Pasar al contenido principal

Pacto en Immanuel Kant

Es la ley fundamental, que puede partir solo de la voluntad libre, por la que los individuos deciden convertirse en ciudadanos, es decir, establecer unas normas comunes de convivencia para todos, propias de una república. Kant defiende así la existencia de un pacto social, pero no duda en afirmar que hay una serie de derechos previos que este pacto no puede en ningún caso menoscabar. Estos derechos emanarían principalmente de la libertad del ser humano, que estaría en la base del pacto, que nace precisamente de la necesidad de vivir con otros. Así la “insociable sociabilidad” que nos caracteriza nos llevaría buscar una vida en mejores condiciones, no sólo materiales sino también políticas, humanas o culturales. El antagonismo entre seres humanos igualmente libres, racionales y con igual dignidad nos lleva a crear una sociedad civil, en la que esta libertad pueda alcanzar su máximo desarrollo siendo compatible con la libertad de los demás. Así el pacto social crearía un nuevo orden, la república, en el que se reconocerían las cualidades inherentes de todas las personas y se establecerían los cauces adecuados para su máximo desarrollo posible.