Pasar al contenido principal

Libertad en Immanuel Kant

Es la “independencia de la voluntad respecto de cuanto sea ajeno a la ley moral” (CrPr). Kant se empeña en subrayar que la libertad es una característica moral del ser humano, ligada a su racionalidad. Esta libertad moral no es una característica mental que pueda explicar la psicología desde un enfoque empirista: Kant rechaza cualquier enfoque de la libertad que pretenda explicarla como el juego causal de una serie de impulsos, sentimientos o deseos, lo que es tanto como negar la libertad. La libertad es la capacidad de elección moral precisamente siendo capaz de imponer una norma por encima de las propias afecciones, inclinaciones o deseos. Así, convertida en clave de la ética, la libertad es uno de los mayores atributos del ser humano y uno de los postulados de la razón práctica: o damos por hecho que existe esta libertad, o la ética no es posible, pues nos encontraríamos de un modo u otro ante teorías deterministas del comportamiento humano. Si no existe esta posibilidad de elección, no hay autonomía ni ética posible.