Pasar al contenido principal

Persona en Immanuel Kant

Es el sujeto de acción moral, que actúa de un modo autónomo y guiado por la razón. El concepto de persona en Kant está ligado al de dignidad y reúne todos los atributos de la ética kantiana. La persona merece un respeto, pues es capaz de comportarse moralmente, y por ello tiene una dignidad que nada ni nadie le puede arrebatar. Ahora bien, igualmente se espera que la persona, a la hora de tomar sus decisiones, tenga en cuenta el ser racional, libre y autónomo que es. Puesto que somos personas, si seguimos una de las formulaciones más conocidas del imperativo categórico, todos hemos de tratar a los demás como fines en sí mismos, y nunca como medios.