo la perspectiva, que pretenden garantizar en todo momento que la aproximación del arte a la realidad sea máxima. Igualmente los criterios artísticos estarán permanentemente referidos a las cosas, a la naturaleza que el arte aspira a captar, y el arte se acerca, quizás como en ninguna otra época, a la ciencia.

Muy distinta será la tesis defendida por Hutcheson: para él, la belleza no está en las cosas, sino en el gusto, es decir, en el ojo que las mira. Es bello lo que agrada al sujeto, independientemente de lo que eso sea. La belleza pierde la objetividad renacentista, y se convierte en patrimonio del espectador del mundo. El objetivismo deja paso al subjetivismo. Para Hutcheson el gusto estético es el único criterio para llamar a algo “bello”: ¿acaso podríamos aplicar este adjetivo a algo que nos desagrada? Asumir que la belleza es algo que depende de la realidad y no del sujeto que la mira es olvidarnos de que ésta es una categoría humana, y no “real”. Es el hombre el que experimenta la belleza a través de su relación con el arte o con la naturaleza. Sin esta experiencia estética, en la que el sujeto tiene la última palabra, no es posible la belleza. La cuestión ahora es: ¿quién ganará esta gran final? ¿Está la belleza en las cosas, o depende de nuestra forma de mirar el mundo que nos rodea?


Anotacion impresa de Boulé: http://www.boulesis.com/boule

Enlaces que aparecen en esta anotación:
[1] competición: http://boulesis.com/boule/categorias/C0_13_1/
[2] Giorgio Vasari: http://es.wikipedia.org/wiki/Giorgio_Vasari
[3] estética del gusto: http://www.imageandart.com/tutoriales/estetica/estetica-fundamentos6.html

Click aqui para imprimir.