Especial preparado por boulesis.com. Acceso a la página principal

Escuela de Frankfurt Filosofía de la razón Adorno Horkheimer

Tienda de boulesis.com Investigación filosófica a bajo precio
Libros de la Escuela de Frankfurt a bajo precio
Escuela de Frankfurt. Historia, pensamiento, autores, citas, enlaces... Un especial de boulesis.com

Max Horkheimer. Teoría Crítica.

Sobre el autor · Más citas

  1. «Por una parte, ni la orientación y métodos de la teoría, ni su objeto -la realidad misma- son independientes del hombre; por otra parte, la ciencia es un factor del proceso histórico. La propia separación de teoría y praxis es un fenómeno histórico. [...] En su forma actual, la sociedad se manifiesta incapaz de emplear efectivamente las fuerzas desarrolladas en ella y la riqueza producida dentro de su marco.»
  2. «Comprender la crisis de la ciencia depende de una correcta teoría de la situación social presente, pues la ciencia, en cuanto función social, refleja las contradicciones de la sociedad.»
  3. «No sólo la metafísica es ideológica; lo es también la ciencia criticada por ella, en tanto se conserva una forma que impide descubrir las causas reales de la crisis. [...] Son ideológicas todas las formas de la conducta humana que ocultan la verdadera naturaleza de la sociedad, erigida sobre antagonismos.»
  4. «[...] Mientras que para Hegel la articulación de esta dialéctica se hace comprensible a partir de la lógica del espíritu absoluto, a partir de la metafísica, para Marx ningún conocimiento ordenado con anterioridad a la historia misma suministra la clave para la comprensión de ésta.»
  5. «[...] La concepción a que nos referimos incluye en la historia tanto el orden de las ciencias, y con ello también sus propias tesis, como los propios instintos del hombre. [...] Por consiguiente la psicología tendrá que penetrar en estos factores psíquicos más profundos, por medio de los cuales la economía determina al hombre; en gran medida será psicología de lo inconsciente.»
  6. «Las leyes no son la meta última de la actividad científica, sino sólo medios; en última instancia, siempre lo que importa es pasar de las abstractas fórmulas de las leyes a los juicios concretos de existencia, y en todo el dominio de la ciencia de la naturaleza estos no solo se extienden al pasado o al presente, sino que también lo hacen siempre hacia el futuro.»
  7. «Antes bien, estas predicciones son tan imperfectas porque los procesos sociales todavía en modo alguno son los productos de la libertad humana, sino que son resultantes naturales del ciego actuar de fuerzas antagónicas. La forma en que nuestra sociedad mantiene y renueva su vida se parece más al funcionamiento de un mecanismo natural que a un actuar plenamente determinado por sus fines. [...] Los procesos sociales son producidos sin duda merced a la intervención de personas; empero, son experimentados como un acontecer fatal, separado de estas. [...] Se debe intentar explicarlos; predecirlos, sin embargo, es algo que con razón se considera extremadamente osado.»
  8. «Conseguir que este estado llegue a ser lo característico de la sociedad es la tarea, no sólo del sociólogo, sino de todas las fuerzas progresistas de la humanidad. Y así el esfuerzo del sociólogo por llegar a una prédiction más exacta se trueca en la lucha política hacia la realización de una sociedad racional.»
  9. «No hay una fórmula que determine de una vez por todas la relación entre individuo, sociedad y naturaleza. Si bien de ningún modo puede considerarse la historia como despliegue de una esencia humana unitaria, sería igualmente ingenua la fórmula fatalista inversa, a saber: que el curso de las cosas está dominado por una necesidad independiente de los hombres.»
  10. «La antropología, por el contrario, se encuentra en el peligro de pretender demasiado y demasiado poco: buscar una destinación esencial del hombre que recubra, como si fuera una bóveda, tanto la noche de la prehistoria como el final de la humanidad, dispensándose de la eminente pregunta antropológica, a saber, ¿cómo se puede superar una realidad que aparece como inhumana, porque todas las capacidades humanas que amamos se envilecen y se sofocan en ella?»
  11. «La negación de que exista una esencia humana uniforme debe ser tomada, por otra parte, de manera tan poco absoluta que hasta la creencia en una naturaleza humana universal a veces aparezca como un error más pequeño, lo que ocurre cuando se llega a comprender que la dicha y la miseria recorren constantemente la historia; que los hombres, tal como son, tienen sus límites y merecen consideración; que viene la revancha cuando se hace caso omiso de los límites.»
  12. «La familia se ocupa en especial, como uno de los más importantes agentes educativos, de la reproducción de los caracteres humanos tal como los reclama la vida social y les da, en gran parte, la indispensable capacidad para la conducta específicamente autoritaria, de la que en gran medida depende la existencia del orden burgués.»
  13. «Esta constituyó la «célula reproductora« de la cultura burguesa, la cual, tanto como la autoridad, era algo viviente en ella. Este todo dialéctico de universalidad, particularidad e individualidad se muestra ahora como unidad de fuerzas divergentes. El momento explosivo de la cultura se destaca con mayor fuerza que su momento conservador.»
  14. «La sociedad burguesa no se basa en la cooperación consciente con miras a la existencia y la felicidad de sus miembros. Su principio vital es otro. Cada uno se empeña en trabajar para sí mismo, y está obligado a pensar en su propia conservación. No existe un plan que determine cómo ha de satisfacerse la necesidad general.»

  15. «En la investigación corriente, teoría equivale a un conjunto de proposiciones acerca de un campo de objetos, y esas proposiciones están de algún modo relacionadas unas con otras, que de algunas de ellas pueden deducirse las restantes. [...] Su validez real consiste en que las proposiciones deducidas concuerden con eventos concretos. [...] Teoría es la acumulación del saber en forma tal que este se vuelva utilizable para caracterizar los hechos de la manera más acabada posible. [...] Como meta final de la teoría aparece el sistema universal de la ciencia.»
  16. «No sólo en su vestimenta y modo de presentarse, en su configuración y en su modo de sentir son los hombres un resultado de la historia, sino que también el modo como ven y oyen es inseparable del proceso de vida social que se ha desarrollado a lo largo de milenios. Los hechos que nos entregan nuestros sentidos están preformados socialmente de dos modos: por el carácter histórico del objeto percibido y por el carácter histórico del órgano percipiente.»
  17. «[...] el comportamiento crítico a que nos referíamos, de ninguna manera acata esas orientaciones que la vida social, tal y como ella se desenvuelve, pone en manos de cada uno. La separación entre individuo y sociedad, en virtud de la cual el individuo acepta como naturales los límites prefijados a su actividad, es relativizada en la teoría crítica.»
  18. «El propio pensamiento del intelectual, en tanto elemento crítico y propulsor, forma parte del desarrollo de las masas. [...] Si el teórico y su actividad específica son vistos como constituyentes de una unidad dinámica con la clase dominada, de modo que su exposición de las contradicciones sociales aparezca, en esa unidad, no sólo como expresión de la situación histórica concreta, sino, en igual medida, como factor estimulante, transformador, entonces se hace patente su función.»
  19. «Aunque la teoría crítica en ningún momento procede arbitrariamente o por azar, para el modo dominante de juzgar ella aparece, justamente por eso, como subjetiva y especulativa, parcial e inútil.»
  20. «La teoría crítica no tiene hoy este contenido y mañana este otro. Sus transformaciones no condicionan ningún vuelco hacia posiciones totalmente nuevas, mientras la época no cambie.»
  21. «Determinar lo que ella [la ciencia] misma puede rendir, para qué puede servir, y esto no en sus partes aisladas sino en su totalidad, he ahí la característica principal de la actividad del pensar. Su propia condición la remite, por lo tanto, a la transformación histórica, a la realización de un estado de justicia entre los hombres. [...] El conformismo del pensamiento, al aferrarse al principio de que este es una actividad fija, un reino cerrado en sí mismo dentro de la totalidad social, renuncia a la esencia misma del pensar.»
  22. «Si los sentidos ya son inseguros, con mayor razón lo serán los conceptos. Comprometerse con una teoría resulta siempre algo limitado. [...] Los hombres suelen adquirir sus llamadas convicciones mediante las costumbres, la educación, el interés material y demás circunstancias.»
  23. «[...] no se admite -a diferencia de Hegel- la unidad de pensamiento e historia. En la actualidad existen formas de vida reales e históricas, cuya irracionalidad se ha rendido ya al pensamiento. La dialéctica no es algo concluido como proceso. Entre el pensamiento y el ser no reina ninguna armonía, sino que la contradicción se presenta aún hoy en día como fuerza impulsora. [...] la teoría crítica en su totalidad no puede asumir un criterio puramente lógico de la seguridad pacífica, en cuya búsqueda, en tanto, que la de algo ya existente, el escepticismo llega al nihilismo.»
  24. «La verdadera función social de la filosofía reside en la crítica de lo establecido. [...] La meta principal de esa crítica es impedir que los hombres se abandonen a aquellas ideas y formas de conducta que la sociedad en su organización actual les dicta.»
  25. «Pero lo que nosotros entendemos por crítica es el esfuerzo intelectual, y en definitiva práctico, por no aceptar sin reflexión y por simple hábito las ideas, los modos de actuar y las relaciones sociales dominantes; el esfuerzo por armonizar, entre sí y con las ideas y metas de la época, los sectores aislados de la vida social; por deducirlos genéticamente; por separar uno del otro el fenómeno y la esencia; por investigar los fundamentos de las cosas, en una palabra: por conocerlas de manera efectivamente real.»
  26. «Lo que hoy en día se conoce con el nombre de entretenimiento popular, responde en realidad a una necesidad creada artificialmente por la industria de la cultura, manipulada por ella y, por consiguiente, depravada.»
  27. «Ella [la razón] es un instrumento, piensa siempre en los beneficios, cuenta entre sus virtudes la frialdad y la lucidez. [...] Los hombres persiguen su objetivo. El beneficio es una categoría social. La razón lo tiene presente en la sociedad de clases; constituye el modo con que el individuo se impone a esa sociedad o se adapta a ella, la manera como hace su camino.»
  28. «Con la desintegración del Yo y de su razón reflexiva, las relaciones humanas se aproximan a un límite en el que el dominio de todas las situaciones personales por las económicas y la mediatización universal de la vida en común por la mercancía, se transforman en una nueva modalidad de inmediatez.»
  29. «Al final del progreso de la razón que se suprime a sí misma, no le queda otra cosa que la regresión a la barbarie o el comienzo de la historia.»
  30. «Esta responsabilidad no se cumple solamente porque la gente pueda comprar mucho, ni tampoco mediante el simple engrandecimiento del imperio de la libertad, por más popular que ésta sea, sino mediante el desarrollo de aquellas facultades que ponen en tela de juicio el culto a la civilización del consumo a la que pertenece también el consumo de civilización.»
  31. «En el concepto de la libertad de pensamiento se distingue actualmente un doble aspecto que concierne en general a la libertad de acción. En primer lugar, señalaremos que disminución de la coacción y aumento de la libertad no son nociones idénticas. [...] la libertad positiva no aumenta necesariamente en la misma medida en que desaparece la no libertad.»