Pasar al contenido principal

Apuntes sobre Platón

Resumen de los aspectos más importantes del pensamiento de Platón

1. Biografía y época

Platón ( V a.C. – IV a.C. ), nacido en una familia aristocrática con 2 tíos que formaron parte de los 30 tiranos del gobierno ateniense instaurado en Esparta, fue uno de los 3 grandes pensadores de la antigua Grecia, junto con Sócrates (su maestro) y Aristóteles (su alumno).

2. Obra

Se divide en 3 periodos:

  1. Periodo Socrático: trata las ideas de Sócrates, sin aportaciones propias.
  2. Periodo de Transición: comienza a aportar pensamientos propios.
  3. Periodo de Madurez: escribe “La República” y desarrolla sus teorías.
  4. Periodo de Vejez: reescribe algunas de sus teorías porque ve que fallan.

3. Influencias

Aunque si por algo se caracteriza Platón es por todo lo que ha influido en autores posteriores, también él se inspiró en quienes le precedieron: los presocráticos.

Según [1] Pitágoras, las matemáticas eran lo más importante, pues creía que el mundo estaba ordenado por números. Además seguía un pensamiento dualista (alma y cuerpo separados), valoraba como superior al alma, y creía que se reencarnaba cuando el cuerpo moría (consideraba al cuerpo la cárcel del alma).

La aportación más relevante de [2] Anaxágoras fue que decía que hay una razón que ha ordenado la realidad, que el mundo, por dentro, no es el caos que aparenta.

Por otro lado, [3] Parménides y [4] Heráclito, le influyeron con sus teorías contrarias. Parménides, tras enunciar 4 leyes del pensamiento de carácter lógico, dedujo que el Ser es eterno, continuo, único e inmóvil. Sin embargo, Heráclito pensaba que la realidad fluye, que está en permanente cambio.

También destaca una de las aportaciones de los [5] Sofistas, que además de ser partidarios de la división social del trabajo, dividen el mundo en dos partes: la Physis (naturaleza) y la Nomos (cultura).

Por último, [6] Sócrates, su maestro, criticará especialmente el relativismo cultural de los sofistas, según el cual las cosas son de una forma u otra en función de quién las mire. Él dice que hay que adoptar definiciones comunes y justas mediante el diálogo.

4. Pensamiento

4.1. TEORÍA DE LAS IDEAS

A raíz de las opiniones opuestas entre Heráclito y Parménides, y basándose en la crítica de Sócrates hacia el relativismo cultural de los sofistas (que hay una idea dentro de todo), Platón formula su teoría de los dos mundos tratando de dar una respuesta intermedia al debate de los dos presocráticos. Dice que hay 2 mundos, el Ideal (el de la razón: eterno, único, continuo, inmóvil), formado por las Ideas, y el Sensible (el de los sentidos: cambiante, material), formado por copias imperfectas de las Ideas, moldeadas por el Demiurgo (un ser divino inventado por Platón).

Además, Platón jerarquiza las ideas, valorando mejor las que estén más alejadas del mundo sensible. Entre ellas, destaca las 3 que coronan la pirámide en que él organizaría todas: la Justicia, la Belleza, y sobre todo, el Bien. El Bien (lo bueno), tiene que ver con la perfección; es la idea por excelencia del mundo ideal (representada con el Sol en el mundo sensible); es la última idea que se alcanza, a la que aspiran el resto. Inmediatamente debajo del Bien, en un segundo nivel, y entendiéndo el significado según las acepciones de la época, se encuentran La Justicia (lo justo, que tiene que ver con el equilibrio político), y La Belleza (lo bello, que tiene que ver con la moral).

4.2. TEORÍA DEL CONOCIMIENTO

Platón distingue 4 niveles del conocimiento humano, que agrupa en 2 fases representativas de los 2 mundos: la Doxa, que representa el mundo sensible (la conjetura, la opinión), y la Epistéme, que representa el mundo ideal (el conocimiento verdadero, la ciencia).

Dentro de la Doxa, en nivel ascendente, se encuentran la Eikasía (el nivel de quienes creen fielmente en el mundo de los sentidos), y el Pístis (el nivel de quienes al menos saben diferenciar las cosas, sirviéndose de las matemáticas, aunque sea en un nivel muy simple).

Dentro de la Epistéme, también en nivel ascendente, se encuentran la Diánoia (el nivel de las matemáticas como antesala del saber, aunque se basen en axiomas), y la Nóesis (el nivel del conocimiento dialéctico, donde se buscan los fundamentos que lo fundamentan todo para conseguir alcanzar la idea de Bien).

Platón refleja estos 4 niveles en el mito de la caverna que cuenta en el capítulo VII de “La República”, el texto estudiado. En ella, el hombre liberado parte de la Eikasía, la ignorancia absoluta, y asciende de niveles al tiempo que descubre el mundo exterior, contemplando finalmente el Sol como la idea de Bien tras la Nóesis. Este proceso se conoce como dialéctica ascendente. Tras esto, el hombre debe regresar a la cueva para sacar de su ignorancia al resto, por lo que regresa de la Epistéme a la Doxa, recorriendo lo que se conoce como dialéctica descendente.

4.3. ANTROPOLOGÍA

Platón, influido por Pitágoras, es un claro dualista que considera superior al alma.

Respecto a cómo se unieron, Platón recurre a un mito para explicarlo: dice que el alma se encontraba en el mundo ideal, pero que en un momento dado se cae y toma contacto con el cuerpo. Es ahí donde a causa del choque, olvida todo lo que sabía y queda atrapada en su cuerpo. Por esta razón, cuando creemos estar aprendiendo lo que realmente hacemos es recordar lo olvidado (teoría de la reminiscencia).

Tras unirse con el cuerpo, el alma, que antes únicamente debía ocuparse del razonamiento y del estudio, ahora debe desdoblarse en 3 funciones:

  • Alma Concupiscible: Sus virtudes son la templanza y la moderación. Es mortal (producto del cuerpo) y sus deseos son la supervivencia y la reproducción. Se representa desde el diafragma hasta los pies del cuerpo.
  • Alma Irascible: Sus virtudes son la fortaleza y el valor. Es mortal (producto del cuerpo) y su deseo es el reconocimiento de gloria, de prestigio. Se representa desde el cuello hasta el diafragma del cuerpo.
  • Alma Racional: Sus virtudes son el equilibrio y la prudencia. Es inmortal (producto del alma), y como tal, carece de otro afán que el estudio. Se representa con la cabeza del cuerpo.

Para demostrar que el alma racional es inmortal, Platón expone el argumento de la simplicidad: como la muerte consiste en la disolución de los cuerpos divisibles, y el alma es simple (no está formada por partes, no puede descomponerse), no puede morir, al contrario que el cuerpo.

4.4. POLÍTICA

Para introducir su programa político, con el objetivo de construir una ciudad estable en la que cada uno trabaje en lo que sabe para servir a los demás, Platón establece un símil con el esquema ya utilizado en la antropología: divide las clases sociales en 3 grupos (como las almas), influido por el pensamiento sofista:

  • Gobernantes (alma racional): Es la clase esencial, de la que no encargará a la nobleza de sangre (como pensaba en un principio, antes de presenciar el desastre de los 30 gobernantes de Atenas en Esparta), sino a la nobleza del saber. Los gobernantes no tienen que tener propiedad privada, viven mantenidos por la ciudad.
  • Guardianes (alma irascible): Su objetivo es defender la ciudad del exterior y en el interior. No tienen propiedad privada, y entre quienes además de fortaleza y valor tengan interés por el saber, se elegirán a los gobernantes.
  • Productores (alma concupiscible): Esta clase se divide en 2 sectores: “Producción” y “Distribución”. Su función es nutrir de bienes a la ciudad. Lo que les motiva a seguir produciendo es que sí tienen propiedad privada, pues su objetivo es la supervivencia individual.

Además, el Estado ideado por Platón se encargaría también de la educación (aparece la primera educación colectiva): en principio se educa a todos los niños por igual, y si un niño se interesa especialmente por las actividades intelectuales se le enfocará hacia un posible gobernante; si lo que quiere el niño es ganar en los juegos, hacia un posible guardián; y si lo que le gustan son las manualidades, hacia un futuro productor.

Merece una mención especial esta idea, ya que en ella incluye también a las mujeres en el trabajo. Sin duda todo un pensamiento revolucionario para la época, que tardaría demasiados siglos en llevarse a cabo…

Platón cree que cualquier otra organización política no funcionaría, y enuncia una lista de otros tipos de organizaciones demostrando cómo están condenadas a nacer y a morir: Partiendo de una aristocracia en la que gobernaran los magistrados, sus descendientes tratarían de alcanzar el prestigio de sus padres (dominio del alma irascible) a través de aventuras militares (timocracia). Irían adquiriendo riquezas en estas aventuras (dominio del alma concupiscible), y obteniendo un afán por incrementarlas muy alto (oligarquía). La ciudadanía se dividiría en 2 clases: ricos y pobres. Poco a poco habría más pobres y menos ricos, hasta que el gran número de pobres se revelaría y tomaría el poder (democracia). En este sistema cobraría importancia el interés individual y habría un exceso de libertad. El pueblo, harto del peligro que supondría esa situación, confiaría su poder a un hombre (tiranía). Éste hombre decidiría conforme a su interés personal y a sus caprichos, manteniendo en constante movimiento a la ciudad para que no tuvieran tiempo de conspirar contra él. Finalmente, los hombres se revelarían de nuevo e instaurarían la aristocracia. El ciclo comenzaría de nuevo.