Pasar al contenido principal

Un árbol lleno de pensamiento

Grandes filósofos "colgados" por la navidad

La navidad es tiempo de encuentro y sorpresas. Ambas cosas aparecen en la felicitación de boulesis de este año. Por sorpresa, tres grandes filósofos se nos han colado en el árbol de navidad: Sócrates, Marx y Nietzsche. Un paparazzi de boulesis les pilló charlando de lo humano y lo divino... El que quiera ver la imagen, que siga leyendo la anotación.

¡Feliz navidad! (Boulesis.com - 2011)

Bastante simpático. Por cierto, no sé si sólo me lo parece a mí, pero.... no se parece Nietzsche con el super-hombre Jose María Aznar. En fin, un saludo a todos y a todas.

¡Hola Elías! No eres el primero que saca ese parecido, y hay incluso quien ha aludido a Hitler. Los peluches están comprados en esta página. Ya veremos qué uso le vamos dando. ¡Saludos!

Siempre recordaré cuando en mi niñez se acercaba la Navidad. Era tiempo de felicidad y de regocijo. Eso sí, nunca acerté a entender el porqué, y ante tanta felicidad y regocijo, mis padres nunca terminaban de sumirse completamente en dicho gozo. Era muy extraño, pero siempre existía en ellos cierto sufrimiento y dolor que a mí francamente me asustaba y me desconcertaba. Pensé, y cuando iba dejando la infancia atrás, que todo ello se debía a las presencias. Sí, esas malditas presencias. Ese hermano con el cual no te terminas de llevar bien, ese familiar pesado e incomodo, y que como cada año, acaba arruinando la fiesta……. Pero no, ahora que mi niñez empieza ya casi a difuminarse he comprendido la verdadera razón- el fundamento- de dicho sufrimiento y dolor. No, no eran las presencias las que los afligían, sino las ausencias, las que eran el verdadero motivo del sufrimiento y del dolor. Ahora sé que las sillas del comedor de mis padres se podían cubrir con nuevos tapetes y con nuevas personas, pero lo que no podían hacer, porque no forma parte de su esencia, era cubrir las ausencias. El problema de las ausencias es que son en sí mismas enigmáticas. Y lo son porque las “ausencias” siempre están “presentes”. Sí, la forma de presentación de la ausencia es la ocultación. Y es ese binomio presentación/ocultación el que es en sí mismo y por sí mismo enigmático. Ahora sé que la Navidad no es un tiempo de felicidad y de regocijo salvo en la más tierna de las tiernas infancias. Ahora también sé, que la Navidad, también es sufrimiento y dolor. La Navidad, y para los creyentes, es tiempo de regocijo. Dios ha nacido. La Salvación se ha encarnado. Lo que no deberían de olvidar esos mismos creyentes es que tras todo parto, y tras toda buena nueva, se encuentra, ya sea de forma patente o latente, sufrimiento y dolor. Se sea o no se sea creyente lo que no deberíamos de olvidar jamás es que no hay salvación (intramundana o extramundana) sin sufrimiento. Feliz Navidad, a todas y a todos. Eso sí, una Navidad sin sufrimiento no es verdadera Navidad. Y, entonces, y ahora sí. Felices Fiestas y Felices Navidades.

Grandes de deseos escondidos en los pliegues de pequeños muñecos. Sean caricias para el aún no nacido Un abrazo a todos los que pasean por el mundo boulésico. Que el niño dios y los dioses no nacidos os protejan y ofrezcan toda la fuerza para ese pensar sin dioses que es la filosofía. Salud y librepensamiento L

Feliz Navidad a todos y Feliz Año Nuevo. Un poco mayores los filósofos, estaría bien que vendiesen algunos más jóvenes. A ver si la filosofía va adquiriendo un hueco más grande en la sociedad, para promover el pensamiento crítico y humanista. Espero que disfrutéis estas fiestas junto a los vuestros y que el próximo año os traiga todo lo mejor.

Quizás tengas razón, Inés, pero no sé porqué me da que si "colgáramos" filósofos más jóvenes acabarían por "deconstruir" definitivamente dicho árbol. Así que mejor no "meneallo" Un Cordial Saludo