Pasar al contenido principal

El fin del mundo, el fin de la web

Fue bonito mientras duró... a no ser que los mayas se equivoquen

Solía ser tradición en esta web el depedir el curso publicando una felicitación navideña. Con más o menos acierto, se trataba de buscar una forma relativamente original. Este año los mayas han venido a romper esta costumbre: este será la última anotación del blog en el año 2012, por lo que existe una cierta probabilidad de que sea también el último texto de la bitácora. Si la mala interpretación de la profecía maya que circula por ahí está en lo cierto, hasta aquí llega la web. Esto se acaba. No da para más. Da la sensación de que los apocalípticos se han anticipado a los signos que nos obligan a pensar en negativo. Así que antes de entre en vigor la LOMCE la filosofía se extinguirá por sí misma, torpedeada por la desaparición de todo rastro de vida humana sobre el planeta. Demos, de momento, visos de credibilidad a los agoreros, y despidámonos en buena hora, no vaya a ser que el fin del mundo nos pille desconectados.

Ensayemos pues la despedida y hagamos balance. Adiós a todos los que diariamente visitan la web. Las estadísticas dicen que no son cuatro gatos, aunque tampoco una millonada de seres humanos. Esta misma bitácora, por poner un ejemplo, ha dejado de ser visitada en una cantidad más que signicativa, cifra que se ha ganado sin embargo en suscripciones. Personas que reciben, porque así lo han deseado, los textos en su correo y que desde allí leen o no, en función de sus intereses, lo que por aquí se cuenta. Se mantiene, pues, un cierto indice de lectura, aunque haya bajado significativamente la discusión. Se acabaron aquellas anotaciones que sobrepasaban sin problemas la decena de comentarios. Hoy, ya lo sabemos, la discusión no está en las bitácoras, sino en las redes sociales. Y seguir las vicisitudes de los textos por las mismas es, en las circunstancias actuales, un lujo que no me puedo permitir. Hay que agradecer, en cualquier caso, a todos los que, de una forma u otra, desde una u otra plataforma se acercan con alguna frecuencia a leer los "triparráficos" textos (normas de estilo del hacedor informático de la web) de este blog. Quiero pensar que la discusión no se mantiene en las redes sociales, sino en las casas, en los paseos, en los parques o en los bares. Aunque, siendo sinceros, hemos de dudar de que así sea.

Boulesis ha sido en este tiempo algo más que una bitácora. La sección didáctica acumula en estos momentos más de 350 artículos, entre apuntes, exámenes, comentarios de texto, etc. Incluye también documentos más extensos, pequeños ejercicios de Hotpotatoes, así como Webquest y Cazatesoros. Los mensajes que se han recibido en estos nueve años de trabajo señalan que buena parte de este trabajo ha sido de utilidad para alumnos y profesores, a los que hay que agradecer que se hayan decidido a utilizar en algunos casos los materiales de la web como un apoyo para las clases o incluso en algunos casos el material de referencia de las mismas. Es una pena que el fin del mundo llegue precisamente en el curso en que se ha logrado completar la oferta de textos prácticamente gratuitos para todos los cursos. Pero así son las profecías: les da igual ocho que ochenta. Lo que está claro es que al menos este fin del mundo no nos va a pillar desprevenidos: gracias a todos por venir, ha sido un auténtico placer (filosófico). Y si los apocalípticos nos dejan, quizás nos encontremos en 2013, retomando la actividad filosófica, y esperando con temor y temblor la llegada de un más que probable apocalipsis filosófico: la aprobación de la LOMCE. En lo que eso llega, no está de más ir revisando las aportaciones en defensa de la filosofía que se han realizado desde diversos blogs. ¿Llegará el fin del mundo o el fin de la filosofía" ¿Es posible que ambos sobrevivan a los oscuros acontecimientos que se avecinan" Lo veremos. Despidámonos por ahora a la manera en que suele hacerlo un buen amigo de esta web: Salud y librepensamiento.

Si no fuese porque no creo en las profecias y porque mantengo la esperanza en que podamos frenar la LOMCE, me echaba a llorar ahora mismo. Te ha quedado una entrada muy bonita y emotiva. Y yo creo que sí, que en algunos casos las discusiones siguen en los bares, los parques y las calles. Saludos

pues esto que me cuentas es el consuelo que me queda a la cantidad de horas que llevo metidas en el blog. Si se prolonga en un aula, en un bar o una calle, hace que merezca la pena mantenerlo activo. Parece que, de momento, nos están respetando los meteoritos ;)

Hola Miguel. A la LOMCE todavía le queda recorrido parlamentario. Sin duda, la Filosofía va a ser una de las grandes perjudicadas de la Reforma educativa, pero mientras hay vida hay esperanza. Quizá me equivoque, pero me ha dado la impresión de que no vas a seguir con tu página web. Si es así, espero que reconsideres tu posición. Tú web es de las mejores en su campo. Y si no es así, me alegro. Que pases unas felices fiestas. José Manuel Campillo

¡Hola José Manuel! Aunque a veces no da tiempo para todo, en realidad la anotación pretendía jugar irónicamente con el fin del mundo de los mayas, el desastre apocalíptico de la LOMCE y una eventual despedida que ambos sucesos podrían significar. De momento no me planteo cerrar la web o dejar el blog, aunque es cierto que si la filosofía prácticamente desaparece del sistema educativo no sé si esto tendría mucho sentido. Así que como hemos superado el día del fin del mundo, en enero volveremos a publicar... en cualquier caso, gracias por tus comentarios sobre la web.

Miguel, los cálculos inexactos sobre el fin del mundo nos permiten seguir escribiendo comentarios asi que aprovechando esa entrada que sonaba a despedida, me gustaría decirte que las palabras que vienes escribiendo son para mí una dosis diaria de pensamiento. No soy profesora de filosofía pero agradezco encontrar todos los días en el correo una reflexión de más de 140 caracteres. Unos días me resultan más interesantes, otros menos, pero forman parte de mi rutina y celebro que no te plantees dejar el blog. Y me gustan especialmente las fotos, esas miradas diferentes que pueden dar lugar a muchas, muchísimas palabras y discusiones. Muchas gracias y feliz año nuevo.

A veces las críticas a la situación en la que se encuentra la asignatura de filosofía en el sistema educativo a lo largo de los últimos años se me parece bastante a la crítica de los actores españoles con respecto a la situación del cine Español. Sí, ese cine español que a veces es salvado gracias a películas como Torrente.

¡Hola Elías! La comparación no es tan descabellada como pudiera parecer, y creo que entre el profesorado es necesaria la autocrítica. Ya hemos hablado alguna vez de eso por aquí, y algún día habrá que retomar el tema. Lo que sí te agradecería, tomándonos en serio la comparación, es que me des alguna pista: ¿Quién sería el Torrente de la filosofía? Porque me da en la nariz que, a diferencia de los actores, nosotros no tenemos un "Torrente" que echarnos a la boca... ¡Saludos! Miguel.

¡Hola Miguel! Los actores españoles (me refiero tan sólo al colectivo apesebrado) no hacen sino hablar de las virtudes del cine español: compromiso social, calidad, creatividad… que está a la misma altura, presumiblemente, que cualquier otro cine foráneo (dejemos a un lado la xenofobia de dicho colectivo). Pero eso sí, resulta que lo que salva al cine español son películas como Torrente. Pero esa salvación es tan sólo de tipo económico, y no, y como ellos pretendían, en calidad, creatividad y compromiso. No se trata por tanto de que la salvación de la asignatura de filosofía pase por un determinado plan de estudios sino que pase por una asignatura de filosofía basada en el compromiso personal con la verdad, en el compromiso con la sociedad, en la calidad y en la creatividad. Una asignatura de filosofía (en realidad, la filosofía pura y simplemente) no se salva por un determinado plan de estudios. ¿Cuál ha sido la calidad, compromiso y creatividad de la filosofía en España en los últimos siglos? Y no será por falta de planes de estudios y de reformas. Lo que yo pretendo decir es que la calidad, compromiso y creatividad de la filosofía no pasa por un determinado plan de estudios a modo de un “Torrente” que barrerá los detritus anteriores. Si alguien quiere ver en un determinado plan o en una determinada asignatura al Torrente que salvará a la asignatura de filosofía, y por ende, a la filosofía, se equivoca de medio a medio. Dejando a un lado a los filósofos-juristas del siglo XVI quizás la filosofía española no ha conocido una mejor época que la vivida en la conocida como Escuela de Madrid (Ortega, García Morente, Zubiri, José Gaos..). Y prácticamente partieron desde la nada ¿Cómo fue posible tal logro? No digo yo que la política de becas para estudiar en el extranjero y planes de estudio ayudasen a ello. ¿Pero alguien cree que todo ello fue posible solo por ello? ¿Dónde están los nuevos filósofos, los nuevos intelectuales, aquellos que están llamados a liderar a la sociedad en la época que nos toca vivir? ¿Por qué ya no están? Ahora, y sin más, les dejo con un texto que puede servir para la autocrítica. “Lo difícil del caso es que la filosofía no es algo hecho, que esté ahí y de que baste echar mano para servirse a discreción. En todo hombre, la filosofía es cosa que ha de fabricarse por un esfuerzo personal. No se trata de que cada cual haya de comenzar en cero o inventar un sistema propio. Todo lo contrario. Precisamente por tratarse de un saber radical y último, la filosofía se halla montada, más que otro saber alguno, sobre una tradición. De lo que se trata es de que, aun admitiendo filosofías ya hechas, esta adscripción sea resultado de un esfuerzo personal, de una auténtica vida intelectual.Lo demás es brillante "aprendizaje" de libros o espléndida confección de lecciones "magistrales". Se pueden, en efecto, escribir toneladas de papel y consumir una larga vida en una cátedra de filosofía, y no haber rozado, ni tan siquiera de lejos, el más leve vestigio de vida filosófica. Recíprocamente, se puede carecer en absoluto de 'originalidad' y poseer en lo más recóndito de sí mismo, el interno y callado movimiento del filosofar…..” - Xavier Zubiri-

No se puede aún seguir oyendo la "topicología" barata que nos trae el amigo elias; basta ya por dios; comparar la denigrante posición de la filosofía con la "cursilería" ñoña del cine español que se queja de subvenciones; vamos a ver, ¿pero es que en este país muchos no se enteran de que la filosofía es una especie en extinción que precisamente lo está debido a charlatanes que siempre abogan por la verdad, el compromiso y la salvación? ...que la filosofía no quiere liderar nada, que no es responsable de la calidad de nada, que no es pura ni lo ha sido nunca, que trata de estudiar todas las ciencias y ninguna en particular, que no reforma cabezas como si fuese una empresa de construcción, que no puede partir de la nada, que la época heroica social pertenece a la mitología de la religión cristiana, que "ello" no lleva a "ello", que roza el suelo más de lo que muchos se creen, que no necesita lecciones de autocrítica, que su logos es primario, que no somos moralistas, que la filosofía está instaurada ya en la sociedad, que se necesita que los voceras de la verdad dejen de ser tan egoístas en "su" esfuerzo personal y dejen de lanzar piedras para otros,que la tradición de la filosofía siempre está en ruinas, que el tiempo filosófico se va renovando, que no cuenta la tradición más allá de las ruinas que deja, que no somos moralistas, que no deseamos ser catedráticos con almendras en los bolsillos,que no queremos ser auténticos, que no vamos de la mano de personajillos con complejo de obispo,....si dejamos que otro régimen no filosófico nos explique los “objetos” las palabras no tendrán sentido humano, sino divino, mítico o lo que se quiera, y nos quedamos en automatismos y metafísica real.