Pasar al contenido principal

Es mi flamenco y me lo llevo

¿Hasta dónde llegará la irracionalidad en política?
Bailaora de flamencoLa noticia saltaba a los medios la semana pasada: el estatuto andaluz se atribuye la "exclusiva" sobre la conservación y promoción del flamenco. Algo que, por cierto, ya ha desatado la polémica. Hasta ahora pensaba que ciertos rasgos culturales debían aspirar a ser universales, pero veo que lo que se va universalizando por momentos es la ignorancia y la estupidez. Y raro será que nuestros inteligentes políticos no tomen ejemplo: el chorizo de pamplona, la jota aragonesa, la muñeira y el aurresku, por poner diversos ejemplos, deben estar preservados y conservados también por los dirigentes de turno. Y ya puestos, llevemos el caso a la filosofía: es de esperar que los sajones "protejan" el empirismo, que los alemanes se arroguen todos los derechos sobre el idealismo, aunque habría que ver qué opinan en Atenas al respecto. Es de esperar que las próximas reuniones al más alto nivel entre Reino Unido y EEUU giren en torno a los derechos sobre el pragmatismo y el utilitarismo, mientras los franceses, tan republicanos ellos, tendrán todos los derechos sobre esta teoría política, y también, faltaría más, sobre cualquier corriente laica de pensamiento. Y todo esto tendría su gracia si no fuera más que un chiste. Y un chiste de los malos. El problema, lo intolerable, es que hay un largo proceso hasta que este tipo de ideas llegan a un parlamento: todo nace en un despacho de la Consejería de cultura. Probablemente el desapacho de un alto cargo (o no tanto, pero en cualquier caso un hombre de partido, es decir, puesto a dedo por su militancia, no por su capacidad...) al que se le ocurre la extraordinaria idea de proteger el flamenco pensando sobre todo en los réditos económicos o políticos que se puedan extraer de esta medida (no olvidemos que el dinero suele estar detrás del interés político por la cultura). Y este hombre, que quizás se echó unas risas ante la máquina de café mientras fraguaba su idea, tiene el valor de decir semejante burrada en público, rodeado por otros profesionales políticos de su talla. Y el caso es que la idea cuaja. Es decir: no hay un problema sólo en el origen de la idea sino en el largo proceso que existe desde su nacimiento hasta que alguien lo plantea en el parlamento. Todas las personas implicadas en este procedimiento deberían quizás replantearse si realmente se merecen los miles de euros que todos los españoles les están pagando para que ocuen el cargo de turno. La locura entonces, nace en la base, pero se extiende por todo el organigrama de la Junta de Andalucía. Si no hay entre medias alguien con dos dedos de frente que haga reflexionar a los demás, que muestre su disconformidad y logre que este tipo de sugerencias/medidas/decisiones políticas se paralicen, algo huele a podrido en esta institución. Los andaluces (y por extensión el resto de españoles) no se merecen políticos tan malos. El más elemental sentido de la responsabilidad debería terminar por imponerse, y los cargos públicos elegidos por el pueblo deberían tomar conciencia de qué representan y analizar por qué y para qué están ahí. Que se den cuenta de la que nos estamos jugando: el conflicto diplomático a nivel internacional con una superpotencia como Japón puede tener graves consecuencias para todo el país. Como se enteren los nipones de lo que van a hacer con el flamenco, el enfrentamiento diplomático será insalvable, y el riesgo de terminar con una declaración de guerra también. Trabajen ustedes políticos andaluces: la gran preocupación de toda su población no es el paro, los precios, o los pelotazos urbanísticos. El tema central de la política andaluza es, sin duda, el flamenco. Y la realidad nacional. Faltaría más.

No puedo sino aplaudir!!! No tengo nada que añadir, pero para tomarlo con humor diré que acabo de añadir una entrada en mi humilde blog en la que podéis escuchar flamenco en euskera: http://kontarini.blogspot.com/2006/11/himno-flamenco-al-athletic.html Imaginaos a los griegos reivindicando los logros de sus antepasados en exclusiva!!!

Gracias, a todas estas tonterías, los pisos siguen subiendo, la inmigración ilegal sigue subiendo, el trabajo es más precario, y solo nos preocupa que el primero de mayo caiga en puente. En esta pequeña reflexión, lo único que intento decir, es que mientras los políticos, nos ningunean, nosotros nohacemos nada para evitarlo. Gracias.

Es que si te vas de España te llevas en la memoria una guitarra española, los toros, los olivos, mallorca y los libros de la inquisición y torquemada. Las pocas libertades que tiene España.