Pasar al contenido principal

¿Qué debemos enseñar?

Los modelos de familia en la nueva EpC
Cuando ya se han publicado un borrador sobre el futuro de la secundaria en la LOE, resulta casi trágico comprobar la poca trascendencia en los medios y el poco diálogo que está habiendo alrededor de la EpC (Ver poáginas de las 85 a la 96 del anterior borrador), esa nueva materia antifilosófica, de contenidos aún difusos cuando estamos a menos de un año para su implantación. Y más incomprensible todavía es el hecho de que las pocas reacciones críticas provengan de la Iglesia católica (que ve peligrar con la EpC la continuidad de "su" asignatura), cuando deberían ser los sectores más progresistas del país (aunque dudo que en España quede gente de este tipo...) los que promovieran un intenso debate social al respecto. Si alguien fuera de izquierdas en este país, debería estar en contra de una asignatura cuyos contenidos estarán permanentemente amenazados de convertirse en doctrina. Pero esta formación del espíritu nacional del siglo XXI nace avalada por Europa, los derechos humanos y la "Citizenship education", con lo que la modernidad parece obligarnos a deshacernos de esa inútil, vieja y chocha filosofía, para abrazar alegres y contentos la maravillosa y recién nacida ciudadanía, concepto que, por cierto, juega un papel central en la Política de Aristóteles. Pero hoy quería hablar de otras cosas, al hilo de un debate que surgió el otro dia en clase (yo, profesor de filosofía, que ahora no educo ciudadanos...): ¿Debemos admitir que en el currículum de Educación para la Ciudadanía se incluya el tema de la familia y sus diversas formas" Yo lo tengo muy claro: No. es inadmisible convertir una asignatura en doctina y en ideología, y esto no atenta ni contra los derechos de los homosexuales ni contra los de los heterosexuales. No es de recibo que dentro de una asignatra se expliquen los modelos de familia del gobierno de turno: ni los de éste, ni los de ninguno que venga. Mientras que la reflexión ética y filosófica tiene siglos de tradición y es independiente de los gobiernos que elijan las sabias masas, ciertos temas de esta asignatura son claramente susceptibles de manipulación. Jamás un sistema educativo debe promover el adoctrinamiento y el dogma, sea político o social. La educación debería estar, siempre, al margen de lo políticamente correcto, algo que parecen no entender políticos que quzás pretendan utilizar el sistema para introducir un consenso social inexistente, o para lograr en el futuro un mayor apoyo político. Ningún profesor, independientemente de la materia que explique, tiene por qué legitimar en sus aulas las decisiones de los gobiernos, sean estas favorables a homosexuales, a heterosexuales o a cualquier otra clase o grupo social. Lo triste del caso es que cuando se dan estar argumentaciones, y se defiende un sistema de enseñanza abierto, crítico y que enseñe a pensar por uno mismo, en definitiva, un sistema de educación ilustrado, le toca escuchar a uno a alumnos que quizás nunca lleguen a saber lo que es la Ilustración: "parece mentira que seas profesor de ética". Los seguidores del progreso que jamás fue definido, los abanderados de un socialismo que ha perdido el norte y las raíces siguen a los políticos que son sus flautas hechizan a las masas: por lo que se ve igualdad, libertad y progreso son ideas aparejadas a colectivos (homosexuales, inmigrantes, pobres, desheredados...), ignorando que estas palabras no se identifican jamás con ningún grupo social, desconociendo las raíces históricas y filosóficas que fraguaron ideas que ellos ya no entenderán porque piensan que una sociedad más abierta y progresista es aquella en la que la maría está legalizada, todas las opciones sexuales son válidas, y las normas están... ¿para qué" Para nada. Las gentes cuyo pensamiento más complejo no pasará de polícía=represión son, sin duda, los llamados a liderar la sociedad del mañana. Como excelentes ciudadanos, instruidos por la fabulosa Educación para la Ciudadanía. Y vosotros, ¿cómo lo veis" ¿Debe incluirse en el sistema público de enseñanza un tema como el de "modelos de familia"" Por lo que he ojeado del borrador no aparece en secundaria, pero faltan contenidos por perfilar (bachillerato y primeraia) y de los borradores a las versiones definitivas va un mundo. Es casi una obligación educativa seguir hablando de ello...

"Jamás un sistema educativo debe promover el adoctrinamiento y el dogma, sea político o social" Yo no sé si educación para la ciudadanía debería existir o cuales deberían ser sus contenidos. Lo que tengo claro es que eso que jamás debería promover un sistema educativo se ha promovido tradicionalmente y se promoverá (por los siglos de los siglos, según parece) mediante una asignatura que parece ser la más importante del sistema, a juzgar por la polémica que causa. Sí, hablo de la religión. Si eso no es adoctrinamiento y dogma, que venga aquel del que trata y lo vea.

Estoy casi completamente de acuerdo contigo, Miguel. Algunos de los contenidos de esta futura asignatura ofrecen un clarísimo riesgo no sólo de manipulación ideológica, sino de distorsión de la labor docente del profesorado. Encuentro que a los docentes a quienes se les va a encargar esta asignatura, es decir, los profesionales de filosofía, sí, pero también una muchedumbre de interinos, profesores sin plaza definitiva y otros necesitados de cubrir su horario, sobre quienes recaerá la obligación de impartir una materia incomodísima, se les va a situar en una posición muy difícil. Como si su oficio no estuviera ya plagado de arrecifes y pantanos.

Hace unos años, dando el tema de "humanización" o "Cultura" o "antropología cultural" (para entenernos), en el antiguo 3º de BUB, los alumnos manifestaron curiosidad por alguno de los ejemplos clásicos que se suelen utilizar para explicar este tema: las terminologías del parentesco. Me dejé llevar y acabamos haciendo un curioso repaso superficial de las distintas formas que en distintas culuturas se organiza la estructura familiar. Desde luego no es materia de 1º Bach, porque sería profundizar mucho en uno de los temas con una extensión exagerada para uno de sus subtemas. Pero no me imagino censurando aquella curiosidad de los chicos por la rarisma relación entre los membros de las familias de los indios crow. Veo que sobre esta nueva asignatura pesan muchos lastres y genera mcuhas incertidumbres. Desde luego estará siempre bajo sospecha de estar desarrollando algún modo de adoctrinamiento social. En este sentido cabría estar orgullosos de la asignatura de ética con la que alguna vez hasta los chicos se escandalizan de las pocas directrices morales que pueden encontrar allí. En cualquier caso recomiendo la lectura de la opinión que sobre este respecto escribió Adela cortina. la teneis en: http://www.elpais.es/articuloCompleto/opinion/Educar/ciudadania/justa/elpepiopi/20060620elpepiopi_14/Tes/ o en :El país, 20-06-2006 p. 17

Pero siendo tú profesor de filosofía (yo lo soy de física), ¿puedes comunicar algún razonamiento a alumnos que andan mál para entender una proposición escrita por simple que sea? Muy bueno el escrito. Pero es una rabia y una impotencia la que me produce el pensar que estos aprovechados que se dicen progresistas han descoyuntado los más grande que tiene cualquier ciudadano: el conocimiento, que nace precísamente de un buen bachillerato. Lo de EpC es tan solo un ladrillo más en la intención de estos sin vergüenzas de acabar con el bachillerato. Mala gente. Valdría más no ver la evidencia tan de cerca como lo vemos ciertos profesionales (a los que nos han robado también la misma profesión) a diario en el aula. Pero, hay que aguantar. Yo personalmente lo hago con dignidad. Pienso que la mayoría del claustro no. A seguir siendo buenos!

Estimado colega,

José Antonio Marina también ha intervenido en el debate sobre está "nueva" asignatura. Creo que su
aportacion
merece una lectura, para añadir otros puntos de vista al debate que propones.
Un saludo cordial y felicidades por el magnífico blog,

Boris Mir

algo parecido pasa con el argumentario del PP sobre la política antiterrorista, cuando dice que lo que el acuerdo contra el terrorismo fija es seguir la política que en aquel momento hacía aquel gobierno. Parecería que uno hace las leyes pensando en lo que tiene delante, y no se da cuenta que otro gobierno puede interpretar y aplicar las leyes de otras maneras (y con la 'bendición' de la tradición, o del origen 'progresista' de la ley en cuestión). En mi opinión sí se dan cuenta pero se hacen los tontos; debe ser que el control de las masas es una auténtica tentación. Pero mientras llega ese 'futuro feliz' vamos ya perdiendo muchas cosas por el camino. Quizás la opción organizada de Marina sea una salida. Lo dice uno que no es profesor ni está en el sistema, pero que ve que en general los grupos que plantean alternativas y logran consensos obtienen mejores resultados.

Bueno, yo matizaría algunas cosas entre lo bueno y lo malo que se debate en torno a la Educación para la Ciudadanía. Por un lado, la polémica, en general, me parece más vertebrada (como la mayoría de cuestiones educativas) por intereses políticos que propiamente pedagógicos (y la crítica de la Iglesia también tiene bastante de política además de ideológica). Yo creo que está bien enseñar lo que la Constitución o leyes y normas sociales proclaman para conocer, como ciudadanos de un territorio, en donde me muevo y qué posibilidades y valores (no últimos, por supuesto) tengo ante lo legal. Por eso, es importante conocer, al igual que el Reglamente de Régimen Interno de un centro, las distintas posibilidades de matrimonio, por ejemplo, que existen en el país o comunidad donde habito. Ahora bien, esto no tiene necesidad de caer en un dogmatismo y apología de lo legislado. Impartido desde la filosofía, -como debe ser a su vez cualquier otra asignatura-, debe ser expuesto con las críticas, limitaciones y polémicas que implica y sugiere, al iqual que cualquier otro contenido del saber. Esto es: como leer las noticias en un periódico. Es indudablemente bueno y beneficioso saber lo que pasa en el mundo en que se habita, desde lo más cercano hasta problemas más globales; lo cual no quita que deba hacerse con una reflexión y distancia tanto respecto a la forma de lo escrito como al propio contenido de lo publicado. Por eso: necesidad de conocer las normas (legales; quítese lo de morales, que siempre adquiere tintes más absolutistas e imprecisos) y necesidad a su vez de discutirlas y posicionarnos en un diálogo crítico y abierto, pues las normas, como los juicios de valor de las personas sobre dichas normas, están siempre en constante evolución y cambio, y así seguirán estando.

Estoy de acuerdo contigo Pericles, pero no creo que la intención del Gobierno sea que aobrdemos un punto de vista crítico sino que difundamos sus leyes sin cuestionamientos ni críticas. Prefiero que en el temario haya contenidos mucho más sólidos y contrastados y luego los ejemplos ya los pondré yo. El año pasado llegué a dar los temas de filosofía política, y uno de los temas fue precisamente el de matrimonios homosexuales (la ley estaba recién aprobada). Prefiero que el tema sea la fundamentación de las leyes y yo pueda escoger limbremente mis ejemplos, a que ellos me obliguen a hablar (por temario) de un tema por el mero hecho de que lo acaban de aprobar en las leyes. SAludos...

Acabo de echar un vistazo al borrador y es vomitivo. Menos mal que un servidor se apeó d ela universidad antes de que le endosaran un título. No quisiera yo verme en la piel de ustedes.

esta mañana no sé qué asociación (creo que feminista) reclamaba más espacio en el temario de la asignatura de la ciudadanía para no sé qué tema. Sí, ya sé que así expuesto es bastante indefinido, pero creo que así no se puede hacer un programa educativo. Claro está que las asociaciones pueden reclamar lo que quieran... pero da igual, esto no es serio. pero yo venía principalmente a poner un enlace a un artículo del que he entendido poco, pero que igual interesa a alguien (no va sobre el tema educativo especialmente, sino sobre Foucault y la biopolítica(?), sea esto lo que sea): http://lorebetta.blogspot.com/2006/11/foucault-en-buenos-aires.html

como licenciada y profesora de filosofia me parece una burla y una falta de respeto hacia nuestra materia y un insulto hacia nuestra profesionalidad. La filosofia no debe estar al servicio de ideologías, sean del signo que sean, y yo particularmente pienso pasarme el proximo curso impartiendo filosofia de la ciencia, logica y antropologia, y probablemente "no me de tiempo" a impartir los aspectos relacionados con la ciudadania, que pena, o si no les reto a que entren en mi clase y me digan lo que tengo que enseñar, tan listos que son.