Pasar al contenido principal

Aulas vacías

Primera huelga de estudiantes contra la LOE
Muchos de los que nos dedicamos a la enseñanza, hemos acudido hoy a nuestro centro de trabajo para estar toda la mañana con los brazos cruzados. Un amplio grupo de esa ciudadanía (¿crítica") que tanto pretende potenciar la ley ha decidido convocar una huelga para el día de hoy, que será seguida en muchos centros. Una vez más, un nuevo colectivo se suma a las protestas contra la ley. Por si fuera poco, se lleva varios días hablando de la manifestación que se celebrará este sábado en contra de la ley. Por motivos muy distintos, amplios grupos de profesores, sindicatos y alumnos han dejado bien claro ya su rechazo a esta ley nacida del "consenso". Y menos comprensible aún resulta que todos, absolutamente todos, están de acuerdo en la necesidad de un pacto de estado por la educación, una nueva ley en la que lograr acuerdos con un compromiso de mantenimiento de los mismos. ¿Acaso tiene "prisa" nuestro gobierno por tramitar una ley, cuyo texto fue ya ampliamente criticado por el consejo de estado" ¿Por qué no dedicar varias legislaturas (gobierne quien gobierne) a que una mesa permanente trabaje en el texto de una ley con vocación de permanencia" Es tremendamente sencillo, señores políticos: basta con sentarse a hablar, comenzar a buscar problemas en nuestro sistema educativo, proponer soluciones dialogadas, y acordar aquellas que nos parezcan más oportunas. Y esto dando oportunidad de participación a todos los colectivos: profesores (de todas las materias, por supuesto), padres, alumnos, sindicatos. Por eso precisamente sería un trabajo largo y pausado, porque es necesario escuchar todos los argumentos y propuestas, debatirlas y decidir sobre las mismas. ¿Por qué no dejar trabajar a una mesa semejante a lo largo de varios años, sin interferencia alguna del gobierno de turno (porque realmente se gobierna "por turno", en este país como en todos los demás...) ¿Es esto una utopía" Considerando la clase política que hay en nuestro país, parece que sí. Y también parace que estamos condenados a sufrir una nueva ley, que será rápidamente revocada y reconstruida por la reforma que plantee el próximo gobierno. Así que el año que viene o dentro de dos a más tardar, seré profesor de educación para la ciudadanía. Hablaré en clase de los derechos de los ciudadanos, y también de los deberes. Y entre los deberes de todo ciudadano está el cumplir responsablemente con su profesión. La profesión de un político es acordar leyes duraderas, no imponerlas. Los mismos que crean la ley, nos dan buenos ejempolos a todos los futuros "educadores en la ciudadanía" de lo que no debe hacer un ciudadano. Y mientras, otros ciudadanos, nuestros alumnos, se quedan en sus casas o se echan a la calle para ser ignorados por quienes tramitan las leyes.

Es absolutamente necesario ese pacto. Pero me temo que esta vez hay una parte más empeñada en la confrontación que en el acuerdo. Y además tienen un gran poder mediático. Las protestas contra la LOCE no fueron objeto de la más mínima atención por los periódicos y cadenas de televisión que ahora convierten cada día en portada a organizaciones y colectivos desconocidos.

Estoy de acuerdo con vosotros en la necesidad de un pacto. Lo que propones, Miguel: una mesa en la que se sentaran todos los sectores que tienen algo que decir en el tema, y durante el tiempo necesario. Si yo estuviera en esa mesa, propondría partir de dos ideas: primera, es necesario volver a pedir a los estudiantes esfuerzo y dedicación, cosas ambas que no se pueden dar sin cierta disciplina (palabra que, no sé por qué tiene tan mala fama); segundo, la religión no tiene nada que ver con la educación, se podrá dar en los colegios que la quieran, pero es absurdo equipararla a las otras materias. Quizá si partieramos de esas dos ideas lograríamos al menos comenzar a elaborar una ley de educación que no "cayera" a cada cambio de gobierno.

¿Realmente nuestra contribución a la cosa es decir que hace falta un pacto, que hay que exigir esfuerzo y que la religión no es un saber equiparable? Sigamos arregalndo el cosmos:¿ la solución al problema de las revueltas francesas? Es necsario un pacto, hay que vindicar el esfuerzo y la religión no es valor equiparable a otros valores republicanos. ¿Y la solución al problema de Irak - si Irak es un problema? Es necesario un pacto, es preciso más esfuerzo por parte de todos y la religión no puede tomar el centro del debate. Podemos decir - añadiendo - qu ehace falta más filosofía. saludos

Luis González: Vamos a ver, ¿te has leído la entrada de Miguel? ¿Has leído mi comentario? ¿Estás seguro de haber entendido ambas cosas? Porque, francamente, por tu comentario parece que leer has leido por encima, y entender, pues yo diría que no mucho.

J.C. (y demás): perdón por no leer, perdón por no comprender, perdón por mi aburrimiento, perdón por desconfiar cada vez más del diálogo, la comunicación y el pacto. Perdón por creer que la cuestión de la religión en la escuela - tal y como hoy está el patio - es un asunto menor (y estúpido). Perdón por estar hasta los huevos de oir en la evaluaciones: "Pepito suspende porque es cortito o porque no se esfuerza poquito" (no hay más: o los genes o la voluntad --- Por cierto, ¿por qué no sustituímos el trabajo pedagógico por la ingeniería genética y la farmacopea. Alumnos altos y rubios como la cerveza, esforzados, con cultura de la disciplina y muy, muy inteligentes). Perdón por creer que al margen de la ley la fuerza de voluntad(o las ganas) del profesor es también un elemento clave. Perdón, quizás, por ser pusilánime. Perdón por pedir perdón y hasta por ser un tonto que, después de ver el mundo, se ha hecho dos tontos. Por cierto, estoy de acuerdo con ustedes.¿Cómo no estarlo? Pero ya saben, el tedio es mucho y la fuerza poca. Salud y escuela

Bueno, Luis, no hace falta que pidas tantos perdones. Particularmente, estoy de acuerdo contigo en que la enseñanza de la religión es un tema menor. Cuando las pruebas de Pisa son, año tras año, ocasión para la vergüenza, cuando los niveles de fracaso escolar suben al mismo ritmo que descienden los niveles educativos, cuando se puede promocionar automáticamente, cuando se puede obtener el título de secundaria con dos asignaturas suspensas... Son demasiados "cuándos" como para dar tanta importancia a la enseñanza de la religión. Es un tema polémico, sí, pero creo que centrar todo el debate en eso puede obedecer a intereses políticos para desviar la atención respecto a los verdaderos problemas de nuestra educación, que no son abordados de un modo contundente. Y completamente de acuerdo contigo: también nosotros, los profesores, tenemos que aplicarnos el cuento, y cuestionarnos qué podemos hacer. No es por echar balones fuera, pero ese desánimo que criticas puede venir impulsado por una ley que nos ignora, nos desprotege y nos convierte en casi en "burócratas educativos"... Así que, Luis, mucho ánimo y mucha fuerza.

Los alemanes sufrieron un infarto de corazón cuando hace dos anos en el estudio Pisa aparecieron en lugares inferiores a los acostumbrados. Los mayores problemas que tenían eran extranjeros no integrados, desnivel social y desinterés de muchos padres por la educación de sus hijos. En dos anos han implantado enormes medidas para corregir esto no solo en la escuela, sino en la sociedad: en la televisión se pueden ver programas en los que pedagogos ensena a los padres cómo educar. En ningún caso se ha bajado el nivel educativo: muy al contrario se ha subido y mucho y en todos los círculos políticos, incluso en los más progresistas, se habla sin ninguna vergüenza de subir, por un lado, el nivel en general y de ayudar a los padres en esta tarea. Y por otro lado, de organizar colegios especiales para élites intelectuales, como los ninos superdotados. Y todo ello en dos anos. En ningún caso se les ha ocurrido decir tonterías del tipo de que si un nino suspende es por culpa del maestro, o que la ensenanza de la religion sea aquello de lo que depende el nivel escolar.

Me parece muy bien que no se quiera tocar la religión porque eso puede molestar a alguien , pero como el tiempo no es ilimitado en enseñanza ...como decía aquella ..mientras ....no barro , si hay tres horas de Matemáticas y dos de religión ¿Me quiere alguien decir donde se aprende a hacer milagros? lo digo porque así los preofesores de Matemáticas podrían enseñar a pensar a los pobres chicos , por cierto se desperdicias otras dos horas para los sufridos alumnos que no quieren religión. Sobre padres que no saben serlo y les dan de todo sería demasiado corto el espacio.