Pasar al contenido principal

¿Puede la paz ser injusta? ¿Y la justicia impedir la paz?

Una tensión sorprendente entre valores morales
En la rama de la ética que estudia los valores morales, uno de los temas comunes es debatir sobre la tensión existente entre diversos términos, ambos deseables, pero quizás incompatibles: es lo que ocurre, por ejemplo, con el binomio libertad-igualdad. Si queremos potenciar la una, parece que disminuye la otra, y viceversa. No es fácil encontrar el modo de que ambas puedan existir sin generar conflictos, entre otras cosas porque unos valoran más uno de esos valores que el otro, y esta valoración no deja de ser personal, y difícil de fundamentar. Jamás pensé que este tipo de cosas puedan ocurrir, por ejemplo, con un valor tan "neutro" o "en principio máximamente deseable" como puede ser la paz. ¿Hay alguien en el mundo que quiera la guerra" Sin ser tan inocente como para pensar aquello de "to er mundo es güeno", apostaría a que una parte mayoritaria de la humanidad desea la paz. Y sin embargo, cuando nos encontramos con los procesos de pacificación reales, resulta que aparecen tensiones similares a la descrita anteriormente. Y esta oposición es, además, llamativa: por lo que se ve, la paz y la justicia no son fáciles de combinar entre sí. Me estoy refiriendo, todos lo sabréis, a la reciente posibilidad de pacificación que está en los medios de comunicación. Parece que, si los medios no mienten, podría estar cercana una tregua negociadora. Y, sin embargo, se oyen voces que, desde diversas ópticas, presentan esta paz como injusta. ¿Puede ser la paz injusta" Escuchemos argumentos. Para las víctimas de los atentados, una paz que contemple reducciones de penas o concesiones a los terroristas es una paz injusta. Lo vienen diciendo varias semanas, y parecen no estar dispuestos a admitir que ciertas variables (reducciones de penas, acercamiento de presos, situaciones de privilegio para presos terroristas) entren en el proceso negociador. Pero, desde el otro lado, también consideran esta paz injusta muchos de los que han participado en los últimos años en los atentados. Piensan que negociar a estas alturas es rendirse y que se está renunciando, en el fondo, a los ideales que movieron la acción terrorista hace años, por los que ellos vivieron y están cumpliendo condenas. La situación es, por lo menos, para quedarse un tanto perplejo. Todos queremos paz, sí, pero por lo que se ve esta palabra significa cosas distintas para unos y para otros. Y en ambos casos, además, se critica esa paz por ser injusta, o se dice abiertamente, por ejemplo, que ciertas acciones de nuestro sistema judicial (ahora uilizo justicia en su sentido moral, no en el legal) pueden obstaculizar seriamente el proceso de paz. Me da la sensación de que todos hablamos de paz, y no todos hablamos de la misma cosa. Quizás no estuviera de más que se reflexionara en profundidad sobre este concepto y se tratará de establecer cuáles son las condiciones para una paz duradera. ¿Puede la paz dejar heridas" ¿Terminan cerrando siempre las cicatrices de la paz, o pueden resurgir en un futuro no muy lejano, alimentadas por el odio y la confrontación" ¿Podemos llamar paz a algo que puede ser entendido como injusto" ¿Es esta una paz duradera" Son cuestiones muy difíciles, que los políticos tendrán que solucionar, pero también nuestra sociedad civil habrá de hacerles frente. P.D: en las aulas, para profundizar en esto, es muy recomendable el Webquest sobre la paz perpetua de Kant de Rafael Robles.

En efecto si se pregunta directamente en una encuesta nadie quiere la guerra. Si se pregunta a un ingeniero que diseña chips para armamento no quiere la guerra, pero con su trabajo la hace posible. Si se pregunta a un cliente de un banco convencional no quiere la guerra, pero puede que con su dinero el banco esté invirtiendo en tecnología armamentística. Si nos preguntan a un conductor del primer mundo, no queremos la guerra, pero el usar sin parar el coche luego provoca guerras energéticas como la de Irak. Efectivamente nadie quiere la guerra, pero hace falta que además de esa declaración hablada luego se sea consciente del posible apoyo que nuestras acciones dan a la guerra y se sea coherente para llevar a cabo cambios reales en la práctica para minimizar el riesgo de guerras.

Muy bueno lo que dices sobre la tregua. A mí sinceramente eso de que el fin del terrorismo sólo sea posible si hay "vencedores y vencidos"... precisamente si el fin del conflicto se hace así hay más posibilidades de dejar rencores sueltos y que más adelante se vuelva a reproducir. De todas formas el tema vasco va para largo, hay muchos intereses enquistados para que así sea

En mi opinión y tras mucho pensar en ello.. puedo decir que la libertas como la paz son pactos sociales lingüisticamente hablando y como moral o ético.. es como el bien y el mal solo son una opinión.. La libertad como término absoluto no existe y ni si quiera como relativo porque hasta donde acaba mi libertad y empieza la de los demás.. y la paz.. pues la paz comunmente es un estado de bienestar o estado antiguerra... las gueras han existido desde que somos humanos..entonces la paz es un factor deshumanizador.. o desnaturalizador.. moralemnte pactado. No estoy a favor de la guerra ni mucho menos.. pero hay que difierenciar de los conceptos y los hechos.. seguro que preguntas a los que provocan la guerra y te dirán que buscan la paz..através de la guerra? concepto de paz y hecho de guerra

encuentro k todo esto es una vida pasajera k tanto considero k tiene un principio y un final y en ese camino el hombre en su poca hospitalidad se presta para tantas cosas y es aqui donde lo vemos creando destrucion en vez de construir la paz asegurrarla es prepararse para la guerra la puedes encontra la puedes perder pero no la puedes retener por que la paz que ofrece el mundo no es eterna es pasajera pero obvio respetando cada opinion de toda personas sin destincion de raza, color de piel, sin anteponer un prejuicio de lo desconocido sino tratando de ver todo en un equilibrio y mas que nada buscar la belleza que nos hace iguales como seres humanos que llevamos dentro de cada nosotros que esta bajo esa coraza que nos ante ponemos por las cosas superficiales. estoy tan deacuerdo de que la guerra no debiera exitir pero cada uno pone un granito de arena para que exista Dios nos brinda una paz de la cual no volvemos a tener sed de ella va en cada persona querer recibirla