Pasar al contenido principal

Intuición en Immanuel Kant

Es el conocimiento directo e inmediato de los objetos. Existe, por tanto, para Kant una intuición sensible que sería la experiencia empírica que tenemos de las cosas, de la naturaleza, del mundo que nos rodea. Con este concepto empieza la llamada “revolución copernicana” de Kant que consiste precisamente en plantear cómo los objetos han de ajustarse a la intuición: “Si la intuición tuviera que regirse por la naturaleza de los objetos, no veo cómo podría conocerse algo a priori sobre esa naturaleza. Si, en cambio, es el objeto (en cuanto objeto de los sentidos) el que se rige por la naturaleza de nuestra facultad de intuición, puedo representarme fácilmente tal posibilidad” (CrP). Cabe añadir que para Kant existe la intuición sensible que podría recordarnos a las impresiones de Hume, pero no la intuición intelectual, por lo que propuestas como la dialéctica platónica, entendida como contemplación intelectual de Ideas, carecen de sentido.