Pasar al contenido principal

Huelga estudiantil

Tres días de teatrillo educativo

Culmina hoy el segundo ciclo de huelga de tres días convocado por el sindicato de estudiantes. No es muy habitual que se convoquen tres jornadas de huelga seguidas, y menos aún que en un mismo curso escolar se haga esto dos veces. Pero así somos en este país: a buen seguro los dirigentes de este sindicato habrán encontrado en estas convocatorias, y en las que vengan, la mejor alternativa y solución posible a los recortes educativos y especialmente a la LOMCE que tantos y tan diversos recelos está levantando a lo largo y ancho del país. Creo que la huelga es una medida de otro tiempo y que hay otras formas de presionar o de actuar. A esto se le suma que tres días consecutivos, que son seis si los sumamos a los tres del primer trimestre, son ya un exceso para temarios extensos, especialmente para aquellos alumnos que dentro de cuatro meses se van a estar jugando su futuro universitario en las sencillas y temidas P.A.U. Pero como lo que yo piense no viene mucho a cuento, y la convocatoria se enmarca dentro de lo que la ley permite, el comentario de hoy pretende ir en otra dirección: la pantomima y el teatrillo en el que se convierten los centros educativos en estos días de huelga.

Hablemos de la teoría y de la práctica. Por lo que nos han contado, la ley prevé el derecho de huelga para los estudiantes a partir del segundo ciclo de la secundaria. La misma ley, por lo que se ve, recoge el derecho a la educación de aquellos alumnos que no quieran hacer huelga. Deben estar atendidos en clase, con su profesor correspondiente. Pero con una salvedad: todos aquellos que deciden secundar la huelga no se pueden ver perjudicados por esta decisión, por lo que no se puede avanzar materia. La ley estaría fijando así una excepción bien curiosa: mientras que cualquier trabajador que realiza una huelga se ve perjudicado en su salario por su decisión, el alumno que no acude a clase para ir a una manifestación no pierde materia. El profesor no puede hacer nada que afecte a las posibilidades del alumno de superar la asignatura con éxito. La huelga estudiantil sale gratis total, a no ser que tuviéramos algo de lo que este país carece: una valoración positiva del saber y la cultura, de manera que perder tres días de escuela son tres oportunidades menos de aprender algo nuevo. Una manera de ver el mundo totalmente utópica para lo que es la realidad social y educativa española.

Así las cosas, lo que dice la ley tiene que llevarse a la práctica en los centros. Vayamos entonces a la práctica: el día a día de cualquier jornada de huelga estudiantil se convierte en una especie de pasatiempo simulado de seriedad. Ir a una clase en la que debiera haber 20, 25 o 30 alumnos y encontrarse con 4 obliga al profesor a buscar algo que hacer que no avance materia. Las estrategias están ya manidas: se les manda preparar los próximos ejercicios que se vayan a hacer en clase, se busca una película o un video que pueda encajar bien con lo que se está explicando o se enchufa a los alumnos al aula de informática para que maten la hora que tienen por delante consultando su correo electrónico, actualizando su red social favorita, o leyendo la prensa deportiva. Teatro. Dar un tono de seriedad o de "educación" a algo que no lo puede ser nunca: si falta una mayoría aplastante de alumnos cualquier instituto de enseñanza secundaria se convierte en guardería. Algo que tendría una solución sencilla: si los estudiantes quieren hacer huelga, adelante. Que convoquen las jornadas que estimen convenientes, ya que es una medida legalmente prevista y forma parte del sistema democrático. Pero lo que no tiene mucho sentido es que no se pueda avanzar materia, que no se pueda explicar, que obligatoriamente haya que "paralizar" la actividad diaria del aula. Esto vulnera los derechos de los alumnos que sí asisten a clase, sea uno, dos o cuatro. Otra cosa es que los derechos de estos le importen a alguien. O quizás haya otra forma de mirarlo: la enseñanza fundamental de estos días es la de la actuación. Aparentar lo que no es. Dar seriedad a lo que no la puede tener. Algo no muy distinto a lo que hacen los huelguistas, por otra parte.

Estupendo comentario!!! Mi opinión personal,solo una opinión que no pretende ni espera ser acogida mayoritariamente entre los colegas docentes, es que, en el periodo que convencionalmente denominan "democrático", se han reproducido en el ámbito docente algunos modelos de comportamiento, el "derecho a la huelga" entre otros, que, siendo discutible su ejercicio en el ámbito social, son nefastos en la educación. Así, opino, los valores morales, éticos, sin entrar a debatir en que consistan ni quien los determine, ese es otro problema, pero que en cualquier caso son necesarios en un grupo social coherente, se difuminan en la educación. Es,repito, una opinión de un hombre de otro tiempo. Saludos

"Por lo que nos han contado" "La misma ley, por lo que se ve" Demasiada vaguedad en un tu comentario. LOE: Disposición final primera. Modificación de la Ley Orgánica 8/1985, de 3 de julio, reguladora del Derecho a la Educación. 5. Al artículo 8 de la Ley Orgánica 8/1985, de 3 de julio, reguladora del Derecho a la Educación, se le añade un nuevo párrafo con la siguiente redacción: «A fin de estimular el ejercicio efectivo de la participación de los alumnos en los centros educativos y facilitar su derecho de reunión, los centros educativos establecerán, al elaborar sus normas de organización y funcionamiento, las condiciones en las que sus alumnos pueden ejercer este derecho. En los términos que establezcan las Administraciones educativas, las decisiones colectivas que adopten los alumnos, a partir del tercer curso de la educación secundaria obligatoria, con respecto a la asistencia a clase no tendrán la consideración de faltas de conducta ni serán objeto de sanción, cuando éstas hayan sido resultado del ejercicio del derecho de reunión y sean comunicadas previamente a la dirección del centro.» "todos aquellos que deciden secundar la huelga no se pueden ver perjudicados por esta decisión, por lo que no se puede avanzar materia" ¿Dónde se dice esto? En fin, Pésimo comentario!!!

Admiro la acción y la lucha de los jóvenes huelguistas y lamento la indolencia con la que el colectivo de profesores contempla el desmantelamiento de la Educación Pública y la prostitución reaccionaria de la educación. Sin agallas para convocar y secundar una huelga semejante acallan su cobardía con discursos de paternalismo estúpido.

¡Hola José A.! pues te cuento: lo de que no se puede avanzar materia son las instrucciones recibidas en el centro. Y con las mismas te digo: en otros centros, con otros servicios de inspección, se reciben instrucciones contrarias, argumentando que no hay legislación al respecto. De ahí la vaguedad, que era pretendida: por lo que yo sé, tampoco hay ninguna ley que diga que no se puede avanzar materia, pero al final, para bien o para mal, cada dirección provincial de cada autonomía funciona según interpreta la ley. Y conocía ya el artículo 8 de la LOE, aunque te agradezco la cita. Por otro lado, te diré que personalmente no admiro la acción y la lucha de los jóvenes huelguistas que me parece demagógica. Y si mi comentario te parece pésimo, no me parece muy acertado decir que hay una "prostitución reaccionaria" de la educación o un "desmantelamiento". Aunque puestos a exagerar, se pueden decir cosas peores. Eso sí, te agradeceré que no descalifiques con (des)calificativos como "paternalismo estúpido". De lo que yo hablaba en la anotación, era de otra cosa.

Hola Miguel. Muy deprisa que me voy. Si no hay ninguna ley que diga que no se puede avanzar materia gran parte de tu argumentación se viene abajo. Tu comentario puede ser tan malo como anteriormente estupendo por eso no te preocupes. Donde hay “prostitución reaccionaria” y “desmantelamiento” es en el anteproyecto para la reforma de la ley orgánica que regula la educación en este país LOMCE (03-12-2012), que es lo que motiva la huelga, debí explicitarlo, no en tu comentario. No creo que los jóvenes necesiten de la demagogia, los políticos, quizás, sí. ¿Y la actitud de los profesores? En lo del “paternalismo estúpido” efectivamente sobra lo de estúpido sólo motivado por el contexto, pido disculpas por ello. Un saludo

En mi centro: profesores observando por las ventanas de la Sala, cual vieja del visillo, cómo se concentraban en la puerta del IES los alumnos. Pocos salimos a darles nuestro apoyo y solidarizarnos con sus reivindicaciones, el resto quedó buscando por internet el traje de carnaval para su niño, hablando de ropa de Zara, leyendo periódicos, tomando café, alegrándose de no tener ningún alumno a esa hora o maldiciendo al tonto de siempre que también esta vez no ha hecho huelga y hay que ir a atender. Ayer jueves algunas de estas lacras para nuestra profesión vestían impolutas camisetas verdes en defensa de la educación pública. Un día toca disfrutar de que hay pocos alumnos y otro pase de modelos verdes. Hoy viernes estarán con la mirada en el reloj esperando el fin de su última clase para desparecer del centro por 4 días y no pensar en nada. ¿Respetan la profesión como para luego debatir acerca de si el alumnado tiene derecho a la huelga o si se puede o no avanzar materia? Temas menores. Primera necesidad: que nos tomemos nosotros en serio la profesión, que eduquemos. Aprovecho para recomendaros el Carne Cruda del pasado martes, los filósofos y la educación: http://www.cadenaser.com/sociedad/audios/carne-cruda-hacemos-propuestas-regenerar-democracia/csrcsrpor/20130205csrcsrsoc_12/Aes/

Totalmente de acuerdo con el último comentario, a los chavales hay que educarles y no hay mejor ejemplo que nosotros y nuestra actitud. En mi centro pasó lo mismo.